EL MUNDO › SE CUMPLEN CINCUENTA AñOS DE LA INSURRECCIóN TIBETANA

China manda refuerzos a la frontera

China reforzó la seguridad en la frontera exterior del Tíbet con motivo del 50º aniversario de la insurrección tibetana del 10 de marzo de 1959, mientras radicales tibetanos en el exilio convocaban a masivas manifestaciones pese a que el Dalai Lama pidió una celebración discreta.

“Para proteger la estabilidad en Tíbet, hemos desplegado tropas para reforzar los controles en los puntos de entrada y en las carreteras a lo largo de la frontera (internacional) de Tíbet”, afirmó Fu Hongyu, alto responsable fronterizo. Mientras tanto, en la sesión plenaria anual del Parlamento en Pekín, el presidente chino Hu Jintao llamó ayer a los líderes del Tíbet a que levanten una “Gran Muralla” contra el separatismo.

“Debemos construir una Gran Muralla en nuestro combate contra el separatismo y salvaguardar la unidad de la Madre Patria”, declaró el presidente chino a los representantes tibetanos.

China advirtió que los grupos de exiliados tibetanos pueden intentar desestabilizar la región desde zonas fronterizas en Nepal o India. Grupos radicales tibetanos exiliados en India anunciaron, por su parte, que celebrarán el 50º aniversario de la sublevación con grandes manifestaciones, a pesar de que el Dalai Lama, exiliado en la localidad india de Dharamsala desde 1959, llamó a sus fieles a limitar la celebración a oraciones y ceremonias.

“Diez mil personas podrían sumarse a nuestro movimiento destinado a hacer crecer la tensión con China”, afirmó Tenzin Choeyung, presidente de Estudiantes para un Tíbet Libre, un grupo que reclama la independencia del territorio y no una simple autonomía como el Dalai Lama. “Todo es posible con manifestaciones que prometen ser espectaculares”, agregó.

El secretario general de la organización radical Congreso de la Juventud Tibetana, Tenzin Norsang, también prometió manifestaciones en Dharamsala y en otras ciudades de India, como Nueva Delhi. Esta semana se conmemoran dos aniversarios simbólicos de la lucha de los tibetanos contra Pekín.

El 10 de marzo de 1959 comenzaron dos semanas de sublevación de los tibetanos contra la dominación china, que el 17 de marzo obligaron al Dalai Lama a huir a India. El gobierno tibetano en el exilio afirma que más de 87.000 personas murieron en la represión china entre marzo y octubre de 1959.

En la capital de Tíbet, Lhasa, principal escenario de las protestas del año pasado, los habitantes afirmaron haber visto fuerzas de seguridad armadas patrullando la ciudad. A pesar del refuerzo de la seguridad, en los últimos días se han registrado protestas contra Pekín en zonas de población tibetana, incluida la quema a lo bonzo de un monje tibetano.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.