ECONOMIA › EL HSBC FUE EL BANCO MAS MULTADO EL AñO PASADO EN EL PAIS POR SOSPECHAS DE LAVADO DE DINERO

No superó la prueba de la blancura

La Unidad de Información Financiera le aplicó multas en agosto y diciembre por un total de casi 100 millones de pesos. El banco había apelado la primera sanción ante la Justicia el año pasado y el miércoles apeló la última para evitar pagar.

 Por Fernando Krakowiak

El banco HSBC recibió el año pasado dos multas millonarias por supuesta complicidad en operaciones de lavado de dinero que suman casi 100 millones de pesos. A mediados de agosto, la Unidad de Información Financiera (UIF) le aplicó una sanción de 31,7 millones y les fijó el mismo importe a los oficiales de cumplimiento de la entidad por no reportar como sospechosa una transacción realizada por la consignataria rural Zerllafot Campos Salto. El banco y sus empleados apelaron ante la Cámara Nacional en lo Contencioso Administrativo y Federal. Una de las apelaciones recayó en la Sala I y las otras dos en la Sala IV sin que haya habido todavía ninguna resolución. El 15 de diciembre, la UIF volvió a multar al HSBC con 15 millones de pesos y le aplicó una sanción equivalente al oficial de cumplimiento del banco por no reportar otro movimiento sospechoso realizado por la Asociación Mutual de Panaderos Unidos del Tercer Milenio. El miércoles pasado, el banco también apeló esta multa ante la Sala II de la misma Cámara y por ahora evitó desembolsar un peso. Así se diferenció de lo hecho en Estados Unidos, donde la misma entidad aceptó en diciembre pagar una multa de 1260 millones de dólares por lavar dinero de drogas y otros 665 millones por facilitar transacciones con países sancionados por Estados Unidos, como Cuba, Irán, Libia, Sudán y Myanmar.

El banco británico HSBC es el que recibió en 2012 las mayores multas por sospechas de lavado de dinero en el país, pero no sólo no las pagó, sino que el jueves 3 de enero de este año organizó una suntuosa fiesta para 300 personas en el exclusivo restaurante La Huella de José Ignacio. El CEO, Gabriel Martino, se encargó de promocionar el evento en las revistas del corazón, donde aparecieron sus fotos junto a figuras del espectáculo y los negocios como la conductora televisiva Susana Giménez, el desarrollador inmobiliario Alan Faena (ver foto), el empresario automotor Cristiano Rattazzi, el ministro de Desarrollo Económico porteño, Francisco Cabrera, y la esposa de Mauricio Macri, Juliana Awada, entre otros. En el gobierno nacional interpretaron la fiesta que realizó el banco luego de ser multado, y su difusión posterior, casi como una provocación.

Las sanciones que recibió el banco son por no haber informado a la UIF operaciones irregulares. La primera multa fue porque la consignataria rural Zerllafot Campos Salto realizó entre septiembre y diciembre de 2007 operaciones en el HSBC por 31,7 millones de pesos que no se correspondían con sus antecedentes. Zerllafot había sido constituida a fines de 2006, iniciando su actividad ante la AFIP en junio de 2007. Cuando abrió la cuenta en el HSBC, declaró no tener empleados ni instalaciones propias, y sus declaraciones juradas y facturación figuraban en cero, algo que no llamó la atención de la entidad financiera, la cual tampoco activó las alarmas cuando se realizaron los depósitos.

El segundo caso fue similar. La multa se fijó luego de comprobar que el HSBC no había informado una serie de operaciones realizadas por la Asociación Mutual de Panaderos Unidos del Tercer Milenio entre el 13 y 14 de junio de 2007 por 15 millones de pesos, un monto que no se correspondía con los ingresos declarados por la entidad. De hecho, la UIF informó que las operaciones denunciadas involucraron una cifra total que superó en un 5800 por ciento al monto de los ingresos totales declarados por la asociación entre 2005 y 2006. “No contaba con un perfil que le permitiera justificar el origen del dinero ni el monto de las operaciones señaladas, ni el banco poseía en los legajos de dicho cliente los balances necesarios para determinar su perfil”, informó entonces el organismo regulador a través de un comunicado.

Zerllafot y la Asociación Mutual Panaderos Unidos del Tercer Milenio estuvieron involucradas en la estafa al Ministerio de Economía protagonizada por el ex subsecretario de Administración Patrimonial, Juan Cayetano Intelisano, y el ex secretario de Legales, Osvaldo Siseles, quienes a fines de 2007 autorizaron pagos irregulares por casi 54 millones de pesos a un pool de aseguradoras. Además, ambas empresas figuran en la ruta del dinero del tráfico de efedrina concretado por la llamada “mafia de los medicamentos”. Estas sociedades eran utilizadas con el propósito de cobrar cheques de personas que no querían, o directamente no podían, depositarlos en sus cuentas bancarias.

El banco HSBC no informó esas operaciones sospechosas y al ser multado, apeló. La decisión de apelar generó malestar en el gobierno. Fuentes oficiales consultadas por este diario argumentaron que la entidad aplica un doble estándar, pues en diciembre pagó en Estados Unidos una multa de 1925 millones de dólares por lavado de dinero y otros cargos, mientras que en el país se resiste a acatar la sanción que le aplicó la UIF. Lo que hace el HSBC es seguir la misma estrategia que el resto de las entidades financieras multadas por el organismo. Tal como informó Página/12 el pasado 2 de enero, desde comienzos de 2010 la UIF multó a cinco grandes bancos por supuesta complicidad con el lavado de dinero y ninguno pagó. Todos apelaron ante la Cámara Nacional en lo Contencioso Administrativo y Federal y como la Justicia no resolvió, aún no se han podido efectivizar las sanciones. Además del HSBC, el listado incluye a los bancos Galicia, BBVA Francés, Macro y Más Ventas.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El desarrollador Alan Faena junto al CEO del HSBC, Gabriel Martino, en la última fiesta del banco.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.