EL MUNDO › EL BRASILEñO INVITó AL ESTADOUNIDENSE A REUNIRSE CON UNASUR

Lula y Obama hablaron del golpe y las bases

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dialogó ayer por teléfono con su par de Brasil, Luiz Lula Da Silva, y le ratificó su “compromiso” de mantener las relaciones con la región así como su deseo de encontrarse de nuevo durante la cumbre del G-20 en Pittsburgh, a finales de septiembre.

Lula, en tanto, reclamó “garantías jurídicas” tanto de Estados Unidos como de Colombia de que la presencia de los soldados norteamericanos en las bases tenga como finalidad “sólo el combate al narcotráfico”, según informó tras el diálogo telefónico el canciller de Brasil, Celso Amorim.

Por su parte, la Casa Blanca señaló en un comunicado que Obama “reafirmó su compromiso de mantener las largas relaciones de Estados Unidos en la región y su deseo de trabajar de modo constructivo con Brasil y otros países del hemisferio para ayudar al avance de la democracia, la seguridad y la prosperidad de los pueblos de las Américas”.

De acuerdo con la nota oficial, Obama aguarda deseoso la próxima cita con Lula, en la Cumbre del G-20, en la ciudad estadounidense de Pittsburgh, entre el 24 y 25 de septiembre, donde espera “reforzar” la alianza con Brasil.

Además de conversar sobre asuntos bilaterales, señaló Amorim, Lula también abordó con Obama la situación en Honduras tras el golpe que desplazó del poder al presidente Manuel Zelaya. El lunes viajará a Honduras una delegación compuesta por siete cancilleres de países afiliados a la Organización de Estados Americanos, entre ellos el canciller argentino Jorge Taiana, con el objetivo de hacer cumplir la resolución del organismo que exige la restitución del depuesto presidente Zelaya.

Respecto de la cuestión de las utilización de bases militares colombianas por parte de Estados Unidos, Amorim informó que Lula solicitó a Obama que sugiriese una fecha y lugar para reunirse con la Unasur. Los mandatarios sudamericanos se reunirán el viernes en Bariloche para tratar el tema, según acordaron el 10 de agosto en una agitada reunión del bloque regional que tuvo lugar en Quito, sin la presencia del mandatario colombiano Alvaro Uribe.

Lula “reiteró que respeta la soberanía de Colombia, pero destacó que la región está sensibilizada (por el asunto de las bases militares) y que en algunos países, esa sensibilidad es aún mayor”, dijo Amorim.

El canciller relató además que Obama “considerará” la hipótesis y “evaluará” la posibilidad de una cita con la Unasur. Obama “dijo que analizará esa posibilidad con su equipo y agradeció la sugerencia”, aseguró Amorim.

Durante la charla, continuó el canciller, Lula comentó la situación en Honduras y afirmó que la vuelta de Zelaya a su cargo “es imprescindible para la democracia en toda la región”, una posición que Obama dijo compartir, aunque ha recibido críticas del bloque latinoamericano por no actuar con mayor firmeza en pos de ese objetivo.

Lula y Obama se han encontrado personalmente en varias ocasiones en los últimos meses, la última de ellas a comienzos de julio, durante la cumbre del G-5 y G-8 en la localidad italiana de L’Aquila.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.