ECONOMIA

Lámparas chinas que no ahorran, iluminan poco y duran menos

 Por Raúl Dellatorre

No sólo con buenas intenciones se consigue un uso más racional de la energía. Un estudio técnico realizado por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) sobre un total de 600 lámparas de las denominadas de bajo consumo, de distintas marcas, permitió determinar que en gran parte de los casos no consumen menos que las bombitas incandescentes, iluminan poco y duran menos. Con un precio más alto que las lamparitas comunes, las lámparas de supuesto bajo consumo son ofrecidas en una gran diversidad de marcas en las principales cadenas de hipermercados. Lo significativo es que todas, sin excepción –destacan los técnicos del INTI– son oriundas de China, más allá de que las marcas con las que se ofrecen son reconocidas firmas de primera línea de origen estadounidense, alemán u holandés. El INTI ya elevó sus conclusiones a la Subsecretaría de Defensa del Consumidor, a través de un informe que no sólo pone en evidencia el incumplimiento de las prestaciones ofrecidas por el producto, sino que además pone en tela de juicio el propio régimen de certificación de calidad, que aprobó productos que ni siquiera podían cumplir con las normas elementales de seguridad eléctrica.

Las góndolas de los hipermercados ofrecen una variedad inagotable de marcas de lámparas de bajo consumo: Philips, General Electric, Osram, Sica, Magnum, Sylvania, Alcaluz son algunas de las marcas que presentan lámparas de 20 watts que prometen rendir tanto como una bombita común de 60 watts. La recurrente queja de los consumidores acerca del bajo rendimiento de estas lámparas llevó al INTI a practicar un estudio sobre 600 casos, de distintas marcas, de las ofrecidas en el mercado.

La primera irregularidad que detectó el Instituto, Departamento de Luminotecnia, fue que la potencia de las lámparas de bajo consumo resultaba en gran parte de los casos, sensiblemente inferior al valor indicado en el envase. El segundo factor de falencia en estos productos que surgió fue el de la vida útil. Mientras que la duración indicada en los envases varía desde 3000 horas hasta 8000, el INTI encontró que en algunas marcas “un porcentaje importante se extingue ya antes de las 100 horas”.

El informe del INTI destaca, en este punto del análisis, además, que “para tres de las marcas estudiadas hubo lámparas que interrumpieron su funcionamiento produciendo cortocircuitos en la instalación”. Lo notable es que absolutamente todas las lámparas comercializadas en el mercado interno “llevan en su envase el sello oficial de seguridad eléctrica ‘S’, basado en las certificaciones de organismos privados como IRAM, Bureau Veritas y TUV; estas dos últimas habrían certificado la seguridad eléctrica de las tres marcas que produjeron cortocircuitos”. Las marcas aludidas, que aparecen en el informe, son Barrow, M2 y Lucce Nuova, con porcentajes de “mortalidad” de sus lámparas de bajo consumo después de 100 horas de encendido, del 66, el 40 y el 21 por ciento, respectivamente.

“Las empresas certificadoras son firmas de prestigio y reconocimiento internacional, pero los resultados ponen bajo cuestionamiento este régimen”, señaló una alta fuente del INTI que tuvo intervención directa en el estudio. “Se han verificado defectos de prestación bastante groseros y en una proporción apreciable de casos”, apuntó la misma fuente, que además explicó que cuando se trata de productos importados, “lo que hace la certificadora instalada en el país es validar los certificados emitidos en origen”. En todos los casos analizados, se trató de productos originarios de China, aunque de distintas marcas. La baja performance de la mayoría abrió un manto de sospecha sobre la autenticidad de las certificaciones en origen.

Gran parte de estas lámparas son importadas directamente por las cadenas de hipermercados. Sin embargo, éstas podrían eludir toda responsabilidad sobre el mal desempeño de sus productos. “No hay ningún tipo de compromiso legal, salvo que pueda estar alcanzado por las obligaciones de lealtad al consumidor, aunque el mecanismo para conseguir una sanción por un tema así es bastante tortuoso”, señaló la fuente del INTI. El tema, de todos modos, ya está en manos de la Subsecretaría de Defensa del Consumidor.

Compartir: 

Twitter
 

El INTI analizó 600 lámparas de distintas marcas, todas de origen chino.
Imagen: Alejandro Elias
SUBNOTAS
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared