ECONOMíA › LOS BANCOS YA CUMPLIERON CON LA MITAD DE LOS CRéDITOS A LA INVERSIóN

A la fuerza, pero prestan

Un informe oficial, al que accedió Página/12, muestra que los bancos públicos y privados ya desembolsaron casi 7200 millones de pesos en préstamos a la inversión. Son las líneas que se crearon por una disposición del Banco Central.

 Por Tomás Lukin

Entre julio y octubre, los bancos públicos y privados desembolsaron créditos para inversión productiva por 7159 millones de pesos, el 48 por ciento del objetivo establecido por el Banco Central. Un informe oficial al que accedió Página/12 evidencia que los sectores que más demandaron la nueva línea de financiamiento para la inversión son la industria alimentaria, la actividad metalúrgica y la rama comercial. Un relevamiento realizado en algunas de las principales entidades financieras arroja que se trata de créditos para la ampliación de líneas de producción, compra de maquinaria y camiones, importación de bienes de capital y obras civiles, entre otros proyectos.

Por decisión del Banco Central, a fin de año el sistema bancario deberá tener colocado un total de 14.930 millones de pesos en préstamos a la inversión, el equivalente al 5 por ciento de los depósitos, con una tasa fija que no puede superar el 15 por ciento anual y un plazo mínimo de tres años. Las proyecciones que maneja el Gobierno hacen prever que esa pauta general se cumplirá, aunque todavía no todos los bancos hayan desplegado el comportamiento activo necesario para respetar su cuota.

Sin el despliegue publicitario que reciben los préstamos personales para viajes o compras de electrodomésticos y obligado por la autoridad monetaria, el sistema bancario comenzó a movilizar recursos para financiar proyectos de inversión de mediano plazo, un mecanismo de financiamiento prácticamente desconocido por las entidades y, también, por las empresas. Hasta ahora, el 36 por ciento de los créditos fueron desembolsados por bancos públicos y el 64 por ciento, por entidades privadas.

Los créditos desembolsados –las empresas ya recibieron los fondos– son más de siete mil millones. El 48 por ciento fue a grandes compañías y el 52 a mini, pequeñas y medianas empresas. “Los bancos entendieron el mensaje y emprendieron un comportamiento proactivo, pero también hay que reconocer que algunos requieren un proceso de aprendizaje”, explicaron desde el equipo económico. Otorgar créditos para la inversión productiva supone un proceso cualitativamente diferente del que están acostumbrados en muchas sucursales bancarias, donde se especializan en préstamos personales.

Por eso, según reconocen desde distintos bancos consultados por este diario, los primeros préstamos que otorgaron fueron para firmas de envergadura con las que ya tenían vínculos comerciales e incluso proyectos que ya estaban bajo análisis en las oficinas de los bancos. El Santander Río es la entidad privada que más créditos deberá colocar, con 1402 millones de pesos. Lo siguen el Galicia (1348 millones) y el BBVA Francés (1189 millones). Al Banco Nación, la entidad que más deberá aportar de todo el sistema, le corresponden 2550 millones, pero ya había superado esa pauta antes de que se lanzara el programa. Los bancos que no cumplan serán sancionados por la entidad que conduce Mercedes Marcó del Pont. “Muchas eran iniciativas que estaban dando vueltas y apareció la oferta crediticia. Después hubo que empezar a escuchar y estudiar la situación de muchas pymes. Nosotros vamos a colocar más de lo que estableció el Banco Central”, explicó entusiasmado el economista jefe de un banco nacional.

El sector que más créditos recibió fue el industrial, con el 30,7 por ciento del total, seguido por el comercial (22,9), la actividad primaria (16,4), la generación y provisión de electricidad, gas y agua (15,2), los servicios (13,4) y la construcción (1,4). Son distintos tipos de proyectos que varían desde el montaje de una nueva línea de producción, incorporación de maquinaria, automatización de procesos hasta la importación de bienes de capital, compra de vehículos utilitarios y la construcción de galpones. Dentro del sector industrial, el financiamiento a la rama alimenticia, la siderurgia y metalurgia, y los insumos para la construcción –como cemento, yeso, cal y cerámicos– representan el 72 por ciento. El resto de los créditos industriales se distribuye en porciones menores entre las actividades de electrónica, maquinaria y equipos, caucho y plásticos, química, textil e indumentaria, automotriz y autopartes, papel e impresiones, cuero, calzado y marroquinería, madera y subproductos.

Según explican desde el equipo económico, el comportamiento de la línea de crédito en el actual escenario de desaceleración evidencia las posibilidades de desarrollo crediticio en un sistema líquido y solvente con escaso financiamiento disponible para iniciativas de mediano plazo. Hoy el crédito representa el 15 por ciento del PIB y los préstamos para inversión son una parte menor de ese total. Además, la existencia de demanda de fondeo refleja la buena posición financiera de muchas pymes y grandes empresas que operan en el país y las expectativas positivas de sostenimiento de la demanda, “Ninguna empresa invierte si no va a ganar”, argumentan desde el Gobierno.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El BCRA instruyó a los bancos para que presten a la inversión el 5 por ciento de sus depósitos.
Imagen: Carolina Camps
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.