EL MUNDO › ACTOR, POETA, PERIODISTA, BLOGGER, CORONEL CROATA Y TERRORISTA EN SU BOLIVIA NATAL

Rózsa Flores, el conspirador más raro

El aparente líder de la célula capturada en Santa Cruz era hijo de un comunista húngaro, hizo la academia militar en la URSS y se unió al ejército croata cuando cubría la guerra yugoslava para la BBC.

 Por Sebastián Ochoa

Desde Santa Cruz

Aún no se sabe si Eduardo Rózsa Flores era un terrorista que buscaba asesinar al presidente Evo Morales y a varios más. Pero sobran pruebas de que era cineasta, actor, poeta, periodista, “héroe” de la guerra de los Balcanes, ex miembro del Opus Dei y, últimamente, un activo converso musulmán. La vida y la muerte de Rózsa –llegada el jueves por balas de la policía boliviana– fue tan compleja que nadie logra entender todavía qué quería concretamente hacer con las armas y explosivos que tenía en Santa Cruz. ¿Lo habían contratado para eliminar a las principales figuras políticas del país? ¿Se había autoconvocado? El gobierno nacional aún no informa sobre las declaraciones del par de sobrevivientes del grupo armado que fueron capturados. Pero entre las variadas actividades y bandos para los que peleó, se puede hacer una idea de quién, o quiénes, era Rózsa.

Nació en Santa Cruz en 1960, hijo de un comunista húngaro y de una católica boliviana. En 1971, con el golpe de Estado de Hugo Banzer, la familia Rózsa prefirió mudarse a Chile, donde vivieron hasta que Augusto Pinochet derrocó a Salvador Allende. Entonces se establecieron en Hungría, donde el preadolescente Rózsa pudo desilusionarse del “comunismo real”. Se instruyó en la academia militar Félix Dzerzhinski, de la ex Unión Soviética.

El cruceño fue periodista de Prensa Latina, la BBC y el periódico español La Vanguardia. Como corresponsal en la guerra que terminó con la federación yugoslava, decidió tomar las armas por Croacia. Al final del conflicto era coronel y tenía 380 soldados a su mando. En una entrevista que dio a un medio afín al gobierno del venezolano Hugo Chávez, Rózsa dijo que Ernesto “Che” Guevara era “un ejemplo como pensador militar y un ejemplo en lo moral también. Es otra cosa que con el pasar del tiempo y los cambios que hemos vivido en los últimos decenios, algunas de sus postulaciones teórico-militares ya no funcionen”.

La investigación de la banda que supuestamente lideraba tiene tantos interrogantes como la cosmovisión de Rózsa. Ayer, la jueza Betty Yañiquez dictó prisión preventiva para Mario Francisco Tadic Astorga, un ex militar boliviano de 58 años, y Elot Toazo, ingeniero rumano de 29 años. Ambos combatieron en Croacia a las órdenes de Rózsa, como los otros dos presuntos terroristas muertos en el hotel Las Américas: el irlandés Dwyer Martin y Magyarosi Erpád, de Hungría.

La campaña

La violenta captura de la banda, las versiones que circulan y la falta de información hicieron que prácticamente arrancara la campaña para las elecciones generales del 6 de diciembre próximo. El oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) acusa a la oposición de tramar el asesinato de Evo Morales y de su vicepresidente. Los opositores exigen pruebas sobre tales incriminaciones, mientras afirman que el gobierno busca “victimizarse” para ganar votos.

“No quiero creer que ellos (el gobierno de Morales) sean los que preparen los atentados contra su propia gente. Más allá de las denuncias, podemos concluir que no existe una investigación seria, porque hay mucho interés político detrás de ella. No podemos olvidar que nos encontramos en un año electoral”, dijo el presidente del Senado, Oscar Ortiz, de Poder Democrático Social (Podemos).

Según el Ministerio de Gobierno, los sobrevivientes declararon que el miércoles pasado pusieron una bomba en la puerta del cardenal Julio Terrazas, aliado a los opositores prefectos de la Media Luna, “para distraer” y hacer que se vea como un atentado realizado por el gobierno nacional.

La balacera en el hotel que terminó con la muerte de los tres supuestos terroristas y la captura de los otros dos fue el jueves a las cuatro de la mañana. A las 6.30, la policía allanó la Feria de Exposiciones de Santa Cruz en busca de armas y bombas, encontradas en el stand de la Cooperativa de Comunicaciones de Santa Cruz. La feria y Cotas, como la cooperativa de electricidad, de agua y varias empresas locales, tienen buenas relaciones con la Prefectura y el comité cívico opositor. El gobierno pidió a estas empresas y cooperativas que “colaboren” con la investigación. Según estos grupos, se trata de un “show” montado por Morales para afectar la imagen de la “institucionalidad cruceña”.

Los uniformados, que según el gobierno habían seguido por días al grupo de Rózsa, vieron que llevaron cajas al stand de Cotas. Allí fueron cuando terminaron su faena en el hotel Las Américas. Según informes policiales, el grupo pretendía asesinar –entre otros– a Morales, a su vicepresidente, Alvaro García Linera, al prefecto cruceño, Rubén Costas, y al presidente de la Cooperativa de Electricidad de Santa Cruz, Germán Antelo, ex presidente del Comité Pro Santa Cruz. Para explicar esta contradicción de objetivos, que mezcla a las máximas autoridades del país con figuras de alto perfil de la oposición, la policía tiene una hipótesis. Según los investigadores, los complotados querían eliminar a líderes de los bandos políticos enfrentados para generar confrontaciones violentas en la población. Así buscarían propiciar la separación de Bolivia en occidente y oriente. Ahora la policía está tras la pista de un personaje sólo identificado como El Viejo, quien supuestamente había organizado al grupo.

Una de las pistas a seguir aparece en una de las páginas web de Rózsa, que también tenía esa afición. En www.eduardorozsaflores.blogspot.com aparecen links con el grupo Nación Camba, una organización separatista cruceña. Pero su fundador, Sergio Antelo, se apresuró a aclarar que ellos no tienen nada que ver con el multifacético hombre de armas. Y sostuvo que Nación Camba “siempre ha combatido con las fuerzas de las ideas, nunca con la violencia”.

Poco antes de morir, Rózsa habló del contexto político de América latina. “Si bien es verdad que soplan vientos si no totalmente nuevos al menos frescos en nuestro continente, aún queda mucho por hacer para que todos los pueblos y naciones americanos disfruten plenamente de los derechos que les corresponden. El camino es largo, pero de nuevo se ha encaminado esa nuestra nación mezoamericana por las grandes alamedas que levarán a la libertad, al progreso, y a conquistar un mundo necesariamente más justo y que será de todos y para todos, sin excepciones.”

Compartir: 

Twitter
 

Rózsa Flores en el centro del misterio: ¿buscaba crear una guerra civil en Bolivia?
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.