EL PAIS › EN BAHIA BLANCA, DAMASO LARRABURU DECLINO SU POSTULACION POR UNA

Massa perdió a un candidato

Larraburu dijo que al líder del Frente Renovador lo vio “desbordado” y dijo que, ante la polarización entre el FpV y Cambiemos, apoyará a los candidatos peronistas. Massa respondió que él había echado a Larraburu para “sacarle lastre” a su propia postulación.

 Por Miguel Jorquera

El candidato presidencial de Unidos por una Nueva Alternativa (UNA), Sergio Massa, se quedó sin candidato a intendente en la estratégica ciudad bonaerense de Bahía Blanca. El dirigente peronista Dámaso Larraburu, que había ganado las primarias del frente en ese municipio, presentó la renuncia a su candidatura junto a la de varios que integran la lista como aspirantes a concejales y dejó al massismo sin boleta propia en el distrito. “Lo vi desbordado... fomentar barbaridades en portales de Capital alejado de la realidad de Bahía Blanca... golpes bajos... pero él sabrá por qué lo hace”, dijo Larraburu sobre Massa, al tiempo que se mostró dispuesto a respaldar al candidato local del Frente para la Victoria en la “polarizada” disputa con Cambiemos. Massa, en tanto, dijo que él había echado a Larraburu para “sacarle lastre” a su “levantada” en las encuestas y desmentir una segunda ola de deserciones de las filas renovadoras. Pero ayer por la tarde, el Partido Renovador Federal que integraba el massismo porteño también selló el pase a las filas sciolistas.

“Tras las PASO lo hablamos con nuestro grupo y analizamos que no era lógico seguir y que no estábamos en las mismas condiciones. Es una elección polarizada” –entre Héctor Gay, de Cambiemos, y Marcelo Feliú, del Frente para la Victoria–, explicó el ahora ex candidato massista. De paso, Larraburu calificó al candidato kirchnerista para la intendencia bahiense como “un hombre con mucha experiencia, con comprobada capacidad de gestión”. Y precisó: “Votaré por lo que evalúo que tengo que votar. No olviden mi raíz peronista. Siempre he acompañado a los candidatos peronistas”, contestó cuando los consultaron por sus preferencias. El ex candidato massista cosechó en las primarias, entre propios y ajenos, un escaso 13 por ciento, frente a un 37 del Cambiemos y un 32,7 del FpV.

Larraburu presentó la renuncia a su candidatura a intendente el viernes pasado ante la Junta Electoral bonaerense, que acompañaron varios de quienes lo secundaban en la boleta como aspirantes a una banca de concejal, dejando al massismo sin lista para competir en octubre. “Mi relación con Massa era excelente hasta que ayer (por el domingo) lo vi desbordado como candidato presidencial”, apuntó Larraburu al hacer pública su renuncia. Incluso habló de “golpes bajos” que “no” va a “juzgar” porque Massa “sabrá por qué lo hace”.

“Le tengo mucho respeto, pero últimamente demostró que es demasiado joven. Cada cual declara lo que quiere, pero cuando se habla en caliente se pueden cometer errores”, sentenció Larraburu y agregó: “Mientras nosotros poníamos horas y horas, miraron la campaña de otra forma. La semana pasada nos comunicaron que no nos iban a ayudar, que no había mucha voluntad de ayudarnos ni de trabajar con nosotros”. Larraburu se refirió así a declaraciones de Massa, en las que dijo que “hay que aprovechar el envión y sacarse las pulgas que nos siguen picando”, en alusión a “bajar” los candidatos “piantavotos”.

En el entorno de Massa, insistieron ante Página/12 que fue el candidato presidencial quien “desechó” a Larraburu. “Sergio no quiere cargar con el lastre de piantavotos”, aseguraron y hasta presumen –por “información a la que accedieron”– que Larraburu podría estar ligado al “caso Suris”, una causa penal que sacudió a Bahía Blanca. “Sergio crece a expensas de (Mauricio) Macri, que sigue defendiendo a (Fernando) Niembro, y quiere seguir diferenciándose de ese estilo de política”, afirmaron cerca del tigrense. De acuerdo con el estatuto de UNA –aseguran– Massa tiene potestad para cambiar candidatos a legisladores e intendentes en sus propias listas y no tendrá problemas en rearmar la bahiense.

“Hay otros candidatos en la mira”, respondieron desde el ma- ssismo ante la consulta de Página/12 sobre si la renuncia de Larraburu no era parte de otra ola migratoria desde la filas massistas. “Esperamos que (Gustavo) Marangoni tome la misma actitud y eche a Larraburu del Banco Provincia”, soltaron como una advertencia sobre el hombre que el propio massismo designó en el directorio del Bapro por la oposición bonaerense.

El señalamiento a Marangoni no fue casual. El director del Bapro hizo de anfitrión en la recepción del porteño Partido Renovador Federal que abandonó el massismo para sumarse al proyecto presidencial de Daniel Scioli. “Nos sumamos porque el proyecto propiciado por Massa se desvirtuó por completo tanto desde lo político como lo ideológico. La gota que colmó el vaso fueron las conversaciones que el FR mantuvo con el PRO. Para nuestra fuerza, Macri es un límite que no estamos dispuestos a cruzar”, dijeron los recién llegados al sciolismo.

Compartir: 

Twitter
 

Sergio Massa y Dámaso Larraburu, cuando todavía eran aliados.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared