EL PAíS › LA OPOSICIóN Y EL CAMBIO EN EL MINISTERIO DE ECONOMíA

Todos juntos para criticar

Los opositores coincidieron en que no habrá mayores modificaciones en materia económica y que el cambio de Lousteau por Fernández concentra más poder en Kirchner. Binner abandonó su habitual mesura y se anotó entre los más duros.

 Por Werner Pertot

Ayer fue un día opositor. Los adversarios de los más variados colores salieron a cuestionar el recambio abrupto del ministro de Economía y la falta de políticas para controlar la inflación. Nadie se quedó sin opinar. Primera en la fila estuvo la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, quien interpretó que la renuncia confirma que “quien gobierna es Néstor Kirchner” y que “Cristina sale debilitada”. Sin quedarse atrás, el jefe Mauricio Macri advirtió que “es preocupante comprobar que el manejo de la economía no depende del ministro”. El gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, que hace un culto a su mesura, sorprendió con una frase: “Verdaderamente, necesitamos que haya un solo presidente”.

Binner también advirtió que “a esta altura deberíamos tener un equipo económico que dé respuesta a las necesidades sociales”. “Necesitamos que haya políticas que defiendan a nuestro campo. Eso es una preocupación, más allá de los hombres que, obviamente, tiene la Presidenta todo el derecho de nombrarlos”, concedió. El gobernador socialista tampoco ocultó su malestar con el discurso de Kirchner. “Hay que saber que en las funciones públicas uno tiene plazos. Y después hay que darles lugar a los que ganen las elecciones. Cuando le di la llave de la municipalidad (de Rosario) al ingeniero Miguel Lifschitz fue un momento difícil en mi vida. Me tocó irme a mi casa. Pero es así la democracia”, evocó Binner, para mostrarle a Kirchner cómo se predica con el ejemplo.

El gobernador de Santa Fe también respaldó el índice de inflación provincial, que llegó al 4,2 por ciento (tres veces el índice del Indec para el área metropolitana). “Tenemos al frente del Indec provincial a una persona en la que confiamos y esa cifra no la vamos a modificar”, se plantó Binner, al tiempo que se desmarcó de Macri y su visión de una inflación descontrolada. “No creo que estemos en ese nivel. Sí hay que hacer algo para que la inflación no continúe. El salario del trabajador es el que más sufre”, indicó.

Con su humor inquebrantable, el ex intendente Luis Juez afirmó, socarrón, que “Lousteau hace 24 horas era un pibe brillante y hoy es un inútil absoluto”. “Claro, si no se pudo peinar en cinco meses, ¿cómo iba a manejar la economía?”, ironizó el cordobés ante Página/12. Sobre el ministro reemplazante, dijo que “como se llama Fernández, debe ser bueno”. Remarcó que “en realidad, el ministro de Economía es Néstor Kirchner y habría que sincerarlo. ¿Para qué vas a tener un ministro si las decisiones se toman en otro lado?”. “Venimos para atrás, veo un nivel de improvisación rayana con el apuro: es poco serio que sea más importante el barrabrava de Moreno que un ministro”, destacó Juez, quien hizo un símil con la inflación: “Para curarte del cáncer, primero tenés que reconocer que lo tenés.” “Si a la gente le mentís todos los días, le dibujás los números y después le pedís que te acompañe, estás jodido”, sintetizó.

Macri, por su parte, volvió a cargar por tercer día consecutivo contra el gobierno nacional, al que le pidió “escuchar al otro y salir de la confrontación”. También le exigió que el ministro de Economía “pueda trabajar y fijar políticas con independencia de criterio”. “Hay que encarar con urgencia políticas consistentes para frenar el flagelo de la inflación”, insistió el ingeniero.

Al jefe lo secundó, esta vez, Gabriela Michetti, quien interpretó que en el gobierno nacional “hay un poco de encierro y microclima”. “El discurso de Kirchner es todo lo contrario al espíritu que necesitamos de nuestros dirigentes políticos. No es positivo y fomenta la conflictividad, que no resuelve las cosas”, planteó Michetti a este diario. “El cambio de un funcionario no significa nada si no se pone sobre la mesa la realidad y se encamina el diálogo”, insistió.

En tanto, Carrió destacó que “el fortalecimiento de Guillermo Moreno es un cachetazo a toda la Nación”. E interpretó que la designación de Carlos Fernández es “un salto a la irracionalidad política y económica” y “una muy mala noticia para el campo y para toda la Nación”. “Es una apuesta tremenda a la violencia, a la irracionalidad y a una intervención directa de Kirchner, que ahora pasa a controlar todos los ministerios, sin capacidad ninguna de la propia Presidenta, que cada vez se ve más debilitada”, consideró la líder de la CC. “Desde ahora, el único responsable es Néstor Kirchner, quien es el dueño del poder absoluto y es claro que vamos hacia la ruptura con el campo: rompe el dialogo y lleva a una guerra”, vaticinó.

