EL MUNDO › EN VENEZUELA EL CHAVISMO GANO EN DIECISIETE ESTADOS Y LA OPOSICION, EN CINCO

“Rojo, rojito”, con algunos manchones

El chavismo obtuvo una amplia victoria y recuperó cinco estados de chavistas disidentes. La oposición ganó en algunos de los estados más ricos y con más habitantes de Venezuela, aunque en cada uno de ellos fueron partidos diferentes.

El partido del presidente venezolano, Hugo Chávez, conquistó 17 de los 22 estados que el domingo pasado estuvieron en juego en los comicios regionales, mientras que los cinco restantes quedaron en manos de la oposición. Con estos resultados, el oficialismo mantiene el poder en una amplia mayoría de gobernaciones, mientras que la oposición ganó terreno y controlará algunos de los estados más importantes y la Alcaldía Mayor de la Capital (Caracas).

En unas elecciones en las que el oficialismo centró su campaña en un plebiscito sobre la figura de Chávez, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) obtuvo una amplia victoria. “Los venezolanos estamos viendo un mapa rojo, rojito, y se ratificó el camino de la construcción del socialismo bolivariano en Venezuela”, sostuvo el jefe de Estado una vez que el Consejo Nacional Electoral (CNE) emitiera los primeros datos oficiales de los comicios.

Desde el PSUV, partido fundado por Chávez para unificar sus fuerzas para las presidenciales de 2006, hicieron un balance positivo de los resultados ya que, además de obtener la mayoría de gobernaciones, lograron derrotar a varios hombres rebeldes del partido. Estos resultaron los grandes perdedores de estas elecciones, entre los que se encuentran los chavistas disidentes que gobernaban cinco estados: Trujillo, Aragua, Guárico y Sucre, los cuales fueron recuperados y capitalizados políticamente por el oficialismo. Incluso, Adán Chávez, hermano del presidente, alcanzó otra importante victoria para el PSUV al imponerse sobre otro disidente en Barinas, tierra natal del líder bolivariano.

Los principales logros de la oposición pasan por haberse consolidado como fuerza política en Zulia y Nueva Esparta, estados donde ya había triunfado en los comicios regionales de 2004. El caso de Zulia no es demasiado sorprendente, dado que esta poderosa región petrolera siempre ha sido contraria al chavismo e incluso es señalada como el lugar donde se gestó el intento de golpe de Estado contra Chávez en 2002. Además, la alcaldía de Maracaibo (segunda ciudad del país) quedó en poder del líder del partido opositor Un Nuevo Tiempo, Manuel Rosales, a quien Chávez amenazó con enviarlo a la cárcel durante la campaña.

La oposición logró arrebatarle Miranda al oficialismo, localidad que engloba cinco municipios caraqueños (Libertador, Chacao, Baruta, El Hatillo y Sucre). Ahora, en la Alcaldía Mayor o Gran Caracas el PSUV sólo gobierna el de Libertador. Táchira es otro estado que estaba bajo dominio chavista y que pasó a ser opositor, al igual que Carabobo, previamente gobernado por un disidente del chavismo.

Tanto Zulia como Miranda están considerados como los distritos más importantes del país y regiones políticas estratégicas, por el peso económico que representan para la nación y porque sus poblaciones sumadas superan los 6,6 millones de habitantes, de los 28 millones que tiene Venezuela.

Desde el hotel en que el PSUV montó su comando de campaña, Chávez felicitó a los candidatos opositores que triunfaron y también dijo que los resultados de los comicios lo impulsan a seguir con el proyecto de establecer el socialismo en Venezuela. “Las elecciones demostraron que aquí hay un sistema democrático y que aquí se respeta la decisión del pueblo”, agregó el mandatario, al tiempo que calificó como una gran victoria los resultados obtenidos por su candidatos.

“El PSUV se ha consolidado como la primera fuerza del país”, indicó Alberto Muller Rojas, vicepresidente del PSUV. Por su parte, el dirigente opositor Henrique Capriles, vencedor en Miranda, con un 52,56 por ciento por sobre el oficialista Diosdado Cabello, afirmó que no pretenden pelear con el gobierno nacional. Asimismo, el gobernador electo de Zulia, Pablo Pérez, aseveró que respetará al gobierno, al tiempo que también exigió respeto para el estado de Zulia. “Vamos a trabajar con el gobierno nacional, lo que nos importa es el estado de Zulia”, agregó Pérez.

Durante la campaña, el oficialismo y la oposición hicieron llamados a la población para que concurra a las urnas. Habitualmente, la abstención en Venezuela ronda el 50 por ciento, y por ello todos los candidatos multiplicaron sus llamados para que la población votara este domingo. De acuerdo con lo señalado por la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, las elecciones de este domingo arrojaron una participación popular del 65 por ciento, siendo la más alta registrada en comicios regionales y locales de este país.

Compartir: 

Twitter
 

Tras conocerse los resultados festejaron los chavistas, pero también la oposición.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared