EL MUNDO › OBAMA SE OPONE A UN PLAN DE CORTO PLAZO

Contrarreloj

Demócratas y republicanos siguen sin ponerse de acuerdo sobre cómo elevar el límite de la deuda. El plazo vence el 2.

Las apuestas siguen subiendo en el juego por ver quién gana en la difícil negociación que mantienen Obama y los legisladores para elevar el límite de la deuda de Estados Unidos. El mandatario y los líderes demócratas del Capitolio reiteraron ayer su oposición a un plan para aumentar el techo de la deuda a corto término, cuando falta una semana para que venza el plazo para aprobar la ley. No obstante la falta de un acuerdo, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, predijo horas antes que Washington no incumplirá con sus pagos. “Es impensable que nuestro país no honre sus obligaciones a tiempo”, dijo el alto funcionario a la cadena de noticias CNN.

Obama quiere que el Congreso aumente el límite de 14,3 billones de dólares de endeudamiento para que la administración siga pagando sus cuentas, pero los republicanos han exigido recortes drásticos del gasto sin aumento de impuestos para frenar el déficit. El gobierno alcanzó al techo legal de la deuda federal el 16 de mayo, pero ha utilizado los ajustes de contabilidad, así como la recaudación tributaria mayor de lo esperado, para seguir funcionando normalmente hasta el momento.

Si en una semana los legisladores no se ponen de acuerdo, la mayor economía del mundo entraría en suspensión de pagos. En este contexto de inquietud de los mercados, la Casa Blanca llamó a ambos partidos a “abstenerse de jugar juegos políticos imprudentes con nuestra economía”. El presidente se reunió ayer con el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, y la líder de la minoría demócrata en Diputados, Nancy Pelosi. Al término del encuentro anunciaron su oposición a un plan a corto plazo para elevar el límite de la deuda.

Conversaciones previas colapsaron el viernes, en medio de acusaciones de los republicanos a Obama de insistir en el aumento de los impuestos. El sector ultraconservador Tea Party, cuyos nuevos miembros de la Cámara fueron elegidos bajo el lema de poner orden en el gobierno y de evitar nuevos impuestos, han ejercido una enorme influencia en las negociaciones.

A todo esto, la opinión pública norteamericana ve con desconfianza que se recorten los programas sociales Medicare y de la Seguridad Social.

Geithner arremetió ayer en la cadena ABC contra lo que él llamó “francamente una irresponsable minoría dentro de sus partidos, que quiere llevar a este país al borde de la moratoria. Y eso es inaceptable”.

El presidente de la Cámara, el republicano John Boehner, dijo a su bancada que esperaba un acuerdo marco en la tarde de ayer para calmar la preocupación de los inversores, sobre todo en Asia. Boehner dijo que las ásperas negociaciones se centran en el recorte en dos etapas de entre tres mil y cuatro mil billones de dólares en el gasto de más de 10 años, como parte de un acuerdo para elevar el límite de la deuda antes del vencimiento del plazo.

Obama hizo un llamado para un único aumento que dure hasta noviembre de 2012, cuando buscará un segundo mandato en unas elecciones definidas por su manejo de la debilitada economía del país y moldeada por el malestar republicano por el gasto.

Geithner dijo ayer que los congresistas deben llegar a un plan que acabe con el riesgo de un incumplimiento por lo menos durante 18 meses, es decir, hasta pasados los comicios. “Lo más importante es que levantemos esta amenaza de moratoria para el país por los próximos 18 meses”, dijo el secretario del Tesoro a la CNN.

Compartir: 

Twitter
 

Obama pidió evitar “juegos imprudentes” con la economía.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.