“Carlos Fernández es otra señal de que la economía sigue en manos de Néstor Kirchner y Guillermo Moreno”, coincidió el titular del Comité Nacional de la UCR, Gerardo Morales. “El ex presidente está descontrolado y Cristina sigue perseguida por un golpe de Estado que no tiene ningún asidero. Cristina no reacciona y demuestra una gran incapacidad para gestionar. Es lamentable”, dijo el dirigente radical, quien recomendó para atacar la inflación –a la que estimó en el 30 por ciento– “bajar el gasto público y sincerar algunos tramos de las tarifas, especialmente el gas”. “La Presidenta debe remover a Moreno y reconocer la inflación para recuperar el camino. Estamos a tiempo, seguimos con viento de cola y la situación internacional es óptima para nuestros productos”, reconoció.

El ex líder de Recrear, Ricardo López Murphy, consideró que “los problemas que tenemos en la economía se deben al descontrol político”. “Me preocupa el discurso de Néstor Kirchner. Acusar a los productores de las muertes en las rutas es un poco mucho”, cuestionó.

En tanto, el diputado de la CTA Claudio Lozano le restó importancia a la salida de Lousteau porque “estaba dibujado, como ocurre con los ministros que han estado al mando después de Lavagna”. Con el ministro que asumió “no cambia nada”, analizó el dirigente. “Hemos ingresado en una etapa distinta en la cual todas las condiciones que habían hecho posible la recuperación de la economía argentina desde 2002 hasta 2007, hoy están puestas en cuestión”, alertó el economista de la CTA. “El ciclo que está cumplido no es el de Lousteau, sino el de Kirchner”, se sumó el legislador porteño del mismo espacio Martín Hourest.

Desde el ARI Autómono, Eduardo Macaluse estimó que “la economía la va a manejar Moreno corrigiendo la realidad a martillazos”. El diputado sostuvo que la designación del nuevo ministro “no agrega ninguna novedad en el panorama político, ni siquiera hay un apellido nuevo”. “Fernández va a ser un hombre de transición que le va a hacer el trabajo sucio a Martín Redrado”, dijo. Su compañero de bancada, Carlos Raimundi, señaló que esta es “la crisis más gratuita de la historia”. “El país necesita desmorenizar y el Gobierno se ultramoreniza”, opinó.

“La caída del ministro de Economía representa que ganan los sectores más autoritarios: Moreno y Kirchner. Vamos de Guatemala a Guatepeor”, se lamentó la dirigente del MST Vilma Ripoll. “Sin embargo, el cambio de gabinete refleja sobre todo la crisis que tienen por la pérdida de base social y la caída de la imagen de Cristina con el conflicto del campo”, indicó la dirigente. “En vez de tomar medidas en contra de la oligarquía, como la reforma agraria, favorecen la concentración”, arremetió Ripoll, quien denunció que el Gobierno “niega la inflación y patotea con Moreno al Indec. Tendría que sacar el IVA a la canasta básica, actualizar los planes sociales –que siguen siendo de 150 pesos– y reabrir la negociación salarial”.

Por su parte, Néstor Pitrola, del Partido Obrero, ofreció otro tipo de análisis: “El despido de Lousteau forma parte del golpe de mercado urdido por el propio gobierno para devaluar el peso. El objetivo de ese golpe devaluatorio es reforzar la caja del Estado, por un lado, y compensar a la patronal agraria por las mayores retenciones”.

Compartir: 

Twitter
 

EL PAíS
 indice
  • CAMBIó EL CLIMA DE LAS RELACIONES CON EL CAMPO A PARTIR DEL REEMPLAZO DE LOUSTEAU. PROLONGARíAN LA TREGUA
    Llegó otro Fernández y se calmaron las llamas
    Por Raúl Dellatorre
  • PANORAMA ECONóMICO
    Es la política
    Por Alfredo Zaiat
  • PANORAMA POLíTICO
    Redistribuciones
    Por J. M. Pasquini Durán
  • LOS ABOGADOS DE PATTI INTENTAN SACARLO DE MARCOS PAZ
    Defensa, en problemas
    Por Adriana Meyer
  • LA REPRESIóN EN SALTA
    Policías en apuros
  • CRISTINA KIRCHNER SE REUNIó CON REPRESENTANTES DE ENTIDADES DE MEDIOS DE COMUNICACIóN
    Un encuentro con buenos modales

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.