ECONOMíA › SIGUE LA TENSION EN TORNO DE LA SUERTE DE LAVAGNA

Ruido, nueces y el río suena

 Por David Cufré

“Es más ruido que nueces”, describió Eduardo Duhalde los rumores sobre el supuesto alejamiento de Roberto Lavagna. Sus palabras fueron las únicas dichas en público por uno de los protagonistas de las versiones de peleas y renuncias. Los otros involucrados en la supuesta disputa se mantuvieron en silencio, a pesar de que ayer volvió a ser un día cargado de tensión. “Estamos en un momento donde cualquier gesto, cualquier anécdota, agiganta las fantasías de conspiraciones”, explicó un economista con llegada a los despachos oficiales.
La calma, sin embargo, todavía está lejos de reaparecer. Ayer al mediodía estaba programado un acto en el que Lavagna y De Vido firmarían un acuerdo con el representante del Banco Mundial para Argentina, Axel van Trotsenburg, por un préstamo de 200 millones de dólares para la construcción de rutas nacionales. El evento fue aplazado una semana porque Néstor Kirchner todavía no firmó el decreto que convalida el convenio, fue la explicación oficial. Pero fue suficiente que la city se enterara de la novedad para reactivar la usina de especulaciones.
Por la mañana, Duhalde había logrado aplacar un poco los ánimos. En declaraciones radiales, sostuvo que no existen cortocircuitos entre Kirchner y Lavagna: “Evidentemente no pasa nada porque si no (el Presidente) me hubiera hecho algún comentario” en el encuentro que sostuvieron anteanoche en la Casa Rosada. Fue la primera y única desmentida del día. A pesar de ello, algunos de quienes siguen creyendo que Lavagna podría abandonar el Gobierno arriesgan que el ministro es un fusible de una crisis entre Kirchner y Duhalde.
La decisión del Presidente de faltar a la cumbre de Cuzco, que decretará formalmente el nacimiento de la Unión Sudamericana, fue interpretada en ámbitos financieros como un desplante a Duhalde, quien trabajó activamente en el proyecto. La hipótesis se completa con que Kirchner querría dañar a Lavagna en un momento de debilidad, por las complicaciones que surgieron para completar el canje de la deuda y, de ese modo, evitar que el ministro se convierta en un eventual competidor para las elecciones de 2007. Lavagna contaría con el apoyo de Duhalde para esa aventura. “Son todas estupideces”, descartó, con fastidio, un vocero de la Casa Rosada. En el Palacio de Hacienda reconocieron, de todos modos, que “el clima no es como otras veces”, sino que en esta oportunidad “las versiones son más creíbles”.
Otro tema que abordó Duhalde es el de los pagos al FMI mientras el Gobierno siga sin llegar a un acuerdo, lo que se extenderá por lo menos hasta marzo próximo. El ex presidente recomendó cubrir los vencimientos: “No hay antecedentes de que un país que, pudiendo pagar, no pague. Las consecuencias pueden ser serias”, concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.