ECONOMíA › COMPROMISO DE PETROLERAS PARA REDUCIR EL VALOR DE LAS NAFTAS

Bajar el precio para poder exportar

En un acuerdo con el Gobierno, Repsol, Petrobras y Esso aceptaron retrotraer las naftas y el gasoil al valor vigente a fines de octubre. La rebaja será de entre 10 y 15 por ciento. Si cumplen, les permitirán volver a exportar. Shell no se sumó.

 Por Fernando Krakowiak

Repsol-YPF, Petrobras y Esso acordaron ayer con el gobierno retrotraer los precios de sus naftas a los valores vigentes el 31 de octubre del año pasado. Las petroleras se negaron a precisar cuánto costará el litro de los distintos combustibles porque no hay un precio uniforme para todo el país, pero se estima que a partir de hoy la rebaja será de entre 10 y 15 por ciento. Fuentes oficiales informaron a Página/12 que, si las empresas cumplen, el Gobierno liberará las exportaciones la semana próxima. Shell quedó fuera del acuerdo. Por lo tanto, podría ser la única firma para la cual continúe vigente la prohibición de vender petróleo refinado al exterior.

Las negociaciones entre el Gobierno y las petroleras comenzaron el lunes pasado, luego de que la secretaría de Comercio Interior cerrara las exportaciones de nafta y gasoil, con el argumento de que las empresas estaban privilegiando las ventas al exterior en detrimento del mercado interno. El instrumento que hizo valer el secretario Guillermo Moreno fue la ley de Abastecimiento. Por lo tanto, no se sancionó ninguna resolución adicional. Simplemente se informó que la Secretaría de Energía no otorgaría más permisos de exportación hasta que el mercado interno estuviese abastecido normalmente y los precios se retrotrajeran al nivel vigente en octubre.

La drástica decisión tomada por el Gobierno llegó luego de protagonizar durante varios meses un tira y afloje con las petroleras. Desde principios del año pasado, las empresas fueron subiendo los precios de la nafta y el gasoil de manera gradual y sostenida. Cada vez que la prensa daba cuenta de las subas, el Gobierno intimaba a las compañías para que dieran marcha atrás hasta que la situación volvía a repetirse. El incidente se produjo al menos tres veces, hasta que a mediados de noviembre el Ejecutivo elevó las retenciones a las exportaciones para ponerle freno a la maniobra. La medida no dio el resultado esperado porque los precios siguieron subiendo y encima los combustibles comenzaron a escasear en varias regiones del país. Por ese motivo se decidió subir la apuesta.

En Repsol aseguraron a Página/12 que los únicos combustibles refinados que exportan son fuel oil y naftas de baja calidad, que no se consumen en el mercado interno. Por lo tanto, la restricción no sólo no incrementaría la oferta local sino que la pondría en riesgo porque el proceso de refinación que permite obtener los derivados del petróleo es uno solo y sin el incentivo de la exportación esa actividad disminuiría. Sin embargo, con su decisión el Gobierno obligó a los españoles a consensuar una baja de precios.

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, adelantó ayer por la mañana que la negociación estaba avanzando. “En el tema naftas, estamos por encontrar un punto de acuerdo; estuve hablando con la gente de Repsol-YPF, con Antonio Brufau (su presidente), ellos están haciendo un esfuerzo y nosotros confiamos que en el día de hoy (por ayer) vamos a tener resuelto el asunto. Esto es importante porque Repsol es la empresa testigo y si resolvemos el tema con ellos, todo será más fácil”, afirmó. Finalmente, por la tarde se informó el cierre del acuerdo. Desde el gobierno destacaron que Petrobras y Esso también se sumaron. Voceros de la firma brasileña confirmaron su adhesión y agregaron que van a monitorear que se cumpla con la rebaja de precios en sus estaciones, pero en la compañía estadounidense fueron más cautos. Tomás Hess, vocero de la firma, se limitó a declarar ante Página/12 que “Esso continuamente monitorea y evalúa las condiciones del mercado y toma las decisiones de precios en función de las mismas para ser competitivo”. Eso puede significar que va a bajar los precios para no quedar relegado frente a Repsol, tal como especulaba el Gobierno.

La multinacional anglo-holandesa Shell, en cambio, no se sumó a la iniciativa debido al conflicto que mantiene con el Gobierno. En 2006 también había resistido una intimación que llevó a las petroleras a importar gasoil para abastecer el mercado interno. Además, a fines del año pasado se le aplicaron multas millonarias por desabastecimiento e incluso el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, llegó a solicitar ante la Justicia la pena de prisión para sus principales directivos. Fuentes oficiales confirmaron ayer a este diario que la prohibición de exportar combustibles líquidos seguirá vigente para esta empresa. Esa discriminación es posible porque la autorización se le otorga a cada firma por separado luego de verificar si cumple con el abastecimiento interno.

Es difícil precisar cómo van a quedar los precios a partir de ahora porque la dispersión es muy alta, incluso dentro del área metropolitana. No obstante, si se toman en cuenta los valores que la Secretaría de Energía publicó en octubre, en Capital Federal la nafta premium debería bajar a 2,27 pesos en promedio, la súper a 2,01 y el gasoil de mejor calidad a 1,75.

Compartir: 

Twitter
 

Desde principios de 2007, las empresas subieron los precios de manera gradual y sostenida.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.