libero

Lunes, 27 de junio de 2011

FúTBOL › OPINIóN

La historia no usa paracaídas

 Por Pablo Vignone

Parece increíble: se fue al descenso el club que más títulos (33) ganó en Primera. Pero es real. Sólo quienes creyeron que a River lo asistía un derecho divino a quedarse en la A no pueden advertirlo con claridad.

River sufre porque quienes lo conducen manipularon el significado de sus gloriosos 110 años de historia. Muchos de los fanáticos genuinos que sienten que River les corre por las venas cayeron en esa trampa. Esa rica historia ofrecía un camino, una enseñanza, una receta para intentar la salvación. Pero la historia fue malinterpretada. Se creyó que, en honor a ella, la salida iba a producirse de alguna mágica manera, una alquimia escrita independientemente del resultado, de los rivales, de los partidos. Como si River poseyera derecho de salvarse sólo gracias a los méritos acumulados en el transcurso de su historia, un inalienable derecho de nobleza futbolera. No lo tiene. Lo comprueba ahora, con extremo dolor.

Esta es la otra cara del impredecible fútbol argentino, que suele autoelogiarse por su nivel de competencia, aunque para ello haya que pagar como peaje el empobrecimiento del juego. En el fútbol argentino, se enorgullecen sus cultores, puede salir campeón cualquier equipo. Ejemplos recientes como Lanús o Banfield subrayan el atributo.

La consecuencia de esa característica es que también puede descender cualquiera. Este caso de River es más impresionante, porque se produce pese a la existencia de los promedios, un artilugio destinado a proteger equipos grandes precisamente de este destino que River alcanzó, pero no es exclusivo: si Gimnasia llega a descender también, Racing y San Lorenzo arrancan en zona de Promoción la próxima temporada.

River comprueba con dolor que le caben las generales de la ley. Tan generales como lo indica el siguiente dato: de los 16 campeones de Primera de la historia del fútbol profesional, seis (6) jugarán el próximo torneo de la B Nacional. El equipo de Núñez se cruzará con Central, Huracán, Quilmes, Ferro y Chacarita. Los títulos de Primera sumados de todos esos rivales no alcanzan ni a la mitad de los que River ganó. Esa es la lección que se debió tomar de la historia.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.