ECONOMíA › EN DOS MESES, AUMENTOS EN PRIMERAS
MARCAS DE ENTRE EL 10 Y EL 23 POR CIENTO

Escrache a las empresas que remarcan

Página/12 accedió a un listado oficial con los productos que más se encarecieron desde principio de año. Son todas primeras marcas de grandes compañías. En el Gobierno evalúan un “escrache”, difundiendo la información. La idea es que los consumidores opten por segundas marcas, que muestran precios mucho más convenientes.

 Por Maximiliano Montenegro

Los números de precios en supermercados que manejan en la Subsecretaría de Defensa del Consumidor para las dos primeras semanas de marzo indican que la suba no es generalizada sino puntual, circunscripta a algunos sectores que pretenden alinear los precios internos con los de exportación (carnes, yerba, lácteos) y a otros que especulan con el aumento estacional de la demanda. Pero los funcionarios del área también creen que empresas de primera línea aprovecharon en los últimos meses la recomposición salarial para remarcar sus productos sin otra lógica que acrecentar ganancias. Por eso estudian un “escrache” público, difundiendo a través de solicitadas y de las asociaciones de consumidores cuáles son las “marcas líderes” que ajustaron groseramente sus precios desde diciembre último. La idea es que esa información serviría a los consumidores para comprar mejor, optando por segundas marcas que, sin resignar calidad, muestran precios mucho más convenientes. Página/12 accedió al listado de los remarcadores, con nombre y apellido.
Dejando de lado las formas, Néstor Kirchner abrió una puerta. Al “escrachar” a Shell por el aumento en los combustibles envió una señal a otras grandes firmas, que desde principios de año amenazan con mover el amperímetro de la inflación más allá de lo tolerable. Pero, por lo visto, parece que muchas no recibieron el mensaje. En los despachos oficiales circula un informe, al que accedió este diario, que identifica a las empresas que más remarcaron sus precios desde principios de año (ver cuadro).
Del listado de unos 135 productos, cuyos precios aumentaron más del 7 por ciento en dos meses, surge claramente que son en su mayoría las primeras marcas de grandes empresas las que motorizan las subas. Más precisamente:
- Entre las 35 que más remarcaron, con subas de entre el 10 y 23 por ciento, se destacan multinacionales y grandes empresas locales de rubros tales como alimentos, bebidas con y sin alcohol, limpieza e higiene.
- Todos los aumentos se dispusieron en las primeras marcas; es decir, en las “marcas insignia” de las empresas.
- Entre los alimentos, se destacan las remarcaciones en lácteos y en particular en leches, yogures, manteca y quesos.
- Pero también hay ajustes en otros productos: café, galletitas y hasta polenta de una marca líder.
- Entre las bebidas, sobresale el incremento en los vinos.
Los funcionarios que conocen estos números dicen que no hay justificación para semejantes ajustes. Las empresas argumentan, en algunos casos, que sufrieron una suba de costos por las aumentos salariales que se otorgaron en la segunda mitad del año pasado. Sin embargo, desde el Gobierno contestan que esta clase de empresas, más que ninguna otra, cuenta con un enorme “colchón de rentabilidad” para absorber mejoras de sueldos sin traladarlas a los precios. De hecho, según un estudio de la Fundación Unidos del Sud –vinculada al empresario Francisco de Narváez– la rentabilidad promedio de las empresas llega hoy al 32 por ciento anual, tres veces más que en los mejores años de la convertibilidad. Si se tiene en cuenta que las firmas mencionadas en el informe oficial de precios son líderes en su sector, lo más probable es que la tasa de ganancia de estas compañías sea muy superior a aquel promedio.
Así las cosas, la interpretación de los funcionarios es que los remarcadores no se mueven por una lógica de incremento de costos, sino que persiguen ganancias extraordinarias. Por dos caminos:
- Por un lado están los que pretenden alinear los precios internos a los de exportación, que obviamente cobran en dólares.
- Por el otro, los que aprovechan un aumento de la demanda, como consecuencia de cierta recomposición en el poder adquisitivo de los salarios, para remarcar. Como en Argentina existe la libertad de precios, y no hay funcionario que hoy crea que fijar precios máximos en los mercados de consumo masivo sea viable, en el Gobierno estudian profundizar la estrategia del “escrache”. La idea sería brindar información, a través de solicitadas y de las asociaciones de consumidores, sobre los productos y marcas que más se encarecieron, de modo tal que los consumidores cuenten con más herramientas a la hora de buscar en las góndolas las segundas marcas. Obviamente, la estrategia sería también una nueva advertencia a las empresas que no entendieron el mensaje presidencial.

Compartir: 

Twitter
 

Presidente Néstor Kirchner. Después del escrache a Shell, están en la mira otras grandes empresas.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.