ECONOMIA › EL EMPLEO NO REGISTRADO SE MANTUVO EN 33,1 POR CIENTO

La informalidad se resiste a ceder

 Por Federico Kucher

El empleo no registrado alcanzó al 33,1 por ciento de los asalariados en el segundo trimestre del año, cifra idéntica a la del mismo período de 2014 y 0,8 puntos porcentuales inferior en relación con el trimestre pasado. Así lo informó ayer el Indec. Las regiones con mayor informalidad fueron Cuyo, Noroeste y Nordeste. En contraste, los menores niveles de informalidad se anotaron en la región patagónica, en la pampeana y en aglomerados del interior de la provincia de Buenos Aires. Aunque el empleo en negro no se modificó en el último año, el desempleo retrocedió de 7,5 a 6,6 por ciento, registrando de ese modo su nivel más bajo de los últimos veinte años.

En el documento del Indec sobre indicadores socioeconómicos se precisó que la porción de trabajadores no declarados, respecto del total de asalariados, se posicionó en 39,3 por ciento en el Noreste, la región del país con la mayor tasa de informalidad. En la lista siguió Cuyo, con 36,5 por ciento, Noreste, con 35,5 y la región Gran Buenos Aires, con 33,3. Las localidades del Norte del país tienen una situación de precariedad laboral estructural, donde muchos individuos realizan tareas “golondrina” sin contratos fijos con aportes para la jubilación, en tanto que en el conurbano bonaerense se concentra la mayor densidad de producción del país, con empleadores que muestran reticencia a la formalización de puestos de trabajo.

Las zonas con menor ocupación no registrada fueron la Patagonia, con 18,4 por ciento de informalidad, la pampeana, con 31,3 por ciento, y los aglomerados del interior de Buenos Aires, con 32,9. El Gobierno implementó a mediados de 2014 una normativa a través del Congreso para potenciar la registración de personal en pymes, multas a las empresas que mantienen empleados en situación irregular y aumentar la capacidad de inspección del Estado en los establecimientos productivos. El objetivo de la medida, que generó un importante incremento en los controles sobre informalidad en todas las ramas de la economía, apunta a bajar al 28 por ciento la tasa de informalidad para 2016. El esfuerzo del sector público para avanzar en iniciativas novedosas para incrementar la formalización del trabajo se debe a que, a partir del 2011 –en un contexto de crisis financiera internacional– los niveles de empleo en negro dejaron de disminuir al mismo ritmo que lo hicieron desde 2003. En este punto, se puede detallar que los asalariados sin aportes jubilatorios ascendían al 44 por ciento en 2002, tras el colapso del plan de convertibilidad, mientras que en 2010 la tasa había bajado al 33 por ciento. Las cifras de trabajo no registrado, pese a la fuerte mejoría en los últimos años, se ubican lejos de los niveles históricos, cuando, por caso, la industria tenía a mediados de los setenta niveles de empleo informal menores al 18 por ciento.

El informe del centro de estadísticas oficial, además de presentar datos acerca de la cantidad de ocupados no cubiertos con aportes y contribuciones para la seguridad social, informó variables relevantes para hacer una descripción demográfica de los asalariados. La desocupación general se ubicó en 6,6 por ciento en el segundo trimestre del año, con una tasa de desempleo para mujeres del 7,7 por ciento y para hombres del 5,8 por ciento. A su vez, se detalló que el desempleo entre mujeres de hasta 29 años fue del 16,3 por ciento, al tiempo que en el rango de entre 30 y 64 años bajó al 5 por ciento. En el caso de los varones, las cifras fueron de 12,9 y 3,1 por ciento respectivamente.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared