EL MUNDO › EL CONSORCIO DIJO NO A STRAUSS-KAHN

Libre y sin casa

 Por Guy Adams y David Usborne *

Desde Nueva York

Inocente hasta que se pruebe lo contrario, Dominique Strauss-Kahn fue puesto en libertad condicional (foto) tras el cheque de fianza. Sin embargo, el economista francés no pudo encontrar aún una casa para su arresto domiciliario. El ex jefe del FMI, acusado de abusar de una empleada doméstica, fue dejado a la buena de Dios, luego de que en un complejo de departamentos de Manhattan, donde su esposa Anne Sinclair había alquilado una residencia temporaria, lo declararan “persona no grata”. La señora Sinclair, quien ha apoyado públicamente a su marido, debió embarcarse en la búsqueda de otra casa para Strauss-Kahn, luego que el Bristol Plaza en el East 65th Street anulara el contrato que habían firmado con la pareja.

Se cree que un habitante de larga data se habría quejado por tener a Strauss-Kahn viviendo en el vecindario. La situación penal de Strauss-Kahn lo dejó en una suerte de limbo jurídico. Luego de un acuerdo firmado el martes, el hombre que hasta esta semana era el candidato más presidenciable para las elecciones de Francia debió entregar su pasaporte, se tuvo que poner un brazalete eléctrico y negoció pasar los meses que le quedaban hasta el juicio bajo estricta supervisión en arresto domiciliario. Según los términos del acuerdo alcanzado, no puede irse de Nueva York o trasladarse hacia otro hotel.

A la Sra. Sinclair, una conocida periodista francesa, no le falta dinero precisamente. Es la única heredera de su abuelo, un acaudalado comerciante de cuadros llamado Paul Rosenberg. Pero en tanto y en cuanto su estigma social la prevenga de encontrar una vivienda digna para sus estándares de vida, Strauss-Kahn deberá permanecer tras las rejas. La situación se torna aun más engorrosa, ya que Strauss-Kahn pagó la fianza con el respaldo del título de propiedad de la casa de su esposa en Washington DC, valuada en 4 millones de dólares. El panorama es aún más desolador si se tiene en cuenta que deberá pagar 200 mil dólares al mes en seguridad para asegurar que no escapará. Mientras una multitud de periodistas aguardaba su salida en libertad de la prisión de Rikers Island, las cuentas del FMI se pusieron bajo escrutinio. Antes de anunciar su renuncia, Strauss-Kahn percibía un jugoso salario de 530 mil dólares y luego, bajo los términos de su contrato, le corresponderán menos de 300 mil dólares como una especie de indemnización.

Ante estas versiones, el FMI confirmó ayer que el ex director gerente percibirá un único pago compensatorio de 250 mil dólares. El organismo también confirmó que el economista francés percibirá una pensión vitalicia, pero negó que la cantidad fuera de 250 mil a 320 mil dólares anuales de por vida, como señalan algunos medios.

Haciendo honor a la institución, el FMI salió a aclarar números. Según el organismo, las cifras que dieron los medios sobre la pensión anual y otros montos fueron sobreestimados, al parecer porque la prensa tomó erróneamente como base del cálculo el pago de una indemnización de una sola vez por el importe de 250 mil dólares. “La pensión anual que cobrará (Strauss-Kahn) en los próximos años será muy, muy inferior a esa cifra”, añadió el organismo. Según los términos del contrato que Dominique Strauss-Kahn firmó cuando se incorporó al cargo en noviembre de 2007, disponible en la página web del organismo, tiene derecho a participar de los planes de pensiones del FMI, como cualquier empleado que haya trabajado allí al menos tres años.

El documento establece que además cobrará un suplemento de retiro, el cual, de acuerdo con una tabla adjunta, supondrá el 60 por ciento de sus remuneraciones.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared