ECONOMíA › CRECIMIENTO DE 2009 DEL 4 AL 6 POR CIENTO

Todavía cantamos

 Por David Cufré

La delegación argentina expuso ante los demás miembros del Grupo de los 20 que el país está en condiciones de superar esta crisis conservando un apreciable nivel de crecimiento económico. El diagnóstico oficial es que el nivel de actividad se sostendrá por encima del 4 por ciento en 2009 y, si prosperan las soluciones que se discuten en esta cumbre para que las naciones desarrolladas acorten los plazos y la profundidad de su caída, la expansión podría llegar al 6 por ciento. El fundamento de esa proyección es que el crecimiento de 2003 en adelante estuvo apuntalado por el consumo y la inversión y que ambos pueden ser revitalizados con una política muy activa de promoción fiscal. La explicación busca rebatir el argumento de algunos economistas respecto de que la suba del PBI a tasas del 9 por ciento los últimos cinco años fue a causa del “viento de cola”.

Los funcionarios argentinos se preocuparon por destacar las bondades del modelo durante las distintas reuniones por una cuestión central: existen visibles presiones de diversos países para cambiar la composición del G-20. Reclaman que salgan algunos y entren otros para “mejorar la representatividad”. Naciones como Polonia, Hungría, otras de Europa del Este y del Africa afirman que merecen ocupar un lugar. También lo exige España, que finalmente participa en este encuentro gracias a que el francés Nicolás Sarkozy le cedió la silla que le corresponde a la Unión Europea. De lo contrario, Francia hubiera tenido en esta oportunidad dos representantes, al ejercer la presidencia temporal de ese bloque.

Los países de la UE prestan oídos a esos reclamos. La cuestión quedó en suspenso porque el gobierno de Estados Unidos está en retirada y no puede asumir una posición. Será un tema clave en la relación bilateral con la principal potencia en cuanto asuma Obama. La pretensión de aquellas naciones de entrar al G-20 es porque se supone que será el nuevo ámbito de definición de políticas globales en materia económica, frente a la imposibilidad del G-7 –los industrializados– de seguir manejándose por sí solo. El nuevo peso en el escenario internacional de China, India, Brasil y otros emergentes los obligan a tomarlos en cuenta.

Europeos del este y africanos advierten que América latina dispone de tres representantes: Brasil, México y Argentina. Ellos, en cambio, no tienen ninguno o sólo uno (Sudáfrica), respectivamente.

Pero más allá de este tema, los funcionarios argentinos aseguran que las bases del modelo no fueron afectadas y, por lo tanto, hay margen para seguir creciendo. El piso para 2009, anticipan, es 4 por ciento. Contra la visión difundida de que el boom de los últimos años obedeció centralmente al despegue de los precios de los commodities, los funcionarios advierten con números en la mano que el valor promedio de la soja en la década del ’90 fue de 227 dólares la tonelada y entre 2003 y 2007 ascendió a 253 dólares, cifra que crece a 285 dólares si se considera de 2003 a 2008. Una evolución similar registran el maíz, el girasol, el trigo y la carne. En comparación, el precio del cobre que es la base de las exportaciones chilenas se disparó de 2223 dólares en los ’90 al doble entre 2003-2007: 4436 dólares, y a 4898 entre 2003 y 2008. “Eso fue viento de cola”, apuntan, sabiendo de la debilidad de los gurúes de la city porteña por el modelo trasandino.

El mayor impacto de la crisis los funcionarios argentinos lo vinculan con la relación comercial con Brasil. Sin embargo, aclaran que la exposición con el socio del Mercosur ha bajado respecto de la crisis de ese país en 1999, cuando las exportaciones a ese destino representaban el 25 por ciento del total. Actualmente rondan el 20 por ciento. La clave es sostener la demanda interna y la inversión, insisten en el Gobierno. De ahí que ya empezaron a anunciarse incentivos fiscales para promoverlas. Con ello, los funcionarios creen que la crisis tendrá un impacto menos grave que en otras latitudes, aunque admiten que la retracción frente a los datos de los últimos años es inevitable.

Compartir: 

Twitter
 

Jorge Taiana y Carlos Fernández. Buenos números para exhibir.
SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.