ECONOMíA › LAS PEQUEñAS EMPRESAS DAN TRABAJO AL 69 POR CIENTO

Los dueños del empleo

Una amplia mayoría de trabajadores se desempeña en firmas de uno a nueve empleados. Esa proporción es mayor a la del promedio de América latina, destaca un informe de la CAF.

 Por Cristian Carrillo

Los nuevos emprendimientos en la Argentina exhiben un nivel de generación de empleo por encima del promedio de la región, que se explica por una alta correlación con el estado de de-sarrollo del país, según el último Reporte de Economía y Desarrollo del banco de desarrollo para América latina (CAF). De acuerdo con el documento que se presentará formalmente hoy con la presencia, entre otros, del ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, y del representante de la CAF en el país, Rubén Ramírez, el 75 por ciento de los emprendedores de América latina emplea cerca del 40 por ciento de los trabajadores asalariados del sector privado. En la Argentina, el 69 por ciento de la población ocupada trabaja en empresas de uno a nueve empleados. El documento analiza las implicancias de este fenómeno global, donde al menos un cuarto de los emprendedores de la región cuenta con potencial para crecer.

El crecimiento de este segmento se sustenta en políticas públicas con un enfoque multidimensional que “integra la liberación de las restricciones de financiamiento y el apoyo para mejorar las prácticas empresariales y la innovación, como motores para un mejor desempeño y la creación de nuevos puestos de trabajo”. La ayuda al sector en porcentaje del PBI muestra para México, Colombia, Chile, Argentina y Perú “esfuerzos entre alrededor del uno y el dos por ciento, niveles comparables a los de Estados Unidos”, detalla el documento. En este caso se destaca Brasil, con un promedio que se ubica por encima del cuatro por ciento. No obstante, es importante conocer la orientación de la ayuda. Mientras que el Bndes (brasileño) se enfoca en grandes empresas, las líneas de financiamiento de la banca local y el BICE se focalizan en las pymes. “En el caso de Brasil, la mayor parte del financiamiento se dirige a las medianas y grandes empresas, a diferencia de Colombia, Chile, Perú, Argentina y Estados Unidos, donde el financiamiento se canaliza en una proporción mayor hacia las microempresas y las pequeñas empresas”, resalta.

El reporte también analiza aquellos programas destinados a la formación de mano de obra calificada. “Tanto en Chile como en Perú y la Argentina se destinan recursos relevantes a programas dirigidos a formar redes y facilitar el encuentro entre individuos con distintas destrezas, y aunque el énfasis sigue estando en la provisión de financiamiento, estos esfuerzos pueden ser determinantes para darle liquidez a un mercado de talentos ausente”, asegura. La falta de mano de obra calificada es un escollo para las pymes, que se explica por la baja productividad de este segmento, que se traduce en una remuneración menor que la que pagan grandes empresas. El 37 por ciento de las empresas encuestadas para el estudio señala problemas en la adopción de tecnologías debido a la calidad de sus recursos humanos.

“La principal oportunidad para consolidar los microemprendimientos y las pymes se presenta en el desarrollo de la calidad de las prácticas gerenciales. Hoy la Argentina se ubica en niveles similares a Chile y Brasil, que tienen niveles bajos comparados a países desarrollados, de ahí la necesidad de una intervención pública eficaz, dirigida a potenciar las posibilidades de crecimiento de largo plazo”, señala el director de Investigaciones Socioeconómicas de CAF, Pablo Sanguinetti. Esto revela uno de los problemas que en términos generales afrontan los emprendedores: el capital humano y el capital físico de las economías no está siendo utilizado para maximizar la producción de bienes y servicios. Esta situación está vinculada con el alto nivel de informalidad que caracteriza este segmento en América latina.

Los bajos salarios del segmento se explican en mayor medida por una gran cantidad de emprendimientos unipersonales. Los países donde el empleo asalariado tiene menor peso son Bolivia (37,2 por ciento), Perú (41,5) y Colombia (41,7), mientras que aquellos donde su participación es mayor son Argentina (71,3), Costa Rica (70,6) y Chile (68,5). “La importancia del empleo asalariado aumenta en los países con mayor PBI por habitante”, según el reporte. En contraste, la proporción de trabajadores por cuenta propia, es decir, de emprendedores que no contratan trabajadores, es sustancialmente mayor en América latina que en Estados Unidos (28,7 versus 6,1 por ciento respectivamente), pero varía considerablemente entre los países de la región; apenas desde el 16,5 por ciento en la Argentina hasta el 42,8 de Honduras.

Compartir: 

Twitter
 

La CAF señala que la ayuda estatal está orientada a pymes, lo cual favorece su desarrollo.
Imagen: Pablo Piovano
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.