EL PAíS › EMPEZó EL ESTUDIO DE LAS MUESTRAS GENéTICAS DE MARCELA Y FELIPE NOBLE HERRERA

Camino a la recta final del ADN

Por orden de la jueza Arroyo Salgado se comprobó ayer que las muestras de sangre y saliva de los hijos adoptivos de la dueña de Clarín, extraídas durante la instrucción de Bergessio, se pueden usar para realizar los análisis que empezarán el 18 de octubre.

 Por Raúl Kollmann e Irina Hauser

El proceso de estudio de las muestras de sangre y saliva de Marcela y Felipe Noble Herrera comenzó ayer con la apertura de los tres sobres que contenían el material que se va a analizar. El primer paso se dio sin inconvenientes y consistió en verificar la autenticidad de las firmas de peritos, abogados y funcionarios de la Justicia que estamparon su rúbrica en los cierres de los sobres cuando fueron sellados. Lo que se determinó es que todas las firmas y los cierres estaban como corresponde, es decir que las muestras no fueron alteradas después de haberse ensobrado. A primera vista, los genetistas consultados por este diario sostuvieron que el material parece estar en buen estado, aunque habrá que ver si pudo haber algún deterioro natural, como por ejemplo la aparición de hongos. Los trabajos para establecer si las muestras son aptas para determinar el ADN de los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble iban a empezar este jueves, pero el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) pidió una postergación hasta el lunes 18. Es que la titular del Banco, Belén Rodríguez Cardozo, viaja a Texas y, además, se requiere una serie de reactivos que no están disponibles.

Según una versión que circulaba en Tribunales, los abogados de los hijos de la dueña de Clarín habrían presentado una recusación contra la jueza que le ha dado mayor ritmo al expediente: Sandra Arroyo Salgado. El dato no pudo ser confirmado anoche, pero obviamente sería un nuevo intento por demorar los avances de la causa.

El largo proceso para establecer si Marcela y Felipe son hijos de desaparecidos lleva ya ocho años. En 2002 el estudio fue ordenado por el juez y en abril de 2004 ya existía una disposición de la Cámara de Apelaciones para que se hiciera de inmediato. Sin embargo, los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble, a través de sus abogados y de los letrados de la dueña de Clarín, pusieron obstáculo tras obstáculo, negándose a que se hiciera la comparación de ADN, salvo con dos familias, las querellantes, García-Gualdero y Miranda-Lanuscou. Todo indica que los hermanos Noble Herrera ya saben que no hay compatibilidad con esas dos familias y por eso aceptan que se hagan confrontando con ellas, pero no con todas las que están buscando a sus nietos.

La jueza Arroyo Salgado ordenó que se estudiaran las muestras que Marcela y Felipe entregaron en diciembre para que se hiciera la comparación sólo con las familias García-Gualdero y Miranda-Lanuscou. Se trata de sangre de Felipe y saliva de Marcela, a la que hubo dificultades para extraerle sangre por tener venas muy finas. La magistrada quiere saber si ese material está en condiciones, es decir si fue bien preservado. Es que tanto la extracción –por parte del Cuerpo Médico Forense– como los traslados no se hicieron como corresponde ni hay pruebas categóricas de que se haya cuidado la cadena de seguridad. En la misma resolución, Arroyo Salgado ordenó que se estudiara la ropa y otros implementos que se incautaron en diciembre y si de allí surgen elementos para determinar un perfil genético se compare con la ropa interior de Marcela, incautada en mayo de este año, y en la que aparecen dos perfiles genéticos. En suma, lo que Arroyo Salgado requiere es que los científicos le digan si todo el material existente sirve o no para establecer el ADN de Felipe y Marcela. Después, seguramente, ordenará la comparación con las familias que buscan nietos, pero eso no está determinado por ahora.

Lo que ayer quedó en claro es que los sobres que contenían las muestras no fueron violentados, es decir que, de entrada, las firmas corresponden a todos los que firmaron en su momento. Por las dudas, los sobres se abrieron por la parte en la que no están las firmas, de manera que las rúbricas estén disponibles en caso de que haya que hacer una pericia caligráfica. Parte de los genetistas presentes señalaron que el material se veía en buenas condiciones y que es muy probable que se pueda trabajar con él. A simple vista es imposible determinar si hubo algún deterioro y menos todavía si existió algún tipo de maniobra por la cual la sangre y la saliva no correspondan en realidad a Felipe y Marcela. Debe recordarse que otros nietos de desaparecidos testificaron cómo se preparaban los artilugios para entregar a las autoridades judiciales muestras que no eran propias. Por ello, una mirada más precisa se podrá tener cuando empiecen los trabajos, el 18 de octubre.

Compartir: 

Twitter
 

Desde el 2004 que la Justicia podría haber realizado los análisis genéticos de Marcela y Felipe.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.