EL MUNDO › UN REFUERZO PARA LA FRONTERA CON COLOMBIA

Ecuador compra aviones y radares

Ecuador comprará 24 aviones y radares más modernos para reforzar la seguridad de la frontera norte con Colombia. Como su vecino, Quito decidió optar por los Supertucanos brasileños, unos aviones no muy grandes y fáciles de maniobrar, valuados en unos 270 millones de dólares. “Tienen bastante precisión en el ataque a tierra y capacidad de combate aéreo”, explicó ayer el nuevo comandante de la fuerza aérea, Rodrigo Bohórquez. Las palabras del jefe militar demuestran que a partir de ahora las FARC no son su única preocupación. La guerrilla colombiana no maneja aviones como para participar de un combate aéreo.

El ataque de las fuerzas armadas colombianas contra el campamento del ex número dos de las FARC, Raúl Reyes, dejó en evidencia las falencias de la seguridad fronteriza, no sólo para advertir la presencia de la guerrilla, sino también la violación terrestre y aérea de Bogotá. El presidente Rafael Correa tomó nota y desde entonces cambió casi toda la cúpula del Ministerio de Defensa, las fuerzas armadas, la policía y los servicios de inteligencia. Con ello, sostuvo, buscó asegurarse “mandos leales” y repensar profundamente las instituciones.

Según denunció el mandatario, las fallas de inteligencia no se debieron sólo al atraso tecnológico de los militares, sino especialmente a la filtración de servicios de espionaje extranjeros, como la CIA. La antigua cúpula militar rechazó la supuesta influencia norteamericana y responsabilizó de todo a los “viejos y deficientes” radares.

Este mes el mandatario prometió modernizar las fuerzas armadas y adelantó que, de ahora en más, cualquier incursión al territorio nacional, sea de un ejército o de una guerrilla, sería considerado una “acción de guerra”. Con esta nueva doctrina en mente, el gobierno ecuatoriano decidió agregar a la compra de aviones nuevos radares. “Para evitar nuevas incursiones por la frontera norte”, explicó el comandante Bohórquez, reconociendo en parte el argumento de los ahora generales retirados.

El ministro de Defensa, Javier Ponce, reiteró el compromiso del presidente Correa y dejó en claro que todos los esfuerzos estarán concentrados, ya no en la frontera sur con Perú, sino en la lindante con Colombia. “Lo que buscamos es dotar a los militares de todos los medios posibles para garantizar la seguridad de la zona limítrofe norte, a donde se dirigen los esfuerzos”, señaló Ponce. En esa zona todavía se encuentran los tres mil soldados que Correa movilizó apenas días después del ataque colombiano contra el campamento de las FARC. Por ahora no tienen previsto volver a los cuarteles pronto.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.