EL PAíS › EL EMBAJADOR EN BRASIL, JUAN PABLO LOHLé, INAUGURA EL VIERNES JUNTO A CFK LA NUEVA SEDE DIPLOMáTICA

“Hay una pujante relación consolidada”

La presidenta argentina se encontrará con su par brasileña, Dilma Rousseff. El embajador analizó la evolución de las relaciones bilaterales a lo largo de ocho años de kirchnerismo. El acuerdo estratégico por sobre divergencias coyunturales.

 Por Darío Pignotti

Desde Brasilia

Cristina Fernández y Dilma Rousseff tendrán su primera reunión oficial en Brasilia el próximo viernes, cuando será inaugurada la Embajada Argentina, “símbolo de la pujante relación consolidada en estos ocho años”, dice el embajador Juan Pablo Lohlé, abarcando con ello las gestiones de Néstor Kirchner y Luiz Inácio Lula da Silva.

Como cabe a un diplomático de carrera, Lohlé –está cumpliendo ocho años al frente de la misión en Brasil– se extiende, durante la entrevista, al hablar de las convergencias “estratégicas entre las presidentas” y la conmemoración de los 20 años del acuerdo de cooperación nuclear que enterró las intrigas alimentadas por las dictaduras. Aunque evita abundar en las divergencias bilaterales, exhibe una sobria inquietud sobre la construcción de un submarino atómico y cuatro convencionales, anunciada hace una semana por Rousseff, reconoce algunos “ruidos” comerciales, atizados por los capitanes de la industria paulista y es cauto al hablar de la relación entre Brasilia y Teherán.

–¿Qué cambió con la llegada de Rousseff?

–Las presidentas ya se vieron en enero en la Argentina, y desde entonces la relación desde el punto de vista estratégico sigue exactamente igual, las prioridades argentinas son las mismas, y hay un avance porque pudimos encuadrar nuestras controversias, y eso nos permite despejar el horizonte más allá de lo comercial.

–¿Se refiere a los chispazos de junio por las trabas a las exportaciones y los reclamos recientes sobre triangulación de productos chinos vía Argentina?

–La Fiesp (Federación de Industrias San Pablo) es una institución que representa los intereses de sus clase, y a la Fiesp le respondió la UIA, donde se dice que la situación no es tan grave y hay exageraciones... y la prensa también jugó su rol. Pero, naturalmente, quienes tienen la conducción política son las presidentas Cristina y Dilma, ellas tienen que mirar al conjunto, entiendo que ellas están cumpliendo su rol de aportar equilibrio y conducir la situación.

–¿Qué es lo central en la relación?

–Yo le recuerdo que hemos cumplido, y lo celebramos, los 20 años del acuerdo de cooperación nuclear en el marco de la Abbac (Agencia Brasileño Argentina de Control y Contabilidad de Materiales Nucleares), esto nació en 1985 en los acuerdos de Alfonsín y Sarney, nuestros hombres de Estado vieron que era necesario lograr la disuasión nuclear, eso se llevó adelante y eso continúa, estamos siguiendo ese camino. Pensamos colocar en órbita un satélite oceánico meteorológico conjunto. Estamos proyectando la creación de un avión carguero para nuestras aeronáuticas, eso es positivo. La propia inauguración de la embajada es una señal de cómo marcha la relación.

–¿Un símbolo?

–Construir este predio tan importante fue una decisión política que tomó el presidente Néstor Kirchner, y fue un trabajo colectivo donde participaron desde el canciller (Rafael) Bielsa, al canciller (Jorge) Taiana y ahora el canciller (Héctor) Timerman. Y ahora tener a la señora Cristina Kirchner con nosotros (en la inauguración) creo que corona una visión, cómo se pensó la relación entre Argentina y Brasil en estos ocho años.

–Rousseff anunció la construcción de cuatro submarinos convencionales y uno atómico, ¿eso altera el equilibro de poder?

–Si Brasil está en condiciones de construir un submarino atómico, Argentina también lo está. Finalmente es una decisión política. Estamos en una relación cooperativa, y cada país tiene sus prioridades. Tenemos un litoral marítimo muy importante y no es descartable que Argentina también desarrolle en su momento un submarino. No digo que lo hagamos, es una hipótesis.

–¿Argentina es indiferente ante el tema?

–Nada es indiferente, ese no es el término, creo que tener un submarino nuclear da una capacidad de disuasión, Argentina puede pensar en algún momento que precisa hacer lo mismo o no. No está en mí ocuparme de estos temas. Argentina construye reactores nucleares, Argentina tiene un potencial nuclear reconocido internacionalmente, el desarrollo nuclear son decisiones políticas. Pero, insisto, tenemos una relación de cooperación y fuerte compromiso con la integración.

–Las presidentas asistirán a la asunción de Ollanta Humala el jueves, Brasil apoyó su candidatura por verlo más próximo al Mercosur que al eje del Pacífico, ¿Argentina opina igual?

–Creo que el presidente Humala efectivamente ha hecho manifestaciones explícitas de acercamiento hacia la región, hacia Unasur, un vínculo privilegiada con el Mercosur, y todo eso es bienvenido para la integración de América del Sur y América latina.

–El ex presidente Lula prometió trabajar a favor de la integración regional, ¿qué opina?

–Siempre los ex presidentes mantienen una actividad bastante clara en América latina, es el caso del presidente José María Sanguinetti (Uruguay), el presidente Fernando Henrique Cardoso (Brasil). Lula todavía tiene un margen enorme para trabajar en la región.

–En los últimos meses, Brasil se aproximó a Estados Unidos y se distanció de Irán, países importantes en la agenda argentina.

–Sería poco elegante que opine sobre lo que hace el canciller de Brasil. Argentina tiene una visión autónoma, Argentina tiene una relación con Estados Unidos y tiene una relación con Irán, lo que hace Brasil es otro punto, se tendrá que ver en qué medida lo que haga Brasil afecta el interés de Argentina, yo creo que en este caso no nos está afectando, nosotros tenemos algún pleito pendiente con Irán, no-sotros transmitimos nuestras inquietudes a la diplomacia brasileña. Usted sabe que muchas veces lo que parece un diferendo puede ser una vía de solución o de acuerdo, esto puede cambiar.

–¿El diferendo con Irán puede solucionarse?

–No digo que se atenúe, digo que no influye lo que haga Brasil con Irán en lo que nosotros pensamos sobre lo que ocurrió con Irán, y sobre lo que está en curso con Irán.

Compartir: 

Twitter
 

“Construir la nueva embajada fue una decisión política de Néstor Kirchner”, dijo Lohlé.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.