ECONOMíA › LAGARDE ADVIRTIó QUE CONTINUARá LA VOLATILIDAD EN PAíSES EMERGENTES

Vientos que soplan en contra

La titular del FMI consideró que la recuperación global continuará siendo “modesta y frágil” en 2014 y 2015. Y que las economías emergentes seguirán amenazadas por la volatilidad financiera, aunque con mejor crecimiento que las más desarrolladas.

La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió ayer que las economías desarrolladas necesitan adoptar una actitud atrevida para acelerar la recuperación global, que sigue siendo modesta y frágil. “En 2013 el crecimiento global fue de 3 por ciento y se proyecta una modesta mejoría para 2014 y 2015, aunque todavía por debajo de tendencias pasadas”, indicó Lagarde en una conferencia en el centro School of Advanced International Studies de la Johns Hopkins University en Washington. También alertó sobre “la creciente volatilidad en los mercados emergentes, asociada a la disminución del estímulo monetario estadounidense y combinada con un clima financiero externo menos benigno, en general”. No obstante sostuvo que, aunque se están desacelerando, las tasas de crecimiento de los mercados emergentes se encuentran entre las más altas del mundo.

El discurso de Lagarde se produce días antes de que el FMI presente sus nuevas previsiones de crecimiento global el próximo martes, previo al inicio de la tradicional reunión de primavera que organiza en Washington junto al Banco Mundial (BM). La directora sostuvo que, mientras el mundo sigue luchando para escapar de la crisis financiera de 2008, las economías están amenazadas por las tensiones entre Ucrania y Rusia y la falta de acción de los países que deberían encabezar el crecimiento. “La situación en Ucrania es una de las que si no se gestionan bien, podría tener implicaciones más amplias”, consideró Lagarde, quien analiza un programa de asistencia financiera a Kiev de entre 14.000 y 18.000 millones de dólares para estabilizar su economía. Sostuvo que este “auge de las tensiones geopolíticas”, podrían “nublar” las perspectivas económicas en el mundo.

Lagarde dijo que el mundo está emergiendo de la mayor crisis financiera de los casi últimos cien años y que se encuentra en un punto crítico. Consideró que la economía global ha escapado de la recesión de 2007-2009, aunque agregó que el crecimiento general sigue siendo demasiado lento y débil. “Se encuentra en curso una recuperación moderada y frágil, y es preciso cambiar de marcha para encaminarse hacia un crecimiento más rápido y sostenible.” La economista señaló como obstáculos al crecimiento de corto plazo el riesgo de persistente inflación en la Zona Euro, ya que de prolongarse “puede ralentizar la demanda y la producción”.

En su diagnóstico, destacó que la actividad económica para las economías avanzadas, como Estados Unidos, la Zona del Euro y Japón, está mejorando, pero a diferentes velocidades. Por su parte, las tasas de crecimiento de los emergentes se encuentran entre las más altas del mundo, y puntualizó el caso de las economías de Asia, que “seguirán brillando” en el escenario mundial. El crecimiento de Africa subsahariana también sigue siendo vigoroso. “Las condiciones son más complicadas en los países árabes en transición, ya que su crecimiento continúa frenado por un difícil contexto sociopolítico”, sentenció Lagarde.

La economista francesa explicó que un período posiblemente prolongado de baja inflación puede inhibir la demanda y el producto, y por extensión el crecimiento y el empleo. Sobre este punto, insistió en que el costo del actual crecimiento anémico es alto: “Escaso avance del ingreso y retroceso paulatino del desempleo”. “El riesgo es que si las políticas no son lo suficientemente ambiciosas, el mundo caiga en una trampa de bajo crecimiento a mediano plazo”, afirmó. Según detalló, el objetivo es lograr que el crecimiento a mediano plazo alcance velocidad de crucero, aunque no brindó cifras respecto de cuál sería el nivel óptimo que debería conseguir la economía global.

Respecto de los planes de estímulo, la titular del Fondo apuntó al Banco Central Europeo (BCE), al que instó a aplicar una “política monetaria más expansiva, incluidas medidas no convencionales, para elevar las perspectivas de alcanzar la estabilidad de precios en la Zona Euro”. En ese sentido, consideró que podría reducir aún más sus tasas de interés. En muchos países hay cada vez menos margen para aplicar políticas macroeconómicas de estímulo, consideró, por lo que sostuvo que las reformas estructurales adquirirán mayor relevancia como instrumento de política para una sostenida recuperación.

Compartir: 

Twitter
 

Christine Lagarde expuso en Washington su preocupación por la situación en Ucrania.
Imagen: AFP
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.