ECONOMIA › PEUGEOT-CITROëN SUSPENDE A 1100 OPERARIOS POR LA CAIDA DE VENTAS

Un nubarrón tras el buen tiempo

“Ante el primer nubarrón, se olvidan de los años de fuerte crecimiento”, cuestionaron desde el sindicalismo la actitud de las terminales. Anteriormente, habían aplicado recortes de turnos Iveco, Renault y Volkswagen.

 Por Javier Lewkowicz

La automotriz Peugeot-Citroën suspendió uno de los turnos de producción de su planta en Villa Bosch. La medida afecta a 1100 trabajadores, que pasan a cobrar el 65 por ciento del salario por un lapso que en principio será menor a dos meses. La filial de la compañía francesa tomó esa decisión en función de la caída de las ventas al mercado interno y de las exportaciones. Desde el sindicalismo critican que las terminales “ante el primer nubarrón hagan pagar el costo a los trabajadores, después de muchos años de fuerte crecimiento”. Otras automotrices y autopartistas aplicaron suspensiones parciales al personal de planta y jubilaciones anticipadas. Más allá de algún caso puntual, que desde el sector definen como “hormigueo”, todavía no se registran despidos de trabajadores.

Según datos de Adefa, entidad que nuclea a las terminales automotrices, la producción de autos cayó en el primer trimestre 16,2 por ciento, aunque el desempeño es dispar por empresa. Peugeot-Citroën es la segunda más afectada, con una baja del 33 por ciento, detrás de Renault (-35,5 por ciento). Luego aparecen Honda (-30,2), Fiat (-21,1), General Motors (-17,6) y Volkswagen (-10,6). Toyota y Mercedes-Benz están estables, mientras que Ford (10,5) e Iveco (35,6 por ciento) registraron avances en el nivel de fabricación. De todas maneras, las caídas se calculan con respecto a valores altos en términos históricos. En 2013 se produjeron 791 mil autos, sólo un 5 por ciento por debajo del record histórico de 2011.

Desde hace unas semanas que las empresas aplican medidas puntuales de suspensión, como el caso de Iveco, del grupo Fiat, que suspendió a 600 trabajadores por un par de días, y de Renault, que aplicó la misma medida para 500 de sus 1600 operarios. Volkswagen, en tanto, concertó con el Smata jubilar en forma anticipada a algunos trabajadores con más de 60 años de edad y 30 años de aportes y suspendió el trabajo los viernes de mayo. En el sector autopartista fueron aplicadas licencias a los trabajadores para acompañar la situación de las terminales.

La medida tomada por Peugeot-Citroën es hasta ahora la más relevante del sector. “Es un análisis que se viene haciendo desde el año pasado, cuando comenzó a observarse la caída de las ventas en Brasil. Hasta ahora se había suspendido algún día la producción, pero el mes pasado se decidió arrancar mayo con un turno en lugar de los dos que normalmente tenemos”, dijo a este diario Cecilia Marola, del Grupo PSA Peugeot-Citroën.

La empresa suspendió a 1100 de sus casi tres mil operarios y pasó a trabajar con un turno de 9 horas, bajo un ritmo de despacho de 34 vehículos por hora, una reducción del 50 por ciento en la producción con respecto al año pasado. Los trabajadores suspendidos recibirán el 65 por ciento del salario bruto. Como mínimo, la medida rige hasta la semana que viene y puede extenderse por un período de dos meses. Ese fue el acuerdo al que llegaron Luis Ureta Sáenz Peña, presidente de la compañía, y Antonio Caló, titular de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), gremio al que están afiliados los trabajadores de la firma automotriz. El Gobierno, que en paralelo negocia con Brasil la nueva política automotriz del Mercosur, transmitió que “la prioridad es que no haya despidos”.

El secretario general del Smata, Ricardo Pignanelli, días atrás advirtió que “en este momento hacerles un paro a las automotrices es hacerles un favor”. En diálogo con este diario, el sindicalista detalló que –además de Peugeot-Citroën–, General Motors y Renault tienen problemas. En cambio, “el mercado brasileño tracciona con la Sprinter, la Hilux y la Ranger, con lo que Ford, Toyota y Mercedes-Benz están mejor”.

Pignanelli indicó también que en el Gobierno se baraja la posibilidad de morigerar el efecto de la suba de las tasas de interés bancaria y con ello incentivar el consumo de autos con financiamiento más barato para el cliente. Las ventas al mercado interno que dio a conocer días atrás Acara, que agrupa a los concesionarios, cayeron en los primeros cuatro primeros meses del año un 18,3 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

Hasta ahora, las automotrices no produjeron despidos. Sí recurrieron a jubilaciones anticipadas.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.