ECONOMIA › DENUNCIAN SUBAS ABUSIVAS DE LA HARINA POR LAS PROMESAS DEL PRO

Aumentos para ponerse blanco

La devaluación anticipada por referentes del PRO empieza a tener impactos especulativos en precios de productos básicos. La harina subió entre 20 y 23 por ciento la última semana, de 245 a 295 pesos la bolsa de 50 kilos. Esto repercute sobre pastas y panificados.

Los molinos aplicaron un aumento de entre 20 y 23 por ciento en el precio de la harina a lo largo de la última semana. La advertencia por los incrementos injustificados fue realizada por el titular de la Cámara de Fabricantes de Pastas y afines de Córdoba, Aldo Ferreyra. El empresario pyme responsabilizó del comportamiento especulativo a las promesas devaluatorias y desregulación del sector agropecuario de los referentes económicos del PRO-Cambiemos que generaron un traslado abusivo anticipado al precio de los productos en las góndolas de los supermercados. A esa situación se suma el retaceo de insumos en la cadena agroalimentaria.

“El viernes pasado los grandes molinos que marcan el precio suspendieron las ventas en Córdoba. Cuando volvieron a vender salieron entre 295 y 300 pesos la bolsa cuando antes estaba a 245 pesos cada una. Los 50 kilos de harina especial para pastas frescas aumentaron en una semana 55 pesos”, sostuvo el propietario de la fábrica cordobesa Di Pascualle.

“Cómo no van a impactar las promesas de un dólar a 16 pesos. Nos retacean las ventas, especulan y cuando vuelven a vender lo hacen a precios más altos”, lanzó Ferreyra, que no sólo apuntó a los molinos sino al resto de los proveedores del sector como aquellos que abastecen de margarina, las cajas de cartón, el polietileno utilizado en los embalajes, los huevos y los conservantes.

El vocero para temas económicos del espacio PRO-Cambiemos, Alfonso Prat-Gay, afirmó la semana pasada que el salto cambiario que aplicaría Mauricio Macri de llegar al gobierno no tendrá efectos inflacionarios. Las promesas del ex banquero del JP Morgan y ex titular del BCRA fueron refutadas por gran parte de los consultores de la city porteña: Orlando Ferreres, Aldo Pignanelli, Eduardo Levy-Yeyati y Ramiro Castiñeira son algunos de los economistas que rechazaron la supuesta neutralidad de una devaluación sobre el precio de los alimentos.

Ferreres estimó que una devaluación del 50 por ciento –de 9,50 a 14,25 pesos– se traducirá en una suba de 15 puntos en la inflación y Levy-Yeyati calcula que esa variación en el tipo de cambio representa 25 puntos adicionales en precios. De un escenario donde los aumentos mensuales de precios oscilan entre 1,5-1,8 por ciento, se pasaría a 3,03,6 por ciento. En la medición anualizada, el 25 por ciento de inflación pasa a un 4550 por ciento.

Pero el reciente comportamiento especulativo de los grandes molinos cordobeses no se explica solo por las promesas sobre el tipo de cambio. Las “13 propuestas para nuestra gente de campo” elaboradas en la Fundación Pensar y que llevan la firma de Macri también colaboran. Los compromisos del candidato con el sector agroindustrial tienen como principio rector la liberalización y desregulación: la reducción de las retenciones y la apertura irrestricta de las exportaciones representan las iniciativas contra la intervención estatal a las que se suman la eliminación de los registros de operaciones de exportaciones y la minimización de los organismos de control. Todas esas medidas implican una rentabilidad extraordinaria que será apropiada por los eslabones más concentrados de las cadenas agroalimentarias como los molinos. Para esas firmas la eliminación de los cupos de exportación y retenciones les permitirá equiparar los precios internos a los internacionales.

El dirigente empresario cordobés, Ferreyra, señaló además que existieron aumentos de precios en otros insumos como “los conservantes que son importados y nos los venden al precio del blue”. En ese escenario, explica, los productores de pastas frescas y otros productos decidieron aumentar sus precios. Por su parte, desde Apyme señalaron que los abusos se extienden al sector de panificación y galletitas que también comenzaron a pagar la harina con aumentos discrecionales desde los molinos que aducen “incertidumbre en el futuro valor del trigo”.

Compartir: 

Twitter
 

Fabricantes de pastas, panificados y galletitas se quejaron por la suba de la harina.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.