EL MUNDO › ESTUDIAN UNA FóRMULA PARA INYECTAR DINERO EN LA BANCA A CAMBIO DE UNA INTERVENCIóN LIMITADA

España no descarta pedir un rescate light

El ministro de Economía, Luis De Guindos, dijo desde Bruselas que el gobierno español esperará quince días para tomar algún tipo de decisión sobre la recapitalización de los bancos. Esperan informes de consultoras y del FMI.

El gobierno de Mariano Rajoy abrió la puerta a la posibilidad de un rescate, a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), tras conocerse que Bruselas y Alemania estudian una fórmula para que ese mecanismo inyecte dinero en la banca a cambio de una intervención limitada al sistema financiero. Aunque el ministro de Economía, Luis De Guindos, dijo desde Bruselas que no hay ningún plan para pedir de forma inmediata el rescate de la banca española, señaló que el gobierno español esperará 15 días para tomar algún tipo de decisión sobre la recapitalización de los bancos. Y que también esperará los resultados de las auditorías encargadas a dos consultoras, más el informe elaborado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) que se publicará el lunes. Los dos documentos de las consultoras independientes Olier Wyman y Roland Berger estarán en 10 o 15 días, indicó el ministro, quien cree que esos textos pondrán de manifiesto una realidad muy parecida a la evaluación hecha por el FMI que, según De Guindos, considera que el problema de la banca española está limitado y que ha sido encapsulado.

“A partir de ahí, el gobierno español tomará las decisiones que deba tomar en lo que se refiere a la recapitalización de las instituciones”, remarcó el ministro, sin descartar la opción de acudir a un rescate europeo. No obstante, dejó claro que no se debatió ninguna intervención en los bancos españoles, en declaraciones formuladas tras participar en la Eurocámara de una reunión de grupo del Partido Popular (PP) europeo. El Ejecutivo de Mariano Rajoy pretende que cualquier ayuda de fondos europeos se inyecte directamente en los bancos sin que el país tenga que solicitar un rescate como los que en su momento pidieron Grecia, Irlanda o Portugal, ayudas atadas siempre a un férreo plan de ajuste y de reformas neoliberales.

Por el momento, Alemania rechaza el pago de ayudas directas, mientras Bruselas y París se mostraron abiertamente favorables a esa opción. La sola posibilidad de que los bancos españoles puedan recibir fondos europeos, sin que España sea sometida a una intervención al estilo griego, logró que la presión de los mercados sobre la deuda española se relajara. El riesgo país o prima de riesgo cayó ayer hasta alcanzar 498 puntos tras escalar la semana pasada hasta los 547, record histórico desde la creación del euro. A pesar de la mejora en ese indicador, la incertidumbre en torno de un rescate –condicionado a un ajuste aun más profundo que comprometa el crecimiento de España– no se disipó del todo debido a que la legislación comunitaria vigente no permite una inyección directa de fondos en el sistema bancario, sin tener que pasar por el Estado.

En un primer momento, se habló de que la ayuda europea se implementaría por medio del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). No obstante, para que eso se lleve a cabo es necesario que el tratado sea ratificado. Ese proceso aún está en marcha y podría tardar demasiado en completarse como para que España pueda hacer uso de esa salvaguarda. El tratado del MEDE permite al consejo de administración del fondo modificar los instrumentos financieros, con lo que se podría introducir la recapitalización directa de las entidades financieras.

Michel Barnier, comisario del Mercado Interior de la Unión Europea (UE), recordó desde Bruselas que no es posible que el MEDE pueda utilizarse para recapitalizar los bancos directamente, aunque reconoció que esa opción debe ser estudiada en el futuro. Sin embargo, la prensa alemana publicó ayer que la Unión Europea (UE) estudia otra solución intermedia que evitaría el veto de Berlín y que consiste en que el Fondo Europeo de Rescate (FEEF) inyecte las ayudas en el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), entidad pública española, para que ésta recapitalice a los bancos españoles.

Según publica el diario alemán Süddeutsche Zeitung, la UE estudia la factibilidad jurídica de ese procedimiento, que obligaría a Madrid a realizar una nueva reforma financiera que incluya más fusiones y la liquidación de entidades con problemas de liquidez. Se trataría de un rescate limitado al sector financiero, sin condicionamientos macroeconómicos como los duros recortes adicionales exigidos a Grecia. De esta forma, se inyectarían fondos a la banca de forma indirecta, algo que está previsto por el FEEF.

Otro diario alemán, Die Welt, publicó que el FEEF ya tiene preparada una línea de crédito preventiva para la banca española, que Madrid podría solicitar de forma inmediata. En reacción a estas informaciones, el líder parlamentario de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel, Volver Kauder, señaló que el gobierno alemán bloqueará el pago directo de ayudas europeas a la banca española, por lo que instó a Madrid a pedir un rescate.

“Creo que España debe acogerse al rescate, no por los problemas del país, sino por los de los bancos”, dijo el funcionario alemán en declaraciones a la emisora pública ARD, recogidas por la prensa española. Sin embargo, a principios de esta semana Berlín negó que estuviese presionando al gobierno español para que se sometiera a un inminente rescate. Por su parte, Rajoy reconoció anteayer que España tiene problemas para financiarse y reiteró su solicitud de apoyo a Europa sin una intervención, al tiempo que respaldó por primera vez la creación de eurobonos, contrariamente a la opinión de su referente ideológica Angela Merkel.

Compartir: 

Twitter
 

De Guindos (der.) con el eurodiputado Joseph Daul ayer en el Parlamento Europeo de Bruselas.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.