EL MUNDO › EL PRESIDENTE RUSO DIJO QUE SUPERVISARAN LOS RESULTADOS ELECTORALES

Medvedev reaccionó a la marcha

Tras las movilización multitudinaria del sábado, el mandatario señaló desde Facebook: “Yo no apruebo ningún slogan ni llamamientos que se hagan en manifestaciones”. Los rusos en las calles le pidieron nuevos comicios.

El presidente ruso, Dmitri Medvedev, rompió el silencio tras las multitudinarias marchas realizadas durante el fin de semana en varias ciudades, en las que miles de manifestantes denunciaron la manipulación de los resultados en los últimos comicios y exigieron la renuncia del primer ministro, Vladimir Putin. “Yo no apruebo ningún slogan ni llamamientos que se hagan en manifestaciones”, señaló el mandatario desde su cuenta oficial de Facebook. Asimismo, el jefe del Kremlin señaló que había ordenado supervisar todos los informes de la oficina electoral para comprobar que se respetara la ley electoral. Quien también se expresó sobre las denuncias fue el mismo Putin, que reaccionó con tranquilidad a las masivas protestas. “Todo el mundo tiene derecho a manifestar su opinión, mientras lo haga de manera pacífica y cumpla la ley”, concedió a través de su portavoz, Dmitri Peskov. “Respetamos el punto de vista de los manifestantes, escuchamos lo que dicen y los seguiremos escuchando”, agregó el premier en un comunicado.

Los manifestantes volvieron ayer a las calles de la capital y otras ciudades de Rusia, siguiendo las convocatorias que fueron apareciendo a través de las redes sociales, para protestar por el supuesto fraude electoral en las elecciones legislativas. La manifestación más numerosa, permitida por las autoridades locales, tuvo lugar en Perm. Según fuentes policiales citadas por Interfax, más de 800 personas protestaron contra el partido oficialista Rusia Unida (RU), liderado por Putin, quien además de primer ministro es candidato a la presidencia en los próximos comicios generales que tendrán lugar en marzo. Entretanto, poco más de un centenar de personas se congregaron en actos de protesta no autorizados en las ciudades de Novosibirsk y Omsk. Los manifestantes de Novosibirsk, convocados por los partidos de la oposición, exigieron repetir los comicios en aquellos colegios electorales donde RU se alzó con más de la mitad de los votos. Mientras tanto, las autoridades policiales fueron liberando desde la madrugada de ayer a las 130 personas detenidas durante la mayor manifestación que recuerda Rusia en más de quince años.

Para expresar su descontento, miles de rusos habían decidido manifestarse el sábado portando pancartas con las consignas: “Exigimos el recuento de votos”, “Devolvamos las elecciones al país” y “Rusia Unida, conoce tu lugar”, este último mensaje, en alusión al abultado y para muchos poco creíble resultado del partido oficialista, que le otorgó una contundente victoria a RU.

En Moscú la convocatoria tuvo una afluencia sin precedentes desde las grandes manifestaciones de la Perestroika, que se llevaron a cabo hace más de 20 años. Los organizadores señalaron que entre 80.000 y 150.000 personas se manifestaron anteayer. Para la policía fueron tan solo 20.000. Según datos del Ministerio del Interior, más de 130 manifestantes fueron detenidos durante las jornadas de protesta.

En San Petersburgo, 45 personas fueron imputadas por faltas administrativas. Lo mismo sucedió con 17 manifestantes en la ciudad de Samara, a orillas del río Volga. Doce personas fueron puestas en libertad en Piatigorsk, capital de la región de Stévropol, y otras doce en Tula; todos detenidos por participar en protestas no consensuadas por las autoridades locales. Decenas de miles de rusos salieron el sábado a las calles en medio centenar de ciudades bajo el lema “Por unas elecciones limpias”. En Moscú, los manifestantes exigieron nuevos comicios parlamentarios, la anulación de los resultados supuestamente fraguados y la renuncia del presidente de la Comisión Electoral Central (CEC), Vladimir Churov, al que muchos responsabilizan de graves irregularidades cometidas durante la jornada electoral que se realizó una semana atrás. La cuestión sobre la destitución de Churov, a propuesta del comunista Kirill Serdiukov, fue rechazada ayer por la amplia mayoría de los miembros de la CEC. Sólo dos miembros del comité votaron a favor, informó la agencia de noticias rusa Interfax.

“El 10 de diciembre de 2011 quedará en la historia como el día de la virtud cívica rusa y del renacimiento de la sociedad civil”, dijo el ex vicepremier Boris Nemtsov, excluido de las últimas elecciones. Bajo el argumento de haber cometido una serie de irregularidades, el líder del partido liberal fue arrestado y luego puesto en libertad. “Después de 10 años de hibernación, Moscú y toda Rusia se despertaron. Estamos cansados de mentiras, de los robos y del cinismo de Putin y Medvedev”, lanzó Nemtsov. Con 238 diputados, el partido RU conserva la mayoría absoluta en la Duma (Cámara de Diputados), según los resultados oficiales definitivos de las elecciones anunciados el viernes pasado por la CEC.

Compartir: 

Twitter
 

Una semana después de los comicios, Dmitri Medvedev salió a responder a los cuestionamientos.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.