EL MUNDO › PLAN DE CRECIMIENTO SIN COBERTURA FINANCIERA EN ITALIA

Monti le escapa al ajuste

El primer ministro dijo ayer ante el Parlamento que la situación es “complicada”, pero que no piensa pedir ayuda al Fondo Salva Estados de la Unión Europea ni al Fondo Monetario Internacional, porque no será necesario.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

El primer ministro Mario Monti quiere mantener el cada vez más delicado equilibro con las fuerzas internas y con los países de la Unión Europea para que Italia no se vaya a pique, como creen algunos que sería posible por contagio de una España cada vez más en dificultades. Al menos eso es lo que trató de decir y demostrar ayer ante el Parlamento, explicando que la situación es “complicada”, pero que no piensa pedir ayuda al Fondo Salva Estados de la Unión Europea ni al Fondo Monetario Internacional, porque no será necesario. Por el contrario, como un signo más tendiente a dar seguridad a los mercados, es decir a la especulación financiera, Monti dijo que el “plan de crecimiento” elaborado por su gobierno está prácticamente listo y será presentado oficialmente en los próximos días.

Hace meses que se habla del mentado “plan de crecimiento” para la economía italiana, un organigrama que prevería ayudas de distinto tipo para que las industrias puedan relanzar la producción y el empleo. Pero hasta ahora nada se ha visto. Y el problema parecen ser los fondos necesarios para ese proyecto.

Respecto de noviembre pasado la economía italiana está “reforzada”, dijo Monti ante el Parlamento, aludiendo al momento en el que se hizo cargo del gobierno porque Silvio Berlusconi, entonces primer ministro, no sabía cómo controlar el rumbo de la economía. En opinión del actual primer ministro italiano, para salir de este momento tan crítico –sobre todo acosado por la situación en Grecia y las elecciones del domingo en ese país y el temor del contagio de España a Italia– se requiere “que se dupliquen los esfuerzos tanto de Italia como de la Unión Europea (UE)”. Monti se refería en particular a la próxima reunión europea de fines de junio donde los máximos exponentes de los países miembro discutirán sobre crecimiento y Eurobonos, un título que todavía no existe, pero que muchos creen que podría servir para equilibrar las diferencias entre los títulos nacionales.

Pero consciente de que los italianos están esperando algo que les permita tener vivas las esperanzas ya bastante masacradas por el aumento de los precios, de los servicios y de la desocupación, Monti aseguró que el “plan de crecimiento” será dado a conocer en pocos días más y dijo estar convencido de que esto, más una serie de medidas de la Unión Europea y algunos avances hacia la creación de los Eurobonos, mejoraría visiblemente la situación italiana.

Sin embargo, no todos están de acuerdo con esta visión. Monti “ha descripto una Europa y una economía italiana maravillosas, que no existen. Lo cierto es que 400.000 familias italianas están en serias dificultades. Este gobierno ha tomado medidas que empobrecen cada vez más a los italianos y ponen en duda nuestra presencia dentro de la Unión Europea”, comentó el diputado Antonio Di Pietro, líder de Italia de los Valores.

“Al IDV –precisó Di Pietro– no le interesan las cosas generales, sino las medidas que se tomarán para ayudar nuestros conciudadanos a llegar a fin de mes. Pero de estos temas el primer ministro no nos ha hablado en el Parlamento. Nos ha leído sólo los diarios extranjeros que dicen que en Italia las cosas están mal, pero él les echa la culpa a los otros. En definitiva, hace como esos profesores que cuando los estudiantes no están atentos dicen que la culpa es de los estudiantes y no de los profesores que no saben explicar.”

Los problemas de credibilidad que ha generado Italia en los mercados financieros y en el exterior en general, y que habían mejorado en los últimos meses, parecen haberse presentado nuevamente después de que España recibiera 100.000 millones de euros de apoyo de la UE para sus bancos. Hay quienes piensan que Italia será el próximo candidato en las listas de las ayudas y, por ende, será oficialmente contagiado por la gran crisis que afecta a países como España, Portugal y Grecia. Aunque Monti diga lo contrario. Según el primer ministro esa credibilidad tiene también que ver con la cohesión interna, y por eso el martes por la noche llamó a una reunión urgente a los partidos políticos que lo apoyan: el Pueblo de la Libertad, de Berlusconi, el centroizquierda nucleado en el Partido Democrático y la Unión de Centro de Pierferdinando Cassini. Los tres le dieron su apoyo aunque con matices.

El primer borrador del plan de crecimiento podría ser presentado por el ministro de Desarrollo, Corrado Passera, el viernes en la reunión del Consejo de Ministros. Pero se sabe, y él mismo lo reconoció, que le falta la cobertura financiera para las medidas que propone. “Pero estoy seguro de que encontraremos los recursos”, se apuró a subrayar. El plan contendría, entre otras cosas, desgravaciones fiscales para las empresas, en particular cuando se trata de la asunción de jóvenes altamente calificados, fondos para el crecimiento sostenible, simplificaciones burocráticas y fondos para aumentar la competitividad de las empresas.

Compartir: 

Twitter
 

Monti vende su receta para salir de la crisis en el Parlamento italiano.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.