ECONOMíA › LA ACTIVIDAD ECONóMICA SE ESTANCó EN JUNIO. CRECIó 2,5 POR CIENTO EN EL SEMESTRE

La economía sintió el frío del invierno

El segundo trimestre reflejó el impacto de la crisis internacional en la economía argentina. La industria, en especial la automotriz, terminó en baja. Pese a ese panorama, un dato que generó optimismo fue la suba de 1,1 en junio contra mayo.

Después de la caída de 0,5 por ciento en mayo, la actividad económica encadenó un cero en junio. Ese fue el resultado de la comparación con igual mes de 2011. Con ello, el segundo trimestre se diferenció del primero –había anotado alzas del 6, 5 y 4 por ciento– y mostró que los efectos de la crisis internacional empezaron a golpear con más intensidad en el país. También fueron meses en que el Gobierno profundizó las restricciones para la compra de dólares y endureció los controles a las importaciones. La producción industrial, la construcción y el comercio exterior fueron los más afectados, mientras el consumo interno aflojó la velocidad del crecimiento, pero mantuvo números positivos. El dato que despertó optimismo en el Gobierno y en analistas económicos fue el alza de 1,1 por ciento en junio respecto de mayo, lo que podría marcar que se tocó un piso en el frenazo económico.

Sobre el fin del primer trimestre el Gobierno armó un paquete de medidas para sostener la demanda agregada. Lanzó créditos para jubilados a través de la Anses, préstamos para la construcción de viviendas, el Banco Central obligó a las 31 principales entidades financieras a ofrecer líneas para la inversión productiva, anunció un aumento de jubilaciones por la ley de movilidad y se esperan mejoras en las asignaciones familiares y la Asignación Universal por Hijo. También reactivó obras públicas como el ensanche de la General Paz y los accesos a la Capital Federal y otras de agua y cloacas en el conurbano bonaerense. A su vez, la Secretaría de Comercio Interior flexibilizó el ingreso de importaciones. Con todo ello, el equipo económico confía en configurar un segundo semestre mejor que el primero.

Otro elemento que juega a favor es una paulatina recuperación de la economía brasileña. Sin embargo, el resto del frente externo sigue complicado. La presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, y la secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri, advirtieron anteayer en distintas conferencias que la crisis en Europa tenderá a agravarse y habrá presiones para colocar excedentes de producción de esos mercados en esta región.

En el primer semestre el aumento acumulado respecto de igual período de 2011 fue de 2,5 por ciento. Los datos forman parte del Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) que publica todos los meses el Indec como adelanto de la marcha del PIB. Y en el acumulado de los últimos doce meses, la expansión es de 5,3 por ciento, pero esa cifra se viene achicando mes a mes a medida que disminuye el arrastre estadístico de 2011.

En mayo se había producido la primera caída del EMAE en 34 meses. Junio dio cero, pero los primeros informes de agentes de Bolsa tras la difusión de los datos del Indec destacaron más el alza de 1,1 contra mayo. “El dato del EMAE es claramente un golpe de confianza hacia el Cupón PBI, que con seguridad sentirá su efecto en las próximas jornadas” en el mercado, arriesgó un informe Delphos Investment. La desaceleración del segundo trimestre había despertado dudas entre los inversores sobre un nuevo pago del Cupón PBI, que sólo se efectuaría en 2013 si la economía crece este año por encima del 3,26 por ciento. “Con un crecimiento del 1,7 por ciento en el tercer trimestre y uno del 1 en el cuarto –cada uno respecto del trimestre anterior–, el crecimiento del año respecto de 2011 sería de 3,28 por ciento, llegando así al número requerido para que se efectúe el pago”, proyectó Delphos.

Uno de los elementos que influyó para el resultado de junio fue la caída de la actividad industrial, del 4,4 por ciento, mientras que en el semestre las fábricas bajaron 1,1 por ciento en promedio. Dentro de ese indicador, el derrumbe de 30,9 por ciento de la producción automotriz había sido determinante. Eso, a su vez, tuvo relación con las menores exportaciones del sector a Brasil. Entre los analistas es un dato importante que la demanda brasileña esté empezando a recuperarse, lo que ayudaría a revertir el ciclo.

Compartir: 

Twitter
 

La industria automotriz cayó 30 por ciento en junio, aunque empezaría a recuperarse.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.