EL PAíS › EN LA CASA ROSADA DESCARTAN UNA RUPTURA DEL VíNCULO BILATERAL

Con la idea de no hacer olas

En la comitiva que acompañó a la Presidenta a Alemania imaginaban que el entredicho por el caso Apablaza no pasaría a mayores. Creían que el gobierno chileno actuaba en función de las repercusiones generadas aquí.

Pese la nota de protesta que el gobierno chileno le entregó ayer al embajador en Santiago, Ginés González García, en la Casa Rosada no imaginaban que el caso del asilo político a Galvarino Apablaza Guerra pudiera agrietar el excelente vínculo entre ambos países. “No pasa nada, los chilenos están haciendo más cosas por las repercusiones que generó en la Argentina que por ellos”, aseguraban anoche en la comitiva presidencial que descansaba en Frankfurt, donde hoy Cristina Kirchner arrancará su actividad oficial.

Cerca de la Presidenta repetían los argumentos por los que le fue concedido el status de refugiado al jefe del Frente Patriótico Manuel Rodríguez. Aseguran que no hay ningún dato que lo incrimine en los hechos que se le imputan, más allá de la reciente declaración de un ex guerrillero detenido en Brasil que está muy interesado en que lo trasladen a una cárcel chilena. “Apablaza fue secuestrado y torturado y ahora lo acusan de hechos que no cometió”, explicaban.

También sostenían que eso no tenía nada que ver con el estado de derecho o la confianza en la Justicia chilena. En ese sentido, volvían a poner de ejemplo que la propia Corte Suprema, en 2005, negó la extradición del etarra Lariz Iriondo y que eso no significaba que se considerara que España no estaba en condiciones de brindar justicia. No tenían detalles, pero ayer aseguraban que también Suiza había negado la extradición de un jefe guerrillero que se había fugado de una cárcel en Chile.

En definitiva, que imaginan que el tema levantará espuma durante un tiempo más y luego terminará volviendo a su cauce normal. Ayer temprano, el canciller Héctor Timerman había asegurado que la cuestión no afectaría la relación y luego mantuvo un entredicho con el legislador chileno de la UDI Andrés Chadwick, quien sostuvo que el gobierno argentino actuaba por “miedo” a la actitud que pudiera tomar la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini. “Comprendo que le cueste comentar o fundamentar la acción del Gobierno, por cuanto es realmente inexplicable y ajena por completo a todo derecho, contraria al Tratado de Refugio Político y generadora de impunidad frente a un crimen y un secuestro cometidos en Chile”, señaló Chadwick.

Timerman utilizó en ese momento el término “payasada” para describir las repercusiones del caso entre los legisladores chilenos. En diálogo con Página/12, el canciller puntualizó que “es una payasada decir que el Gobierno le tiene miedo a Hebe de Bonafini”.

El funcionario argentino, consultado sobre si el asilo político generaría conflictos con el gobierno de Piñera, respondió escuetamente “no creo”, y se pronunció a favor de la decisión, al señalar: “En la Conare (la Comisión Nacional para los Refugiados) hay un representante de la Cancillería, así que yo hablo a través de la Conare”.

“Pero ya está”, añadió Timerman, para apuntar que consideraba superado el tema, pese a que su par chileno citó al embajador González García.

Compartir: 

Twitter
 

El chileno Galvarino Apablaza Guerra generó un entredicho entre ambos países.
Imagen: Enrique Garcia Medina
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.