ECONOMíA › UNA DEMANDA ANTE EL CIADI DEL NUEVO DUEñO DE MARSANS COMPLICA EL TRASPASO AL ESTADO DE AEROLíNEAS

Tras el vaciamiento, las pretensiones

El holding financiero que adquirió Marsans pretende una indemnización de 1100 millones de dólares para desprenderse de las acciones de Aerolíneas y Austral. La demanda, hasta que sea desestimada, podría postergar hasta 2012 el traspaso.

 Por Cristian Carrillo

El holding Posibilitum Business, flamante propietario de Marsans y Teinver, reclama al Estado argentino 1100 millones de dólares por la expropiación de Aerolíneas Argentinas. La presentación fue realizada el 29 de septiembre último por el bufete estadounidense King&Spalding que representa al grupo ante el Centro de Arreglos de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi). Así lo informó la semana pasada la empresa en Madrid donde está la sede de la compañía. Las presentaciones de Marsans ante la Justicia son las que actualmente tienen trabada la reestatización formal de Aerolíneas. El proceso de alegatos en el Ciadi debería concluir a fines del año próximo. Los gremios aeronáuticos alertan sobre el riesgo que implica que todavía no finalice el proceso de nacionalización de Aerolíneas y Austral, teniendo en cuenta la cercanía de las elecciones y la intención de una parte de la oposición de volver a privatizarlas.

Marsans y Teinver fueron adquiridas el 10 de junio pasado por Posibilitum, un conjunto de empresas especializado en la adquisición de sociedades en dificultades. La presentación de Posibilitum ante el Ciadi contra la Argentina responde a la expropiación de Aerolíneas Argentinas y Austral, que se promulgó el 22 de diciembre de 2008. El monto del reclamo para el bufete por daños y perjuicios asciende a 1100 millones de dólares, la misma cantidad que el Grupo Marsans solicitara por desprenderse de Aerolíneas y Austral. Con ese monto, la compañía sostiene que espera saldar “todas las deudas pendientes de Air Comet y buena parte del resto de deudas de otras empresas del Grupo Marsans”.

El proceso demorará por los menos un año y durante ese lapso mantendría congelado el traspaso del grupo Aerolíneas a manos del Estado. “El proyecto original era estatizar, a través de la Cámara de Senadores y Diputados. Esto no salió y se definió la expropiación. Nosotros queremos que antes de 2011 esté terminado el proceso de nacionalización, pero eso está condicionado por la denuncia que hizo Marsans ante el Ciadi”, señaló a Página/12 el secretario general de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), Edgardo Llano. En este reclamo coincide la mayoría de los gremios.

En principio, la expropiación todavía no se hizo efectiva, y por lo tanto se mantiene en una situación indefinida. La administración está a cargo del Estado argentino, pero el 95 por ciento de las acciones sigue perteneciendo al grupo español. “La ley de expropiación a la que recurrió el Estado nacional no define jurídicamente cómo debe realizarse la estatización”, explicó a este diario Ricardo Frecia, secretario general de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA).

La ley que permitiría cristalizar ese proceso es resistida por los ex dueños de la aerolínea. La estatización requiere finalizar previamente el juicio de expropiación y que se efectúe finalmente el traspaso total de las acciones desde Marsans. En cuanto a la valuación del paquete accionario, debe concluir el análisis de la deuda dejada por Marsans –a partir de la documentación correspondiente al estado contable de ambas compañías– para determinar el precio que tendría que pagar el Estado. Para las autoridades el proceso está concluido, más allá del reclamo de Marsans, porque la empresa que dejaron no vale nada, de acuerdo con la conclusión a la que arribó el gobierno nacional.

“Lo que existe actualmente es una traba judicial que impide, por ejemplo, que el Estado obtenga un crédito con Aerolíneas como garantía. Pero el proceso está bien encaminado. Quedó demostrado que Marsans vació la empresa, lo dicen los propios españoles, porque existe cero posibilidad de inconvenientes o vuelta atrás”, dijo a este diario el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi.

El mes pasado 64 compañías aéreas, seis de ellas españolas, denunciaron a Marsans por retención ilegítima de los fondos de su propiedad por más de 5 millones de euros (unos 6,3 millones de dólares). “Desde un punto de vista lógico el país no debería tener inconvenientes ante el Ciadi porque el organismo defiende inversiones extranjeras de los privados en los países y acá Marsans no pudo demostrar inversores”, agregó Llano.

El gobierno nacional estima que la situación podría resolverse recién en 2012. Los gremios que manifestaron su apoyo a la estatización pretenden que sea antes. “El año que viene hay elecciones presidenciales y parte del arco opositor plantea la posibilidad de volver a privatizarlas”, afirmó el secretario general de APA. Cuando se hizo cargo de Aerolíneas, Marsans vendió aviones y simuladores de vuelo del grupo. Con ese dinero pagó las empresas. Durante su gestión, la firma no sólo desinvirtió sino que además perdió rutas por dejar de volar a destinos considerados no rentables. Por todo ello, Llano reitera: “Nos preocupa que algunos insistan con reprivatizarla”.

Compartir: 

Twitter
 

Impactado en pleno vuelo. La demanda ante el Ciadi llega cuando Aerolíneas intenta recomponer su flota.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.