ECONOMíA › REDITUABLE ESTRATEGIA DEL BC EN EL MANEJO DE LOS DOLARES ATESORADOS

Ganar millones con las reservas

Muchas más reservas en el Tesoro del Banco Central y también mucha más renta con las inversiones de esos fondos. En lo que va del año la utilidad contabilizada es casi la mitad de toda la de 2006.

 Por Claudio Zlotnik

A este ritmo, las ganancias del Banco Central duplicarán este año las obtenidas durante 2006. La constante acumulación de reservas –que ayer alcanzaron los 38.100 millones de dólares– y la estrategia de inversiones de la autoridad monetaria permitirán lograr ese resultado. Las compras de euros, oro y libras esterlinas, activos que se están revalorizando en los mercados internacionales, resultan claves para obtener el abultado beneficio. En los primeros 110 días del año, el Banco Central contabilizó una utilidad de 600 millones de dólares. Ese monto representa casi la mitad de lo que la autoridad monetaria embolsó a lo largo de todo el 2006: 1401 millones de dólares. En términos anualizados significa que el BC está consiguiendo de las reservas una renta del 6,1 por ciento, por encima del 5,7 por ciento de 2006.

La diversificación de las inversiones se profundizó a partir de los cambios en el escenario financiero internacional. En los últimos meses, el dólar fue perdiendo terreno frente a monedas fuertes como el euro y la libra esterlina y también frente al oro. El déficit de las cuentas públicas en los Estados Unidos hace prever que la debilidad del billete verde se extenderá, y el Banco Central quiso aprovechar esa situación. Por otra parte, hubo una extensión en los plazos de los bonos del Tesoro estadounidense que el Central tiene en su cartera, lo que también ayudó a mejorar el rendimiento de las reservas.

Las inversiones que más rédito le dieron al BC fueron las compras de euros y libras. Durante el último año, las reservas de euros pasaron de estar unas décimas por debajo del 10 por ciento a estar más cerca del 11. El “escenario base” que se planteó el organismo es mantenerse en torno a ese porcentaje, al menos en el mediano plazo.

El hecho de que varios bancos centrales hayan salido al mercado internacional a comprar euros ayudó a fortalecer la moneda europea. En Reconquista 266 recuerdan que, antes que el dólar, la moneda de referencia a nivel global era la libra esterlina, hasta que fue perdiendo relevancia a manos del billete verde. La especulación es que ahora también existe un proceso de transformación, con el dólar compartiendo cartel con el euro. La cotización de esta moneda frente al dólar está en 1,36, a punto de quebrar el record histórico de 1,3645.

En los últimos meses también hubo compras de libras esterlinas. En relación con las reservas totales, el stock saltó de 1,0 a 1,5 por ciento. Y no se descarta llevarlo al 2,0 por ciento. Equivalen a 285 millones de libras (570 millones de dólares). Con una inflación anualizada del 3,1 por ciento, que superó al 2,0 por ciento previsto por el Banco de Inglaterra, esa entidad estaría a punto de elevar la tasa de interés. Este panorama, al que se suma una economía que crece con fuerza, hace prever que la libra esterlina seguirá fortaleciéndose frente al dólar.

La tenencia de oro también aportó beneficios al balance del Banco Central. Un 4 por ciento de las reservas se encuentra invertido en ese metal precioso. Un año atrás, la onza valía alrededor de 520 dólares, y ahora está a un paso de quebrar el record de 700 dólares de mayo del año pasado. Hoy, por cada onza se pagan 685 dólares. De todos modos, al BC se le hace complicado ahorrar en oro, porque debe adquirirlo en lingotes y luego transportarlo en una maniobra compleja que tiene como objetivo evitar eventuales pedidos de embargo de parte de los “holdouts”.

Al contrario de lo que ocurre con el euro y la libra esterlina, el yen está perdiendo posiciones. En la actualidad, aproximadamente el 0,5 por ciento de las reservas se atesoran en la moneda japonesa, cuando históricamente había sido de un 1,0 por ciento. En este caso, el BC no hace más que acoplarse a los flujos de capitales internacionales. En el mercado existe consenso de que el yen tiene más chances de seguir desvalorizándose que de mostrar una recuperación.

Por último, la estrategia financiera también está vinculada con la cartera de bonos dolarizados. La mesa de operaciones suele ser muy activa en el mercado de títulos del Tesoro estadounidense, con la idea de ir alargando la “duration” de esas inversiones.

El fuerte incremento de las ganancias del Central está vinculado no sólo con los movimientos de las inversiones, sino también con el mayor volumen de las reservas. Durante 2006, el stock subió de 18.500 a 32.000 millones de dólares. Y en lo que va del año se sumaron 6100 millones.

Esta acumulación de fondos tiene como contrapartida una creciente emisión de títulos (Letras y Notas), que el Banco Central utiliza para esterilizar los pesos emitidos para adquirir divisas y que le significan un egreso de fondos. De acuerdo con la consultora AMF, especializada en finanzas, esas erogaciones treparon a 1640 millones el año pasado por las tasas pagadas. Y seguirán abultándose durante 2007, ya que el stock de pasivos trepa a la friolera de 50.000 millones de pesos. En el BC aseguran que las utilidades del BC superan ampliamente esos pasivos y que, por lo tanto, el programa monetario es consistente.

Compartir: 

Twitter

Martín Redrado, presidente del Banco Central, diversificó las inversiones de las reservas.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.