libero

Lunes, 27 de junio de 2011

FúTBOL › OPINIóN

Engañaron al hincha

 Por Ariel Greco

El descenso tan temido llegó. Se decretó con el empate ante Belgrano, pero se había comenzado a consumar mucho antes. Pavone, con su penal fallado, quedó como uno de los culpables, aunque los verdaderos responsables, por acción o por omisión, son otros, que ayer ni siquiera pisaron el verde césped.

El hincha medio de River fue engañado durante mucho tiempo y no supo abstraerse de esa confusión. Creyó en el discurso de que la grandeza de River iba a impedir el descenso. Y la inmediatez de los resultados deportivos le tapó una realidad institucional, que se degradó de manera alarmante durante las dos gestiones de José María Aguilar y que no se pudo torcer en el año y medio de mandato de Daniel Passarella. La ficha le cayó cuando la Promoción era una realidad y, recién lo asumió como posible, tras la derrota del miércoles en Córdoba.

La gestión de Aguilar-Israel arrasó con un club que era (y es) bandera del fútbol argentino. Además de engrosar el pasivo a cifras millonarias y comparar al club con un paraíso como Aruba, fomentó el crecimiento de la barra brava –llegó a comparar a los hermanos Schlenker con San Martín y Belgrano–, convirtió al ignoto Locarno de Suiza en su principal mercado exportador, metió en el club a empresarios de dudosa reputación como Pinhas Zahavi, regaló chicos de inferiores, malvendió jugadores por latas de pintura... Sin embargo, hasta la semana pasada, todo había quedado casi en una anécdota.

Tampoco la nueva gestión de Passarella mostró la transparencia declamada. La famosa y demorada auditoría recién volvió a escena a través de un comunicado que emitió el club el jueves, en el que se informa que el presidente hablará esta semana. Y esta gestión, con Passarella a la cabeza y con muchos dirigentes reciclados, subestimó la chance del descenso, contratando a varios jugadores que él mismo hubiese calificado como “falopa” en su etapa como entrenador. Cuando lo asumió el miércoles, como el hincha medio, ya era tarde. Lo que no pudo lograr como dirigente lo quiso revertir como técnico, con un doble comando que sólo terminó aportando más confusión. Así ayer se consumó un doloroso descenso que había comenzado a provocarse varios años antes.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.