EL MUNDO › EL TRANSPORTE DE RESIDUOS ES UNO DE LOS NEGOCIOS DE LA MAFIA LA CAMORRA EN LA REGIóN CAMPANIA

La basura complica al alcalde de Nápoles

Con la asunción hace menos de un mes del ex fiscal Luigi De Magistris, del centroizquierda, se pensó que el problema comenzaría a ser solucionado. De Magistris no sólo tiene en contra en este tema a la Camorra, también a la Liga Norte.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

La gente tiene que esquivar las bolsas de basura mientras camina. Algunos usan mascarillas para no respirar los gérmenes. El olor a podrido es insoportable. En algunas zonas, los mismos vecinos se han puesto delantales y guantes y trasladan la basura a otras calles donde pueden pasar más cómodamente los camiones basureros. En otras, la gente se ha organizado por su cuenta y ha repartido cartelitos diciendo que no se puede sacar la basura antes de las 20. Entonces a esa hora se los ve con la bolsa en la mano y cuando pasa el camión, ellos mismos la tiran dentro. Pero en otros lugares, cuando se acerca el camión, jóvenes de la Camorra –la mafia napolitana– lo echan a pedradas para que no se detenga o incendian la montaña de basura. En muchos casos, el camión recolector es escoltado por un auto de la policía.

Es que la Camorra tiene que ver con el desastre que está viviendo Nápoles. Pero no sólo ella. Los incendios tienen un sentido muy preciso porque la basura quemada no puede ser transportada a los mismos centros procesadores que la basura normal, y al parecer la Camorra controla el transporte de la basura incendiada. El transporte de residuos es uno de los tantos negocios que la Camorra tiene en la región Campania a la que pertenece Nápoles, además del tráfico de droga, en particular cocaína, la prostitución, el tráfico de seres humanos como inmigrantes ilegales y muchos más.

Con la asunción hace menos de un mes del nuevo alcalde de Nápoles, el ex fiscal Luigi De Magistris, del partido de centroizquierda Italia de los Valores, se pensó que el problema comenzaría a ser solucionado. Pero De Magistris no sólo tiene en contra en este tema la Camorra –como él mismo denunció– sino también algunos sectores de centroderecha, como la Liga Norte, principal aliada del primer ministro Silvio Berlusconi, que quieren hundirlo a toda costa. La Liga Norte, en realidad, quisiera “hundir” a todo el sur de Italia, al que considera responsable de muchos de los males del país. La semana pasada, cuando se habló de la posibilidad de llevar parte de la basura de Nápoles a procesadores existentes en el norte de Italia porque los de la región Campania no dan abasto, la Liga Norte saltó exasperada. “Ni se lo sueñen”, dijeron varios de sus dirigentes. Por eso la Liga se opuso al llamado “decreto basura” que quiso aprobar en el pasado el consejo de ministros. El decreto hablaba de llevar cierta basura llamada “residuos especiales” al norte de Italia. Y ante la posibilidad de un nuevo decreto en este sentido, que discutirá el Consejo de Ministros mañana, saltó el ministro de las Simplificaciones y dirigente de la Liga, Roberto Calderoli.

La Liga no aprobará jamás ese decreto si intenta estafar a la gente del Norte como la otra vez, llamando “residuos especiales” a la simple basura de los napolitanos, dijo. Según la prensa, Il Cavaliere trató a los dirigentes de la Liga de “irresponsables”. Pero habrá que esperar al martes para ver qué ocurre realmente en el Consejo de Ministros.

Otro exponente de la Liga Norte, como el presidente de la región Veneto, Luigi Zaia, coincide con Calderoli. “No puedo justificar que la basura de Nápoles llegue aquí cuando los vénetos practican regularmente la recolección diferenciada y han cerrado los basurales en el año 2000”, dijo. El ex alcalde de Milán, el liguista Marco Formentini, recuerda en cambio que cuando en 1995 esa gran ciudad del norte tuvo problemas con los basurales, la región Emilia Romania le ayudó. Esta ha sido la idea del gobierno, que otras regiones ayuden a Nápoles, recibiendo parte de los residuos. Pero pocos creen que se trate de un momento de crisis, como fue el de Milán, sino más bien de una enfermedad crónica, y por eso no quieren asumir responsabilidades.

Buena parte de Italia practica la recolección diferenciada. Esto significa que por las calles hay grandes tachos de basura donde se debe colocar separadamente vidrios, plásticos y latas por un lado, y cartón y papel por el otro. Además en Roma, por ejemplo, en muchos barrios el municipio entrega bolsas de una suerte de plástico degradable para que los vecinos separen en casa todos los restos de comidas de la otra basura no reciclable. Pero esto no existe en Nápoles, aunque ahora el alcalde De Magistris esté tratando de implementar un plan de recolección diferenciada.

El tema de la basura napolitana motivó incluso la intervención pública del presidente de la República Giorgio Napolitano –nacido en Nápoles por lo demás–, quien hizo presión sobre el gobierno de Berlusconi para que se tomen medidas serias, pero reconociendo que, de todas maneras, se trata de un “tema difícil y que no se resolverá rápidamente”. El presidente de la región Campania, Stefano Caldoro, mientras tanto, está siendo investigado por la Justicia napolitana acusado de “epidemia culposa” por los riesgos para la salud que está provocando el caso de la basura.

Hace años que Nápoles tiene problemas con la basura. Algunos aseguran que más de 15 años. El año pasado Berlusconi dijo que el problema se terminaría en pocos días y mandó al ejército a recogerla. Pero las cosas volvieron nuevamente al punto de partida después de poco tiempo.

Compartir: 

Twitter
 

Hace años que Nápoles tiene problemas con la basura, algunos aseguran que más de 15 años.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.