ECONOMíA › DESDE LA PRESIDENCIA DEL G-20, TURQUIA PLANTEA CRECIMIENTO CON INCLUSION

Una agenda lejana al ajuste

Al ser anfitriones durante este año de las distintas reuniones del G-20, las autoridades turcas toman distancia de las potencias y proponen las tres I: inclusión, implementación e inversión. Ayer tuvo lugar la reunión de ministros de Energía.

 Por Tomás Lukin

Desde Estambul

“Garantizar un crecimiento inclusivo y robusto. La calidad del crecimiento es tan importante como su magnitud, tenemos que mirar la capacidad del crecimiento económico para generar empleo y lograr una distribución más equitativa de la riqueza”. Con esa consigna las autoridades turcas definieron sus prioridades para la presidencia del G-20 durante 2015. La potencia exhibida por el grupo de países hace siete años a la hora de legitimar políticas expansivas para enfrentar la crisis internacional quedó relegada y desdibujada por el creciente alcance del ajuste fiscal. Por eso, el eje del debate planteado por Turquía –su lema son las tres I: inclusión, implementación e inversión– colisiona con el discurso económico ortodoxo que gobierna la mayoría de los espacios del foro. Ayer en las afueras de esta ciudad, tuvo lugar la primera cita de ministros de Energía en la historia reciente del G-20.

La agenda energética internacional está dominada por la discusión sobre cambio climático que impone Estados Unidos. Ineludible, la temática estuvo presente a lo largo del encuentro pero quedó subordinada. El eje de las discusiones fueron el acceso a la energía: “Un factor crítico para lograr una mejor calidad de vida, superar la pobreza e impulsar el desempeño económico”, enfatizó el primer punto del comunicado oficial. Antes del almuerzo, hizo su intervención el presidente turco Tayyip Erdogan. El mandatario remarcó que 1100 millones de personas no tienen acceso a electricidad y cerca de 2900 millones de individuos utilizan biomasa para cocinar. En primera fila, escucharon al mandatario los responsables de las áreas de energía de Arabia Saudita, Estados Unidos y Rusia.

Desde la delegación argentina encabezada por la secretaria de Energía, Mariana Matranga, explicaron a Página/12 que, si bien el país está comprometido con la mitigación de las emisiones de carbono, un mayor acceso al consumo energético juega un rol determinante en la erradicación de la pobreza y el crecimiento con inclusión social. “La inversión pública y la privada no son opuestas sino complementarias: mientras que la inversión privada busca rentabilidad, el Estado persigue el bien común. El rol del Estado es crucial en aquellos lugares donde el libremercado fracasa en incluir a la población a través del consumo eléctrico”, sostuvo Matranga que estuvo acompañada por el subsecretario de energía eléctrica Paulo Farina.

Las reuniones del G-20 tuvieron lugar en un hotel a la vera del Bósforo donde, a lo largo de los últimos días, se vieron pasar varios buques de guerra rusos que se dirigen al Mediterráneo. Esa misma locación que ayer presenció un impresionante despliegue de seguridad para recibir al presidente turco, alojará desde el lunes un encuentro para los funcionarios a cargo de las áreas del comercio internacional. Para ese evento llegarán a una lluviosa Estambul, Augusto Costa (Comercio) y Carlos Bianco (Relaciones Económicas Internacionales).

Sin ánimos de avanzar sobre una reforma del sistema financiero o acabar con los paraísos fiscales, como plantearon en otras reuniones Estados Unidos y Francia, la agenda turca para el G-20 habilitó así nuevas instancias de discusión hasta ahora relegadas. El impulso de la demanda agregada a través de la mejora de los salarios, la creación de puestos de trabajo y la distribución funcional del ingreso fueron algunos de los tópicos abordados en las diferentes reuniones preparatorias para el encuentro de líderes. La cumbre tendrá lugar a mediados de noviembre en Antalya, una ciudad situada en la costa mediterránea del sudoeste de Turquía donde abundan hoteles tipo resorts que será blindada para el evento. “A nivel nacional debemos examinar nuestras políticas domésticas para asegurarnos que promueven el crecimiento inclusivo. Debemos asegurar que los beneficios del crecimiento y la prosperidad sean compartidos por todos los segmentos de la sociedad”, reza uno de los mensajes claves de la presidencia turca, un guiño contra las políticas de austeridad y los elevados niveles de desempleo exhibidos por sus vecinos europeos.

Compartir: 

Twitter
 

La delegación argentina estuvo encabezada por la secretaria de Energía, Mariana Matranga.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.