CULTURA / ESPECTáCULOS › OBRAS EFíMERAS EN PAREDES DE LA CIUDAD MUESTRAN BOXEADORAS EN ACCIóN

La pegada de copar calles con arte

Rebautizado así por la artista rosarina Analía Regué, el stickboxing o arte efímero de las pegas callejeras circula por Internet y a la vez, rescata para el espacio público la mejor tradición de la gráfica. No entrenados, abstenerse.

 Por Beatriz Vignoli

¿De qué usina de ideas surgirán esas imágenes efímeras de boxeador*s en acción que, dibujadas a partir de fotos y coloreadas en un papel fino como una piel, duran lo que la lluvia les permite, pegadas en las paredes de la ciudad? Esta cronista preguntó, se enteró y visitó, en su amplio taller del barrio Bella Vista, a la autora. Es la artista plástica Analía Regué (Gálvez, 1965), quien firma como Damita Dinamita; la nombró así Mariano Del Aguila, el mismo periodista deportivo que le dio su apodo a la Hiena Barrios. Es co fundadora de la Federación de Stickboxing, que integra junto con Amorphas, Vualá, La Wife, Sauria y Gen 81. Los colores de sus dibujos evocan una versión levemente psicodélica de los oros del cielo de su barrio en el ocaso.

Lo de la Federación surgió como un chiste, jugando con la idea del arte como un deporte; el nombre de Stickboxing se le había ocurrido a Regué a partir de un juego de palabras bilingüe entre "kick boxing" y el doble sentido que la palabra "pegar" tiene en castellano. "Salir a pegar" tiene así la triple connotación de adherir (en inglés, to stick), de golpear y de salir: salir a conquistar el espacio público con el arte efímero de las pegas o stickers. Es una práctica que, además de nutrirse de las movidas callejeras del graffiti de los '70 y '80 y del hip hop de los '80 y '90, recupera lo mejor de la tradición del arte gráfico: su intención de que la belleza del arte llegue a un público lo más amplio posible, trascendiendo clases sociales y fronteras idiomáticas. Formada en diversos talleres de artistas reconocidos, Analía Regué empezó con la gráfica callejera en 1999 y su obra más conocida arrancó en una fecha clave. El 24 de marzo de 2006, a tres décadas del nefasto golpe de Estado y como parte de una convocatoria de artistas, salió a pintar esténciles con la imagen (dibujada por Breccia) del personaje de El Eternauta, protagonista de la serie homónima del guionista argentino Héctor Oesterheld, detenido y desaparecido por la dictadura militar.

El Eternauta copó varias ciudades y después nació el stickboxing. A la obra de Analía Regué (que incluye como parte significativa de la misma a su realización y difusión) se la puede leer desde los feminismos y lesbofeminismos de la igualdad que reivindican para las mujeres la conquista de ciertas prácticas y virtudes tradicionalmente masculinas: el espacio público, y también el boxeo, el deporte, el ponerle el cuerpo al propio deseo y la fuerza física en general. No por nada ella elige, como su marca propia para pegar en las calles, imágenes en colores flúo de hombres y mujeres del box: "mujeres fuertes". Imágenes, contundentes en todo sentido, de mujeres luchadoras... ¿para despertar la conciencia política? Sin embargo, Regué y sus confederados se niegan a incluir en los "rounds" a artistas gráficos cuyo principal objetivo sea político. Ella tampoco le hace asco a la posibilidad de que alguna multinacional, a través de sus cazadores de tendencias (que adoran el street art), los "descubra" y les financie materiales y viajes. Eso por ahora es una hipótesis, si bien en una ocasión puntual recibieron apoyo del Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (MACRO) para una acción ("Jab Session") en las vidrieras del bar Davis en la IV Semana del Arte. La Federación ya cuenta con un historial de tres "rounds". Un "round" es un festival de artes gráficas callejeras que se difunde por Internet y concentra luego, durante todo un día, las energías de muchos artistas gráficos callejeros en un punto clave de la ciudad. El primero, hace un año, tuvo lugar en el taller de Regué y alrededores. El segundo fue en pleno invierno en el cruce bajo el Viaducto Avellaneda. El tercero, el 15 de febrero pasado, convocó a "stencileadores" y "stickeadores" provenientes de todas partes del país en un punto que exigía poner a prueba el físico: un barco semihundido junto al puente de Rosario a Victoria.

-¿Con qué criterio eligen los lugares de encuentro para los rounds o festivales gráficos?

En cada round, se busca para stickear un espacio geográfico específico que tenga determinados atractivos. Hasta ahora el viaducto ha sido exquisito, con los arcos. El barco también, un espacio especial. Este [N. E.: su taller] es un espacio especial por el simple hecho de que salió de acá la idea, en un barrio. Siempre con esta idea de que está buena la periferia. Está bueno descentrar, está bueno que la gente se vaya como un poco de viaje dentro de la ciudad.

-Lástima que no hicieron esto a comienzos de los '90, cuando todo lo que ahora son shoppings eran fábricas abandonadas. Cuando terminó el capitalismo industrial, antes de que empezara el capitalismo financiero, hubo una tierra de nadie de fábricas vacías, llenas de yuyos, con palomas que volaban por adentro, no sabés lo que hubiera sido eso para pintar.

-Ahora hay espacios que son geniales. En las calles, siempre encuentro. También la actividad consiste en volverse un poco flanèur. No porque estás buscándolo, sino porque lo ves y decís: ¡este es el lugar!

Tenés que hacer una 'deriva' urbana, ¿no? ¡Sí! Y además es inevitable que la haga porque si ando pegando cosas por ahí...

-Claro. Tu proceso creativo se alimenta de sí mismo.

-Sí, totalmente. Entonces hay espacios que son geniales para ocuparlos con otros. Y ahí es cuando se hace pie, se ve si hay que pedir permiso o no, se gestiona todo lo que tenga que ver con eso. Inmediatamente conseguido se arma una fecha, y se arma la gráfica de difusión. Prácticamente no hay convocatoria. Porque permanentemente la gente ve las fotos, lo ve en el flicker, lo ve en la página, lo ve en el fotolog [N. E.: bitácora fotográfica en línea] de cualquiera de nosotros, y nos envía las imágenes. Porque en algún momento hicimos una especie como de primera difusión, entre nosotros y amigos, donde les pedíamos: bueno, estamos buscando gente que haga gráfica. Lo único que pedimos es que demuestren entrenamiento. Entonces, envíanos tu flicker [N. E.: página especial en Internet de registros fotográficos que documentan la actividad]. No importa si pegaron el primer sticker en la esquina de su casa o hicieron el primer stencil ayer a la tarde en la pared de enfrente o en el patio. Sí hacemos la salvedad de no meternos con productores que estén ligados fuertemente a la política, porque no vemos ese festival mezclado con los que están haciendo imágenes del Che, toda esta cosa que a veces coincide en el lenguaje, pero no en la búsqueda. Nosotros elegimos tener una búsqueda mucho más abierta. [Ver: http://stickboxing.com.ar]

Compartir: 

Twitter
 

La artista Analía Regué trabaja en su taller de Bella Vista.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.