ECONOMíA › LA CUMBRE INTERNACIONAL, EL AJUSTE Y LOS MODELOS ECONOMICOS

La crisis y los Veinte

En el calor del balneario mexicano, los presidentes del G-20 volverán a discutir cómo enfrentar la crisis. Francia pasó de ser campeona del ajuste a proponer otros escenarios. La caída de España.

 Por David Cufré

Desde Los Cabos

Imagen: DyN.

La temperatura durante el día en el balneario mexicano de Los Cabos se acerca a los 40 grados. Esta época del año, además, se caracteriza por sorprender a los turistas con importantes ráfagas de viento. Mucho calor y fuertes vientos, eso es lo que les espera desde mañana a los presidentes del G-20 que se reúnen en el país azteca. Las referencias climáticas se ajustan a lo que se supone que ocurrirá durante la cumbre: habrá tensión, discusiones y una disputa abierta entre modelos sobre cómo enfrentar la crisis global. Todo ello, teñido por la urgencia de la debacle española y la incógnita –que empezará a develarse hoy– sobre el futuro griego, después de unas elecciones cruciales. Cristina Fernández de Kirchner llegará esta noche y ya anticipó que se propone volver a sacudir las sesiones, cuestionando al “anarco capitalismo financiero”, como lo definió la última vez en la cumbre de Cannes.

La mayor diferencia entre aquel encuentro en la Costa Azul y el que tendrá lugar mañana y pasado en este otro balneario exclusivo, lleno de turistas estadounidenses, es el papel de Francia. En aquella reunión, el país anfitrión se sumó a Alemania, al Banco Central Europeo y al FMI para presionar a las naciones europeas con crisis de deuda. Tanta fue la presión por el ajuste que el gobierno griego de Papandreu terminó inmolándose para cumplir con las exigencias. Curiosamente, la misma estrategia golpeó a uno de sus promotores, Nicolas Sarkozy, y ahora en su lugar estará el socialista François Hollande.

CFK tiene en carpeta una entrevista bilateral con su par francés, aunque al cierre de esta edición todavía no estaba cien por ciento confirmada. La expectativa argentina es que Hollande se sume al grupo de países que cuestiona la orientación neoliberal de las principales potencias, con Alemania a la cabeza, y haga fuerza para cambiar la lógica de respuesta frente a la crisis global. Argentina es un entusiasta promotor de pasar a aplicar políticas keynesianas, como lo hace internamente. Se acerca en esa línea a los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), que son los que tienen más fuerza política para hacerse escuchar. Si Francia se suma al club, y Estados Unidos se inclina un poco más para este lado, el G-20 puede empezar a marcar una diferencia respecto de lo que se viene haciendo en los últimos dos años.

Sin embargo, la alemana Angela Merkel ya avisó que no piensa bajarse de la dura ortodoxia fiscal. En buena medida dependerá de lo que ocurra hoy en las elecciones griegas. Si surgiera un gobierno que esté dispuesto a denunciar el convenio con la Unión Europea que obliga al país a severas restricciones, entonces Merkel quedaría debilitada. El gobierno mexicano del conservador Felipe Calderón cruza los dedos. No quiere que el tema Grecia “secuestre la agenda de la cumbre”, según dijo a este diario un representante de esa administración. “No vamos a cejar en nuestro empeño para que el G-20 se enfoque en una agenda de más largo plazo”, indicó, aunque no pudo dejar de reconocer que la urgencia de la crisis europea lo domina todo.

En eso no hay diferencias con el encuentro de Cannes, a principios de noviembre pasado. Grecia, y ahora también España e Italia, son los temas centrales, con decisiones de cortísimo plazo que nublan la posibilidad de elevar la mirada. El debate estará centrado en la coyuntura, y en cómo parar la caída de aquellos países europeos. Como se señaló más arriba, existe una confrontación entre los Brics y aliados –entre ellos Argentina– y Alemania, junto al FMI.

Además del probable encuentro con Hollande, Cristina Kirchner mantendría una reunión con el jefe de estado ruso, Vladimir Putin. Es uno de los representantes de los Brics y líder de un país con el que la Argentina quiere aumentar el intercambio comercial. En las sesiones plenarias, la Presidenta se cruzará con el jefe de Gobierno español, Mariano Rajoy. España no forma parte del G-20, pero es país invitado en cada encuentro. Fuentes oficiales dijeron a Página/12 que estiman que el español guardará las formas y no mezclará temas bilaterales –como la expropiación de las acciones de YPF a Repsol– en las audiencias del G-20. Sin embargo, la mandataria está preparada para dar una respuesta si el tema llegara a surgir. Lo mismo en relación a los controles a las importaciones que viene aplicando el Gobierno, que motivaron quejas de Estados Unidos y la Unión Europea ante la Organización Mundial de Comercio (OMC). “En el mundo hay cuestiones más graves que resolver antes que debatir sobre la política comercial argentina, que además se ajusta perfectamente a las disposiciones de la OMC”, dijeron las mismas fuentes.

Los Cabos se encuentra en el extremo sur de la península de Baja California, sobre el océano Pacífico. Se destacan los grandes hoteles, los resorts con spa y sistemas all inclusive. Es un destino dominado por turistas de la Costa Oeste estadounidense, sobre todo viajantes de Los Angeles que pasan allí fines de semana. Desde mañana, su fisonomía habitual sufrirá una profunda mutación. En lugar de ser un lugar para relajarse, se convertirá en el centro de las discusiones mundiales de una economía en la cornisa.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.