EL MUNDO › ISRAEL NEGó HABERLE OFRECIDO ARMAS NUCLEARES A SUDáFRICA EN EL ’75

Una noticia que cae como bomba

Unos documentos secretos revelados en un libro comprometen al presidente Shimon Peres. Cuando era ministro de Defensa se reunió con su par sudafricano en pleno apartheid y discutieron la venta de misiles Jericó a Sudáfrica.

 Por Catrina Stewart *

El presidente israelí, Shimon Peres, desmintió haber vendido armas nucleares a Sudáfrica cuando estaba bajo el régimen del apartheid, durante la época en que era ministro de Defensa, en 1975, según lo que se afirma en un nuevo libro que sale a la venta esta semana en Nueva York.

Los documentos secretos sudafricanos revelan que Peres se reunió con su homólogo sudafricano, PW Botha, en 1975 y discutieron la venta de misiles Jericó a Sudáfrica. Los sudafricanos entendieron que Israel estaba ofreciendo misiles con cabezas de ojiva nucleares, afirma en su libro La Alianza Secreta el investigador estadounidense Sasha Polakow-Suransky.

Las acusaciones, que fueron negadas por Israel ayer, son embarazosas para Peres, un Premio Nobel de la Paz, y ponen bajo la mira el programa de armas nucleares israelí, cuya existencia Israel se ha negado a confirmar desde larga data. Una vocera del ex presidente israelí dijo que éste nunca había discutido la venta de armas nucleares a Sudáfrica. “Israel nunca negoció el intercambio de armas nucleares con Sudáfrica”, dijo Ayelet Frisch. “No existe ningún documento o firma israelí que pruebe que tales negociaciones han tenido lugar”, añadió. No negó, sin embargo, que los dos hombres hubieran discutido la venta de misiles convencionales a Sudáfrica. En ese tiempo, un embargo voluntario del Consejo de Seguridad de la ONU que prohibía la venta de armas al régimen de Sudáfrica estaba en vigencia. Se convirtió en obligatorio en 1977.

Hablando por teléfono desde Nueva York, Polakow-Suransky dijo que los documentos dejaban en claro que el tema de las cabezas de ojiva fue discutido durante la reunión de Peres con Botha. “El tema de los misiles Jericó surgió, y se mencionó que los israelíes disponían de tres tipos de cabezas de ojiva”, dijo Polakow-Suransky. Si es verdad, el ofrecimiento sería la primera evidencia documental de una relación nuclear con Sudáfrica. Hace tiempo que muchos sospechan que Israel gozaba de lazos nucleares ocultos con Sudáfrica en las décadas de 1970 y 1980. En septiembre de 1970, un satélite descubrió un flash de luz en el Atlántico sur, a varios kilómetros de la costa de Sudáfrica.

Se dice que Israel aumentó sus relaciones nucleares con Sudáfrica a fines de los años ’70, después de que otras potencias occidentales cortaran la cooperación con el régimen del apartheid. Sudáfrica siempre negó oficialmente que se hubiera dirigido a Israel por temas nucleares y los altos oficiales del ejército siempre negaron cualquier cooperación.

En el mundo entero se cree que Israel tiene armas nucleares, pero se ha negado a confirmar esta creencia. La incertidumbre sobre la verdad ha evitado una carrera regional de armas nucleares y sirve como un poderoso disuasorio para una guerra en Medio Oriente. Sin embargo, Israel agresivamente pidió sanciones contra Irán basado en acusaciones de doble discurso de otras naciones árabes. Jerusalén hasta ahora se ha negado a pedidos de unirse al Tratado de No Proliferación, que insta a los estados al desarme nuclear.

Polakow-Suransky se acercó por primera vez al gobierno sudafricano para declasificar los documentos secretos en 2006, provocando objeciones de Israel. “Confirmaron lo que hacía tiempo que sospechaba”, dijo. El 31 de marzo de 1975, el jefe del estado mayor de Sudáfrica, general Armstrong, declaró en un memo que el sistema de armas ofrecido tendría que estar armado con ojivas nucleares hechas en Sudáfrica o “compradas en otro lado”.

En la reunión entre Peres y Botha, el mismo día, en la que también estaba presente Armstrong, el ministro sudafricano demostró estar interesado en comprar misiles con la “correcta carga explosiva”, a lo que Peres respondió que tenían de “tres tamaños”. Los tres diferentes tamaños se refieren a las armas convencionales, químicas y nucleares. Un tercer documento firmado por Peres establece que la existencia de cualquier acuerdo debe permanecer secreto.

De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter

Shimon Peres desmintió haber vendido armas nucleares en los ’70, cuando era ministro de Defensa.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.