ECONOMíA › LLEGAN DIVISAS, PESE A LA TENSION EN LOS MERCADOS

Dólares que nadie esperaba

Los bonos de la deuda registraron ayer subas de hasta 7,5 por ciento, en un contexto de fuerte ingreso de capitales al país. En despachos oficiales estimaron que ayer entraron 90 millones de dólares y que en la semana redondearon unos 600 millones. Esta tendencia tiene lugar a pesar de las turbulencias en Wall Street, ante el creciente temor a una recesión en Estados Unidos. En ese mercado, el índice Dow Jones retrocedió 1,9 por ciento, arrastrando a los recintos de Europa y de Brasil. Buenos Aires se anotó una merma de apenas 0,1 por ciento.

Algunos fondos internacionales, que en los últimos meses rechazaron los papeles argentinos como una forma de repudiar la intervención del Gobierno en el Indec y la manipulación del índice de inflación, ahora cambiaron de opinión y se lanzaron a adquirir bonos en pesos. Algunos títulos de corto plazo, los preferidos de los financistas, acumularon alzas de 10 por ciento promedio en la última semana. Ayer, el Par en pesos subió 2 por ciento; el Discount, 1,2, y el Bogar con vencimiento en 2018 avanzó 2 por ciento. El cupón atado al PIB, en moneda local, se disparó 7,5 por ciento.

Para evitar una caída del tipo de cambio y mantener la competitividad de la economía, el Banco Central está embolsando todos los billetes verdes que le ofrecen. Ayer, las reservas crecieron en 73 millones de dólares, hasta los 46.670 millones. La cotización del dólar terminó en 3,15 pesos para la venta en las casas de cambio.

La llegada de capitales, movimiento del que también participan las AFJP, está vinculado con las pobres chances que ofrecen los países centrales. Estados Unidos, al borde de la recesión y con tasas de interés decrecientes, ahuyenta a los operadores. Los más osados van en busca de rendimientos más jugosos en los emergentes. Hay una clara apuesta a que los bonos argentinos, apoyados en una economía que crece y mantiene su superávit fiscal, seguirán subiendo mientras que la cotización del dólar se mantendrá en los niveles actuales. A los precios de este momento de los bonos de corto plazo, los inversores extranjeros pueden obtener una renta del 17 o 18 por ciento anual en dólares.

Las dudas sobre el futuro económico en Estados Unidos persistieron. Cada vez más bancos admiten pérdidas millonarias por la crisis de los créditos hipotecarios de baja calidad. Merrill Lynch, una de las principales instituciones del sistema financiero americano, podría ser el próximo. En Wall Street circuló la versión de un quebranto por 15 mil millones de dólares. Por su parte, American Express incrementó en 440 millones de dólares sus reservas previendo una mayor morosidad de sus clientes.

Así como hay capitales que fluyen de los centros financieros a los emergentes, hay países emergentes que están capitalizando bancos estadounidenses aprovechando la crisis. Un fondo de China acaba de cerrar la compra del 10 por ciento de Bear Stearns, uno de los principales grupos de inversión de Wall Street. El emirato de Abu Dabi se quedó con una porción del Citigroup e inversores de Singapur hicieron saber que pretenden entrar como accionistas de algunos de los bancos golpeados.

Fue un grupo estadounidense, la corporación Bank of America, la que finalmente cerró trato para la compra de la entidad de préstamos hipotecarios Countrywide Financial, la mayor de ese país, en una operación valorada en unos 4 mil millones de dólares.

En este marco de incertidumbre, la onza de oro sobrepasó los 900 dólares por primera vez, aunque finalmente cerró en 897.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.