EL MUNDO › LA IZQUIERDA GANA EN LIMA Y EN VARIAS REGIONES

El partido de Alan, el gran derrotado

 Por Carlos Noriega

Desde Lima

Los primeros resultados oficiales confirman el triunfo de la izquierda en Lima, como el domingo adelantaron las proyecciones extraoficiales. Al momento del cierre de esta edición, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) había dado resultados del 68,64 por ciento de los votos, los que confirmaban la victoria de Susana Villarán, de la izquierdista Fuerza Social (FS), con 38,77 por ciento, frente a un 37,18 por ciento de la derechista Lourdes Flores, del Partido Popular Cristiano - Unidad Nacional (PPC-UN). En cifras, esta ventaja significa una diferencia de cerca de 50 mil votos a favor de Villarán (1.238.887 votos contra 1.188.380), que los expertos coinciden en señalar que es irreversible. Pero hasta ayer la derecha se negaba a reconocer que había perdido. Flores insistió en que esperará que se cuente “hasta el último voto” antes de admitir su derrota.

El domingo se eligieron 25 presidentes regionales, 195 alcaldes provinciales y 1637 alcaldes distritales en todo el país. El oficialista Partido Aprista sufrió una dura derrota. Anoche tenía posibilidades de ganar solamente en una de las 25 regiones del país. En La Libertad, el principal bastión electoral del Partido Aprista, su candidato aventajaba, con un conteo al 62 por ciento, apenas por 12 mil votos al segundo, lo que dejaba abierto un final incierto. De perder en La Libertad, el oficialismo no solamente se quedaría con las manos vacías, sino que sufriría una derrota histórica en una región en la que nunca ha perdido una elección. En Lima, el oficialismo tuvo que retirar a su candidato semanas atrás por el escaso apoyo que tenía, que no superaba el 2 por ciento. “El gran derrotado es el Partido Aprista y el presidente Alan García. El resultado ha sido una debacle para el oficialismo”, le señaló a Página/12 Carlos Monge, antropólogo, historiador e investigador asociado del Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo-Desco.

Pero a los otros partidos no les fue mucho mejor. El opositor Partido Nacionalista, liderado por Ollanta Humala, solamente ganó en la región andina del Cusco. En el interior del país las elecciones de anteayer fueron dominadas por los movimientos regionales ajenos a los grandes partidos. “Esta elección ha significado una derrota de la estructura nacional de partidos”, asegura Monge. Esta dispersión del voto en los movimientos regionales no permite proyectar los resultados de las elecciones del domingo como un adelanto de lo que puede ocurrir en la elección presidencial y parlamentaria de abril de 2011.

Sin embargo, una primera conclusión es que el triunfo de Susana Villarán en Lima significa el fortalecimiento de la izquierda de cara a las elecciones de 2011. A esta victoria se suma el hecho de que al menos entre siete u ocho de los movimientos regionales que triunfaron en las municipales tienen una clara vinculación con la izquierda. “El triunfo de la izquierda en Lima y varias regiones revela que, pese a la campaña de los medios en contra, no hay una cerrazón del electorado a las opciones de izquierda como se señalaba y que la cancha está abierta para la izquierda”, afirma Monge.

Pero la izquierda todavía debe resolver sus problemas internos. La coalición que le dio la victoria a Villarán solamente se dio en Lima; en el interior del país la izquierda se presentó dividida. Un sector apuesta por la candidatura presidencial de Ollanta Humala, del Partido Nacionalista, mientras otro sector, en el que se ubica Villarán, plantea una candidatura de izquierda alternativa a la de Humala.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.