EL MUNDO › ANTE UNA MULTITUD DECLARó LA “SEGUNDA INDEPENDENCIA” DE BOLIVIA

Evo promulgó la Constitución

En lo inmediato, comenzarán a regir cien de los 411 artículos de la nueva Constitución. Otros cien artículos necesitan reglamentaciones de un Congreso reacio. La Carta Magna fue aprobada el 25 de enero por el 61 por ciento del electorado.

 Por Sebastián Ochoa

Desde Santa Cruz

En El Alto, el presidente Evo Morales promulgó la nueva Constitución, un reclamo que había nacido en esa ciudad en octubre de 2003, durante la Guerra del Gas. En un discurso eufórico, cargado de referencias a la historia nacional, Morales dijo que “en este día histórico proclamo la nueva Constitución política del Estado, del Estado plurinacional boliviano, el inicio del socialismo comunitario, la segunda independencia”. En lo inmediato, comenzarán a regir 100 de los 411 artículos de la nueva Constitución. Para entrar en vigencia, otros cien artículos necesitan reglamentaciones del Congreso, manejado por la oposición reacia a colaborar, como lo manifestó en varias oportunidades. Ante este panorama, el Ejecutivo advirtió que aplicará la nueva Carta Magna mediante decretos.

“Después de 500 años de rebelión contra la invasión, contra el saqueo permanente, después de más de 180 años de resistencia contra un Estado colonial, después de 20 años de lucha permanente contra un modelo neoliberal, hoy, 7 de febrero de 2009, nace una nueva Bolivia”, dijo Morales a la población reunida en la alteña avenida 6 de Marzo, 3800 metros sobre el nivel del mar, frente al aeropuerto internacional que cerró una pista para no agregar más ruido al festejo.

“Gracias a la conciencia del pueblo boliviano, gracias a los movimientos sociales es que la fuerza motriz hace historia; gracias a la participación activa y permanente que garantizaron la nueva Constitución por primera vez con el voto, la conciencia y la participación del pueblo boliviano”, reconoció a los miles que se mojaron y soportaron granizo.

La nueva Constitución fue aprobada el 25 de enero pasado por el 61,43 por ciento del electorado, que consta de 3,9 millones de personas. El No, que obtuvo el 38,57, se reunió en los departamentos de la llamada Media Luna (Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija), donde son mayoría los opositores a Morales. Algunos de los prefectos, que se hacen llamar “gobernadores” desde la aprobación de los estatutos autonómicos departamentales, adelantaron que no se someterán a ninguno de los artículos de la nueva ley de leyes. Sostienen que no están satisfechos con la autonomía tal como fue acordada por el oficialismo y la oposición en octubre de 2008, cuando el Congreso modificó la mitad del proyecto de nueva Constitución para que pudiera ir a referéndum popular.

Ese pacto se había alcanzado luego de la rebelión cívica prefectural de septiembre, cuando las instituciones del Estado nacional en el oriente boliviano fueron tomadas y saqueadas por opositores a Morales. La misma suerte corrieron organizaciones y personas críticas a esas prefecturas. En Pando, el 11 de ese mes 19 personas fueron asesinadas cuando cívicos y empleados prefecturales emboscaron a tiros una marcha de campesinos simpatizantes del gobierno nacional.

Algunas dirigentes sociales sostuvieron que hoy el presidente creará el Ministerio de Autonomías y el Ministerio de Culturas, lo que no fue confirmado por el gobierno.

“Todo va a cambiar. Es un acto de ruptura y quiebre con el colonialismo, con una sociedad construida sobre la discriminación. Es la fundación de una segunda república para una transformación radical, completa, que incluya a los pueblos indígenas y originarios, sus alternativas de gobierno y de producción”, dijo a itccentury book el constituyente Raúl Prada, del Movimiento Al Socialismo (MAS), partido de gobierno.

Prada fue uno de los 255 integrantes de la Asamblea Constituyente cuyo texto, finalizado en 2007, fue modificado por el Congreso el año pasado. “Ha sido un pacto social, construido de manera dramática. Teníamos el mandato de los movimientos sociales de hacer una Constitución, pero hemos ido cediendo a las minorías. Hemos hecho muchas concesiones políticas, pero sin afectar el núcleo de la nueva Constitución, que es la entrada en vigencia del Estado Plurinacional Comunitario”, sostuvo.

El Congreso, que tiene la Cámara de Diputados controlada por el oficialismo y la de Senadores administrada por la oposición, debe dar desarrollo legislativo a más de cien artículos de la nueva Constitución. Pero muy probablemente los proyectos se traben en el Senado. En el gobierno esperan que las cámaras aprueben al menos una ley para las elecciones generales de diciembre, cuando se elegirán representantes para la Asamblea Plurinacional, nuevo nombre del Congreso. Luego de diciembre, la asamblea puede encargarse de aprobar las leyes que necesita la Carta Magna. Hasta entonces, el presidente puede tapar el bache con decretos.

Compartir: 

Twitter
 

Evo Morales, con su vice Alvaro García Linera a su derecha, tras promulgar la nueva Constitución
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.