ECONOMíA › LAS ANTENAS DE CABLEVISIóN EN CóRDOBA TIENEN UN ELEVADO IMPACTO AMBIENTAL

Doble estándar para evaluar antenas

Un informe de la Comisión Nacional de Comunicaciones revela que las emisiones de las antenas de Arsat cerradas por el gobernador cordobés, José Manuel de la Sota, son cinco veces inferiores a las que registran las señales UHF de Cablevisión.

 Por Sebastián Premici

El gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, clausuró cinco antenas de televisión digital basándose en potenciales peligros al ambiente, daños que nunca fueron definidos por los funcionarios de la provincia. El titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), Martín Sabattella, acusó al mandatario de buscar un rédito electoral y de beneficiar al Grupo Clarín. El argumento del impacto ambiental se evapora si se analizan y comparan las emisiones no ionizantes de las antenas de Arsat con las que tiene el holding empresario en la misma provincia. Sobre el Cerro Mogote de los Congos, en la localidad de Malagueño, conviven las antenas de Cablevisión, Radio Mitre, la Universidad Nacional de Córdoba y Arsat. Según un informe de la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) al que tuvo acceso Página/12, las emisiones de Arsat son cinco veces inferiores a las que registran las señales UHF de Cablevisión. Todas estas antenas conviven en un mismo predio a 70 metros de distancia cada una, sobre las cuales De la Sota nunca presentó una queja, salvo en el caso de Arsat, que fue la única que clausuró.

A través de una carta documento, el ministro de Ambiente cordobés, Manuel Calvo, sostuvo que las “antenas y sus montajes son irregulares” y que habían sido instaladas de manera “arbitraria y patoteril”. Sin embargo, este diario también accedió al expediente que fue presentado para la construcción de la antena en la ciudad de Leones, donde consta que la Intensidad de Campo Eléctrico (ICE) es 37 veces inferior a los máximos permitidos según la Organización Mundial de la Salud, otro dato que fue desestimado por los funcionarios cordobeses.

“Habiendo tomado conocimiento que v/ gobierno amenaza con iniciar acciones judiciales para lograr la habilitación de las antenas de TD (Estaciones digitales Terrestres) ubicadas en las ciudades de Río Cuarto, Villa María, Leones, Villa Dolores y la localidad de Malagueño, cumplo en informarle que dichas antenas y sus montajes son irregulares, y sobre ellas pesa un cese preventivo y precautorio, emanado de la autoridad competente”, manifestó el ministro Calvo en una carta documento enviada al titular de la cartera de Planificación Federal, Julio De Vido. En las distintas resoluciones que fundamentaron las clausuras, el gobierno cordobés sostuvo que Arsat no había presentado información suficiente y que por prevención se procedía al cierre temporal, sin dar mayores detalles.

Pero la decisión de De la Sota obedecería más a razones políticas que técnicas. Así se desprende de toda la información técnica presentada ante la provincia para la construcción de las antenas de TDA, como así también de los estudios realizados ad hoc por la CNC. Este organismo efectuó un estudio en la cima del Cerro Mogote de los Congos, Malagueño, provincia de Córdoba, a los siguientes sistemas de televisión abierta y servicios de cable: Canal 10 de Córdoba (Universidad Nacional de Córdoba), distintos canales de TDA y el sistema de TV codificada por UHF de Cablevisión y Radio Mitre.

El sistema de TDA arrojó una Intensidad de Campo Eléctrico (ICE) de 0,00242 (emisiones por centímetro cuadrado), las de Radio Mitre Córdoba se ubicaron en 0,00269, las del canal universitario fueron de 0,00123, mientras que la emisiones de Cablevisión se ubicaron en 0,0127. La conclusión de la CNC fue que si bien todos los valores registrados están dentro de las normativas vigentes, las emisiones de Cablevisión son cinco veces superiores a las del sistema TDA.

Las antenas que pertenecen a este holding empresario siguen funcionando, mientras que la de Arsat fue clausurada. Página/12 intentó comunicarse con el ministro Calvo para consultarle sobre esta situación, pero no hubo respuesta desde la gobernación.

Las cinco antenas de TDA instaladas en la provincia tenían un alcance potencial de 2,7 millones de habitantes. El Estado nacional ya había distribuido 107.000 decodificadores gratuitos, que les permitían a 500.000 personas, aproximadamente, acceder al sistema de TDA que brinda acceso gratuito a una veintena de canales. Restringido este derecho, sólo quedan los sistemas pagos. Según información de la Afsca, Cablevisión posee en Córdoba 379.678 abonados y 33 licencias de cable en la provincia, cuando por ley solamente puede tener 24 en todo el territorio nacional.

Bajo control

“Tal cual es la característica de v/ gobierno, en forma arbitraria y patoteril, v/ funcionarios han instalado y puesto en funcionamiento antenas que no han cumplido con los requisitos establecidos en la Ley General del Ambiente (Nro. 7343) y su Decreto Reglamentario (Nro. 2131) de esta provincia. Es más, ni siquiera los han solicitado”, sostuvo el ministro Calvo en la carta documento enviada a De Vido. Sin embargo, el Estado nacional presentó toda la documentación correspondiente, que ahora el ministro desconoce.

Página/12 accedió al expediente presentado ante la Secretaría de Ambiente de la provincia para la construcción de la antena de Leones, donde se brinda toda la información requerida para la etapa “Aviso de Proyecto”, con fecha 14 de diciembre de 2012. Sin embargo, las comunicaciones con el secretario del área, Luis Federico Bocco, habían comenzado, al menos para esta antena, el 6 de diciembre. En esa oportunidad, Arsat presentó datos ambientales y una autorización de la Administración Nacional de Aviación Civil Argentina (ANAC), fechada incluso en octubre de 2011. Además, dicho expediente cuenta con la autorización de la ciudad de Leones, otorgada en agosto de 2012.

Dentro de toda la documentación entregada, y que ahora es desconocida por las autoridades cordobesas, la CNC adjuntó un informe técnico para dar cuenta de las emisiones de las antenas y sus efectos en la población con distintos casos hipotéticos, basados en las antenas ya instaladas en Chaco, La Plata y Luján.

De esta manera, la CNC calculó la Intensidad del Campo Eléctrico de una antena de 75 metros de altura en el rango de las frecuencias de TDA correspondientes al canal 21 y 25 a una distancia de 300, 500 y 1000 metros. El estudio teórico contempló diferentes potencias, que fueron de los 0,5 KW (kilo watts) a los 5 KW. En todas las provincias, las antenas de Arsat no superan una potencia de 1 KW. ¿Qué ocurriría en el peor de los escenarios hipotéticos, es decir una potencia de 5 KW a una distancia de 300 metros? Las radiaciones no ionizantes que recibiría la población dentro de este radio serían de 0,843 v/m (volt por metro), cuando el límite máximo permitido es de 31,1 v/m.

“Se estaría 36,89 veces por debajo del límite máximo establecido en la normativa vigente en nuestro país, siendo además coincidente con la recomendación que dictara a posteriori la OMS. Aun si se tomara el valor de radiación en la base de la torre que soporta la antena, el valor continuaría siendo notablemente inferior a los máximos permitidos”, puede leerse en el informe técnico presentado para el caso de Leones.

El ministro de Ambiente de Córdoba sostuvo en su carta documento que el gobierno nacional había querido instalar las antenas de TDA de manera “patoteril”. A la documentación ya descrita, hay que agregarle el permiso municipal de la ciudad de Leones, que autorizó el montaje de la antena en un predio cuyo propietario era el municipio, fechado el 26 de abril de 2011, mientras que en agosto de 2012 solicitó los estudios de impacto ambiental.

El tercer informe que presentó el gobierno nacional en el expediente de Leones consiste en la autorización de la ANAC para instalar una torre. “La altura solicitada (83,20 metros) es la máxima permitida a instalarse en el lugar indicado, incluyendo pararrayos, balizas y cualquier otro objeto que pertenezca a la misma”, puede leerse en la nota de la ANAC con fecha 20 de octubre de 2011. Es decir, las gestiones para la instalación de esta antena se habían iniciado bajo el mandato del ex gobernador Juan Carlos Schiaretti, por lo que De la Sota no podría desconocer la información contenida en dicho expediente.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Detalle de la ubicación de las antenas que conviven en el predio a 70 metros de distancia cada una, en la localidad de Malagueño, Córdoba.
SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.