ECONOMíA › SW A CONCURSO DE ACREEDORES
POR UNA DEUDA DE 50 MILLONES DE DOLARES

Para casos de emergencia, hay paracaídas

La empresa buscará un acuerdo con sus acreedores que le permita bajar costos financieros y de amortización de deuda. Según fuentes de SW, es parte de la estrategia para relanzarse como aerolínea de bajo costo. Reestructuración para aliviar la carga.

 Por Cledis Candelaresi

Southern Winds cumplió ayer con las dos condiciones que oficiosamente le impuso el Gobierno para que la chilena LAN la asista por noventa días: declaró la convocatoria de acreedores para enfrentar su deuda de alrededor de 50 millones de dólares y reformuló su negocio para achicar costos. Pero según la compañía administrada por los Maggio, una y otra cuestión poco tienen que ver con el acuerdo a formalizar con los chilenos, que aún está en estado germinal. Por el contrario, son parte de la estrategia para relanzarse como una empresa de low cost. Tanto es así que este domingo SW comenzará una generosa campaña publicitaria para vender sus pasajes exclusivamente a través del 0810 777-7979, lo que le permitiría abaratar alrededor de un 30 por ciento sus tarifas, según promete.
“Este es nuestro piso”, asegura el vocero de la compañía, que promete seguir operando con ocho aviones y sin necesidad de dar de baja otros destinos que los que ya excluyó de su programación, como Río Gallegos, Resistencia y Jujuy: los de rentabilidad negativa. Después de que el Gobierno decidiera dar por caído el acuerdo de cooperación entre la estatal Lafsa y SW, privándola de casi 4 millones de pesos mensuales para combustible y casi 500 empleados a los que el Estado les paga el sueldo, la gran duda era cómo podría sobrevivir sin esa asistencia. La respuesta de la aerolínea es que lo hará reduciendo gastos y sin el apoyo de LAN, que se comprometió ante Néstor Kirchner a respaldarla para que no dejara de operar en lo inmediato.
Ese acuerdo político con el Gobierno entraña dos exigencias para LAN. Una: incorporar a todos los empleados de la estatal Lafsa más los de Aero Vip (casi 1000 en total) lo antes posible y respetando los acuerdos que se firmaron el 2 de septiembre pasado entre los gremios aeronáuticos y el Ministerio de Trabajo, que les asegura la estabilidad laboral por tres años. Dos: auxiliar por tres meses a la trastabillante Sou-
thern, en condiciones a precisar. Enunciados que aún no se expresaron en ningún papel y que forman parte de negociaciones en curso.
Pero el Gobierno siente que tiene un arma poderosa para forzar el cumplimiento de este pacto de caballeros. Si LAN no hace lo que debe, la Secretaría de Transporte no le autorizaría a volar las rutas que tiene pedidas Aero 2000, la “chartera” que compraron los chilenos para entrar al apetecido mercado argentino cumpliendo con una imposición del Código Aeronáutico: éste impide al inversor extranjero tener más del 49 por ciento del capital accionario de una aerolínea local.
Según la secretaría de Ricardo Jaime, hace rato que los Maggio deberían haber buscado el concurso de acreedores para resolver el lastre de su millonaria deuda. SW lo hizo pero fundamentando su cesación de pagos no sólo en la crisis sino en la “intempestiva” caída de la ayuda económica oficial. De esa forma, la empresa consolida sus obligaciones y gana tiempo para afrontarlas, después de negociar con sus acreedores nuevas condiciones de pago. O le deja una carga más liviana a su eventual comprador.
La suerte quiso que el trámite recayera en el juzgado de Norma Di Noto, que está a cargo del complejo concurso de Aerolíneas Argentinas, paralizado porque el Gobierno no aprueba los últimos balances por la sospecha de que Marsans Air Comet –la española dueña de la mayoría– compró deuda concursal con dinero del Estado español, transformándose en su principal acreedor. La sospecha de esa presunta maniobra enturbió el ambiente aerocomercial, donde no está claro qué actores estarán en pie en el corto plazo.
La otra recomendación oficial a la empresa de Maggio-Eurnekian fue que achique su estructura de costos, algo sobre lo que la compañía acaba de anunciar como “más despejado” el panorama, después de que los hermanos Maggio declararon en Tribunales sin quedar detenidos. El modelo para economizar la operación está muy a mano, será similar al que utilizan nuevas aerolíneas de bajo costo que irrumpieron en el mercado argentino con gran éxito, como la brasileña Gol o la española Air Madrid. Ambas venden pasajes a muy bajo precio pero sólo a través de un call center, como hará SW.A diferencia de aquéllas, ésta promete mantener su servicio de catering y operar según las normas de seguridad IOSA internacional, que no distinguirían a sus competidoras.
El subsecretario de Transporte Aéreo, Ricardo Cirielli, defiende como un lema sumar una aerolínea que ocupe algunos espacios desatendidos por AA: cargas, ciertos destinos de cabotaje sobredemandados por el turismo internacional y otros menos seductores pero reclamados por algunas provincias. Para ello, le bastaba el ingreso de LAN, absorbiendo a los empleados de Lafsa, y a los de SW.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.