EL PAíS › ACUSAN A LA CONDUCCIóN DEL RADICALISMO DE JUGAR A FAVOR DE ALFONSíN

La interna levanta temperatura

Moreau y Storani, aliados a Cobos, criticaron a varios dirigentes nacionales porque participarán de un acto que Ricardo Alfonsín hará en Ferro. Las internas bonaerenses se realizarán el 6 de junio.

 Por Sebastian Abrevaya

A dos semanas de la elección, la interna del radicalismo bonaerense finalmente tomó temperatura. La noticia de que el diputado Ricardo Alfonsín realizará un acto en Ferro con la presencia de varios dirigentes nacionales del partido despertó la bronca del sector conducido por Leopoldo Moreau y Federico Storani, rivales del hijo del ex mandatario y aliados al vicepresidente Julio Cobos. “Antes que venir a ponerle fuego a la interna de Buenos Aires, Gerardo Morales debería ocupar su tiempo en preparar mejor su próxima interpelación al ministro Boudou, para no hacerle pasar vergüenza ajena a los radicales”, disparó un grupo de legisladores bonaerenses contra el ex titular del partido, recordando su cruce en el Senado con el ministro de Economía.

Bajo la bandera de la renovación partidaria, Alfonsín se embarcó en una difícil pelea con los históricos caciques radicales por el control de la estructura partidaria. Lleva a Miguel Bazze como candidato a presidente del comité local mientras que el tándem Moreau-Storani se resiste a perder dominio del aparato y postula a Eduardo Santín. En medio de la disputa, los ex radicales K que responden a Cobos decidieron jugar del lado de los miembros de la ex Coordinadora Nacional. En este último grupo se enrola el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, un hombre fuerte de la UCR bonaerense con ganas de pelear la gobernación.

Con un pronóstico desfavorable, Alfonsín mantiene su apuesta de nacionalizar la discusión y darle visibilidad a la puja para evitar una “interna de aparatos” en la que tiene menos chances. “Los radicales de la provincia de Buenos Aires no queremos un partido electoralmente inofensivo, por eso es necesario elegir bien nuestros candidatos, los hombres que nos conduzcan. Cuando un partido no hace bien esta tarea, luego hay fallas en la gestión”, sostuvo ayer Alfonsín, en medio de sus recorridas por la provincia.

El próximo viernes en la cancha de Ferro, se volverán a convocar los dirigentes del denominado “Grupo Rosario”, integrado entre otros por Morales, Alfonsín, Ricardo Gil Lavedra, Mario Negri y Angel Rozas. Además, se sumarán varios diputados radicales del interior, que aspiran a pelear la gobernación en sus distritos. Son los legisladores Eduardo Costa (Santa Cruz), Atilio Benedetti (Entre Ríos) y el ruralista Ulises Forte (La Pampa).

Al cruce de esa movida salió un grupo de legisladores provinciales encabezado por Ricardo Jano, Carlos García, Cecilia Moreau –la hija de Leopoldo–, Juan José Cavallari y Santiago Nino. “Nos llama poderosamente la atención que quienes, como es el caso de Morales y Rozas –que vienen desde hace 10 años teniendo la conducción nacional del partido– vengan a entrometerse en la vida interna del radicalismo de Buenos Aires en nombre de una falaz ‘Renovación’.”

El ex gobernador de Chaco recibió las críticas más duras de ese sector, a quien le aconsejaron “saldar la deuda social que quedó pendiente en una provincia con altos índices de desnutrición y mortandad infantil”. Incluso los legisladores provinciales le remarcaron que defienda hoy al apellido Alfonsín “cuando todavía los radicales de todo el país recordamos sus desconsideraciones” hacia el ex presidente al que consideraba “un piantavotos”.

El resultado de la interna del 6 de junio tendrá consecuencias importantes en las expectativas de Alfonsín como candidato presidencial del partido en 2011, lugar que disputa con Cobos y, en menor medida, con el titular del Comité Nacional, Ernesto Sanz.

Compartir: 

Twitter

La interna radical bonaerense enfrenta a los principales dirigentes partidarios.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.