EL PAíS › COMENZó EL SEGUNDO PLENARIO DEL EPISCOPADO

Con el aborto entre ceja y ceja

 Por Washington Uranga

Presididos por el arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo, aproximadamente un centenar de obispos católicos inició ayer por la mañana la segunda y última asamblea plenaria anual del Episcopado, teniendo entre uno de sus temas centrales el seguimiento de las reformas al Código Civil y las iniciativas destinadas a despenalizar el aborto. El domingo por la noche, en una misa celebrada en la Basílica de Luján, el presidente de los obispos afirmó que “cobran particular relieve (para la Iglesia) algunos temas que hacen a la cultura del respeto de la vida desde la concepción, como a su cuidado en momentos de mayor fragilidad”. La expresión forma parte del habitual lenguaje eclesiástico para referirse a su posición contraria a la despenalización del aborto y a la eutanasia.

No trascendió aún si la asamblea reunida en Pilar emitirá un pronunciamiento público, y es posible que la decisión final se postergue hasta el fin del encuentro el próximo viernes, entre otros motivos porque existe interés en analizar las consecuencias de la manifestación con consignas críticas al gobierno convocada para el jueves. Del encuentro episcopal participa el cardenal arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio.

Si bien Arancedo dijo en la apertura de la asamblea episcopal que los cristianos tienen que dar “testimonio público” de su fe, retomando la idea de que el ser cristiano “no es un hecho privado” y exige “la responsabilidad social de lo que se cree”, buena parte de los obispos opina que la jerarquía eclesiástica no debería quedar atrapada en medio de enfrentamientos políticos como el que se plantea con el llamado a la concentración del jueves.

Ayer, los obispos dedicaron la jornada al “intercambio pastoral sobre la actualidad social y religiosa”. Bajo ese título, la jerarquía de la Iglesia se da el tiempo para informar sobre las apreciaciones que cada uno de los obispos tiene sobre la realidad política y social de su diócesis, y para intercambiar criterios políticos e institucionales sobre la situación del país. Generalmente al término de este intercambio se determina si habrá o no un pronunciamiento público colectivo, y se designa a los encargados de redactar los primeros borradores.

En el temario oficial aparece expresamente el tratamiento de “consideraciones acerca de la reforma del Código Civil”, a partir de un informe que será presentado por el “Equipo Episcopal para la Vida”. Se agrega otro ítem referido a la “pastoral familiar”.

En su homilía de apertura, Arancedo elevó su oración a la Virgen en Luján, pidiendo “por nuestra Patria, por sus gobernantes y por todo el pueblo, para que Ella nos ayude a encontrarnos a través de la ‘sabiduría del diálogo’, que no es un lujo sino una necesidad que nos reclama el bien común de nuestra Patria, para recrear juntos la voluntad de ser Nación”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.