EL MUNDO › UN BOMBARDEO MATO A 53 CIUDADANOS EN UNA FERIA POPULAR DE LA CAPITAL

Sangre de mercado libre en Bagdad

La guerra dejó de ser limpia hace mucho tiempo. Pero ayer, se encarnizó particularmente con los civiles: después de un ataque a la mañana que dejó ocho muertos y un millón de líneas telefónicas incomunicadas en Bagdad, por la tarde un segundo bombardeo mató a 53 civiles, la mayoría mujeres, niños y ancianos, en un mercado de la capital iraquí.

Bajo otro feroz bombardeo, Bagdad volvió ayer a teñirse de sangre. A la mañana murieron ocho civiles en un barrio de la capital iraquí (ver crónica abajo). A la tarde, aviones anglo-estadounidenses bombardearon un mercado lleno de gente. Según el canal de TV Al Jazeera, murieron 53 civiles, aunque según fuentes hospitalarias, en la masacre del mercado hubo 30 muertos y 47 heridos, todos de gravedad. La mayoría de las víctimas son mujeres, chicos y ancianos. En la zona del mercado no había ningún objetivo militar iraquí. Los habitantes de esta ciudad están furiosos porque en el barrio bombardeado tampoco hay ninguna base militar. También hubo bombardeos en Mosul.
Los bombardeos de ayer se concentraron en el sudeste de la capital iraquí. Las fuerzas iraquíes dieron la alerta aérea casi a medianoche y las defensas antiaéreas comenzaron a responder. A las seis de la tarde, las bombas cayeron sobre el mercado Al Naser, en el barrio obrero Al Choola, al oeste de Bagdad. En el momento del bombardeo, el mercado estaba lleno de gente. Los ataques habían amainado y muchas mujeres habían aprovechado para ir a comprar fruta, verdura y algo de carne. Otras se habían acercado para averiguar algo sobre los ataques de la mañana en el barrio Al Manzur. Fue una masacre. Después de la explosión, todo fue confusión. Los sobrevivientes gritaban pidiendo ambulancias, que tardaron varios minutos en acercarse al lugar. Muchos nenes lloraban y deambulaban por los escombros llamando a sus madres, probablemente aplastadas bajo kilos de cemento. Debajo de los ladrillos se veían manos y pies mutilados. “Murieron 30 civiles y 47 resultaron heridos”, declaró Harki Razuki, director del hospital Al Nur, que está cerca del mercado bombardeado. Pero según el canal de TV qatarí Al Jazeera, los muertos son 53. Razuki indicó que casi todos los heridos están graves y la mayoría de las víctimas son mujeres, chicos y ancianos. También agregó que en la zona del mercado no había ningún objetivo militar. Al Jazeera difundió imágenes de mujeres llorando en el hospital y cuerpos de chicos en la morgue. A pocos metros, en la mezquita chiíta Musa Al Kazem, varios iraquíes hacían el ritual de lavar los cuerpos de los “mártires” antes de enterrarlos. En el suelo había una decena de ataúdes de madera aglomerada. En Florida, Estados Unidos, el Comando Central norteamericano (Centcom) se negó a hacer declaraciones sobre el bombardeo en el mercado. A la mañana, el ministro iraquí de Información, Mohamed Said al Sahhaf, había informado que los bombardeos anglo-norteamericanos sobre Bagdad de la noche del jueves al viernes mataron a siete civiles e hirieron a otros 92.
Pero los bombardeos no terminaron ahí. A las nueve de la noche hubo nuevos ataques. Sus objetivos eran el centro y el sudeste de la capital iraquí y en especial el complejo presidencial, a orillas del Tigris. Uno de sus edificios fue alcanzado por un misil. Las explosiones sacudieron los edificios más altos de la ciudad y el ruido fue ensordecedor. Los aviones estadounidenses también atacaron tanques y helicópteros que las tropas iraquíes mantenían cerca de la ciudad. Dos centros de telecomunicaciones fueron destruidos.
Mientras, las unidades de marines estadounidenses hacían una pausa en su avance hacia Bagdad para reaprovisionarse. Como las tropas anglo-estadounidenses evitan encontrarse con focos de resistencia, sus caravanas de reabastecimiento terrestre se ven obstaculizadas. La 3ª división de Infantería, cuya vanguardia anoche se encontraba a unos 80 kilómetros de la capital iraquí, era blanco de ataques iraquíes en Najaf, a 150 kilómetros de Bagdad. Najaf también fue bombardeada. Entre el jueves y el viernes, hubo 26 muertos iraquíes en esta ciudad. Al norte de Irak, la ciudad kurda de Mosul ayer fue otra vez blanco de bombardeos. Según Al Jazeera, las ambulancias corrían a toda velocidad hacia los lugares bombardeados. El canal también informó que los ataques del jueves causaron 50 víctimas. “La gente de Mosul está furiosa porque no hay ninguna base militar en el barrio que bombardearon las tropas anglo-estadounidenses”, indicó la cadena qatarí, que mostró imágenes de casas destruidas y genteque cargaba bolsas en camiones para huir hacia el norte. Los combatientes kurdos avanzaron ayer hacia la ciudad petrolera de Kirkuk, a 300 kilómetros del norte de Bagdad. El ejército iraquí había abandonado varias posiciones en esta región que fueron blanco de los ataques norteamericanos, según informó un miembro de la milicia kurda. A la noche, combatientes del partido Unión Patriótica de Kurdistán (UPK) se acercaron a 20 kilómetros de Kirkuk. Después de limpiar la zona de minas, los kurdos tomaron el control de Qar Anjir, entre la ciudad de Chamchamal y Kirkuk.

Compartir: 

Twitter
 

Los bagdadíes lloran ante los cajones de madera donde
los cadáveres del bombardeo del mercado yacen en bolsas, después de la sangrienta
jornada de ayer.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.