ECONOMíA › BRIDAS COMPROMETIó EL INGRESO AL PAíS DE 500 MILLONES DE DóLARES, A TRAVéS DEL BAADE, PARA INVERSIONES EN HIDROCARBUROS

No es blanqueo, pero cumple el objetivo

La singular propuesta de la firma petrolera es ingresar dólares de residentes del exterior para invertirlos en sus proyectos energéticos. Usan el Baade como herramienta facilitadora, aunque no es blanqueo. Qué negocian Bridas y el Gobierno.

 Por Raúl Dellatorre

La empresa Bridas, propiedad de los hermanos Bulgheroni asociados a la compañía china Cnooc, sacudió ayer el tablero del financiamiento público al anunciar la suscripción de los bonos de ahorro para el desarrollo, Baade, por un monto de 500 millones de dólares. Esa cifra es la que la firma se comprometió a traer del exterior, no por el mecanismo de blanqueo o regularización sino a partir de una inversión directa de residentes en el exterior. El instrumento que el Gobierno ideó para viabilizar el blanqueo, un bono en dólares a tres años, a través de la propuesta de Bridas estaría rotando a convertirse en una herramienta de captación de inversiones extranjeras, con un mecanismo más atractivo (sin “encaje” sobre los fondos ingresados) y un objetivo preciso (en este caso, inversiones en el área de hidrocarburos), además de otras condiciones que los representantes de Bulgheroni negocian con las autoridades económicas. Negociaciones que, según indicó una fuente cercana a la operación, “están muy avanzadas, pero sobre la base del compromiso ya asumido de concretar la inversión por 500 millones como mínimo”.

Bridas Corporation es la accionista principal de Pan American Energy, la mayor productora privada de petróleo en Argentina y concesionaria de las principales reservas del hidrocarburo líquido en el sur del país (Santa Cruz y Chubut). Además, la firma de los Bulgheroni y Cnooc apostaron fuerte al downstream (refinación y comercialización) al adquirir los activos de Esso en el país: la refinería de Campana y la red de estaciones de servicio de esa marca. Estos activos se operan a través de la firma controlada Axion.

Al anunciar ayer el acuerdo para la suscripción de los Baade por 500 millones de dólares, Bridas mencionó como objetivo principal invertir en el desarrollo de áreas no convencionales de exploración y explotación de hidrocarburos (shale gas and oil), sin descartar su extensión a áreas convencionales y de refinación y petroquímica. Esta suscripción de los bonos (el ingreso de las divisas para su compra) no se hará de una sola vez, sino que “se realizará a medida que dichos proyectos hayan alcanzado acuerdos finales”.

La particularidad de esta suscripción es que utiliza el instrumento ideado para el blanqueo pero con un mecanismo diferente. El régimen de regularización de activos apunta a que los residentes argentinos con capitales líquidos (en efectivo o cuentas bancarias) en divisas fuera del sistema económico nacional o no declarados, puedan blanquearlos depositando las divisas en el sistema financiero recibiendo a cambio un título en dólares por su valor equivalente (Cedin o Baade).

La propuesta que hizo Bridas al Gobierno (con su aparente acuerdo) es que sean residentes en el exterior quienes suscriban los Baade (en este caso, empresas del grupo Bridas Corp radicadas en el extranjero), ingresando los dólares no para su “blanqueo” sino con fines de inversión. “No es blanqueo, es inversión extranjera directa”, explican desde Bridas.

El régimen de regularización vigente propone que los dólares que ingresen por el sistema a cambio de los Baade constituyan un fondo que el Gobierno aplique a inversiones en los rubros energético e infraestructura.

La propuesta que le acercó Bridas al Gobierno es que el Estado “facilite” la concreción de la inversión de la propia empresa que ingresa los capitales, a través de alguna forma de crédito que haga líquido el capital conformado por los Baade recibidos. Sería como entregar esos títulos en garantía contra un crédito en pesos, el cual se aplicaría a la inversión comprometida.

“La empresa aporta los dólares, que trae del exterior, para constituir el fondo que el Gobierno necesita para financiar sus obras. El Estado a su vez le otorga a la empresa un crédito en pesos para dotarla de la liquidez necesaria para llevar a cabo sus propios proyectos de inversión en el país, “back to back” con los Baade que la empresa recibió. Al cabo de tres años, el Estado paga los Baade en dólares y la empresa cancela su crédito en pesos, y se concretaron dos paquetes de inversiones en vez de uno, el público y el privado”, explicó uno de los participantes en la elaboración de la propuesta. De ese modo, el Baade pasaría a ser un mecanismo de ingreso de dólares para inversión directa y no sólo por vía del blanqueo.

Quienes le auguran éxito al sistema que todavía se está negociando, explican que “ofrece un camino mucho más amigable para la entrada de fondos de no residentes al país”. La propuesta empresaria es que los ingresos vía Baade no estén sujetos al encaje del 30 por ciento, que obliga a inmovilizar esa parte de los capitales ingresados por una determinada cantidad de años (prohibiéndoles volver a salir durante ese período). Esa restricción, pensada para ahuyentar los capitales “golondrina” (inversiones especulativas de corto plazo), no tendría sentido en este caso.

Ayer, el viceministro Axel Kicillof aludió en el Senado en forma elogiosa al compromiso de inversión asumido por Bridas, dejando entrever lo que fuentes de la propia empresa comentaron durante el día de ayer: los términos del acuerdo están en un nivel de avance tal que justificó que se hiciera público. El blanqueo todavía no demostró ser eficiente ni exitoso, pero uno de los instrumentos que originó, el Baade, podría abrirse camino propio virando a ser una herramienta eficaz para atraer inversiones externas.

Compartir: 

Twitter
 

Con el shale en la mira. Bridas planteó que la explotación no convencional será el objetivo principal de la inversión, pero no el único.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.