ECONOMIA › MAñANA SE PAGA LA COMPENSACION ACORDADA CON REPSOL POR LAS ACCIONES DE YPF

El paso que perfecciona la expropiación

Argentina entregará títulos por valor nominal de 5300 a 5400 millones de dólares, por la cesión definitiva del 51 por ciento del paquete accionario de YPF. La petrolera española renuncia a todas las demandas, incluida la abierta en el Ciadi.

 Por Tomás Lukin

Argentina emitirá mañana los bonos para pagarle a Repsol la compensación acordada con la petrolera por la expropiación del 51 por ciento de sus acciones en YPF. La firma española recibirá un paquete de bonos por un valor nominal de entre 5300 y 5400 millones de dólares. Como estableció el convenio validado por el Congreso a fines de abril, ese monto garantiza que los títulos públicos entregados a la multinacional española tengan un precio de mercado de 4670 millones de dólares. La transacción representa la primera emisión de deuda externa en moneda extranjera relevante desde la realizada durante el segundo canje de 2010. Los nuevos pasivos implican un leve incremento en los niveles de endeudamiento y serán saldados a lo largo de los próximos veinte años. La operación financiera concluye el extenso conflicto político, económico, legal y diplomático que se extendió durante más de dos años. Cuando reciba sus títulos, Repsol deberá renunciar a todas sus demandas contra YPF y Argentina. Entre los juicios abiertos se destaca la causa iniciada en el Ciadi, el tribunal arbitral del Banco Mundial, donde reclamaba 10.500 millones de dólares.

A lo largo de los últimos días, la Secretaría de Finanzas terminó de coordinar los detalles de la operatoria con los distintos agentes involucrados, fundamentalmente el Banco Central, la Caja de Valores y la casa de clearing Euroclear. El equipo del ministro de Economía, Axel Kicillof, emitirá los bonos mañana. A diferencia de las desesperadas operaciones en el mercado financiero para llevar calma a los acreedores externos y financiar la fuga de capitales durante los años noventa, la transacción con Repsol le permite al Estado adquirir el 51 por ciento expropiado de YPF, un activo considerado estratégico para el desarrollo económico del país.

El acuerdo estableció que el pago se haría mediante un combo de bonos por un valor nominal de 5000 millones de dólares que terminan de pagarse en 2033. Como parte del convenio, Argentina garantizó que el paquete entregado tiene un valor de 4670 millones en el mercado. Por eso, se contempló la posibilidad de emitir hasta 1000 millones de dólares adicionales. El precio estimado en el mercado de esos títulos de deuda externa (el promedio de los últimos 90 días) terminó por debajo del piso acordado. Por eso el Gobierno utilizará una porción de la cartera de bonos contingente: menos del 40 por ciento extra habilitado. Desde el equipo económico confirmaron a Página/12 que Repsol recibirá bonos por un valor nominal de entre 5300 y 5400 millones de dólares (la cifra definitiva será informada por las partes mañana). Ese mix de bonos está compuesto por:

- 3250 millones de dólares en títulos del Bonar 2024. Se trata de un nuevo título que vence dentro de 10 años y rinde un interés anual de 8,75 por ciento con pagos semestrales.

- 1250 millones del Discount 33, el papel de más largo plazo que se cancela definitivamente en 2033 y paga intereses del 8,28 por ciento.

- 500 millones del Bonar X, que vence en 2017 y paga una tasa del 7 por ciento anual.

- Entre 300 y 400 millones de dólares de Boden 2015 que corresponden a la cartera adicional. El título de corto plazo se cancela el próximo año y rinde una tasa del 7 por ciento anual.

Desde Economía enfatizaron anoche a este diario que el mecanismo de pago “en cuotas” adoptado es favorable y sustentable para un Estado desendeudado. Además, en el equipo económico proyectaron que la rentabilidad del 51 por ciento del paquete accionario de YPF hasta 2033, supera hasta entre 12 y 28 mil millones de dólares (dependiendo de las inversiones) el desembolso nominal total que deberá encarar el Estado por los bonos.

Para hacerse de fondos líquidos, la petrolera española puede vender parte de los bonos a terceros en cualquier momento. Cuando suceda, Repsol estará obligada a ofrecerle al gobierno argentino la posibilidad de igualar la oferta. En ese momento, los funcionarios a cargo sólo contarán con dos horas para tomar la decisión. El acuerdo alcanzado entre las partes establece además que la deuda se considerará saldada a medida que Repsol reciba el pago de los vencimientos o le ingresen fondos por la venta de bonos a terceros. Así, la compañía puede reclamar por la totalidad de sus acreencias ante un posible default.

Compartir: 

Twitter
 

Axel Kicillof, ministro de Economía, el día que defendió en el Congreso el proyecto de expropiación.
Imagen: Leandro Teysseire
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.