EL MUNDO › PUBLICAN SU RELATO SOBRE LA DICTADURA DE BRASIL

Dilma, víctima de la tortura

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, fue torturada con largas sesiones de electroshocks durante los tres años que pasó detenida durante la última dictadura de su país, informó la prensa local. Rousseff también sufrió azotes, fue golpeada hasta que le arrancaron un diente, y técnicas de tortura psicológica como una simulación de fusilamiento, según divulgaron los diarios Correio Braziliense y O Estado de Minas. Los medios agregaron un dato desconocido hasta el momento: la estadía bajo apremios de la presidenta en una cárcel en Juiz de Fora, Minas Gerais.

Ambos periódicos reprodujeron una entrevista de Rousseff con el Consejo de Derechos Humanos de Minas Gerais concedida en 2001, en la que narra las torturas que sufrió entre 1970 y 1973, cuando fue detenida y condenada por un tribunal castrense como militante de un grupo de izquierda que luchaba contra el régimen militar (1964-1985).

En la declaración, la jefa de Estado dijo que a veces no sabía si los interrogatorios “de larga duración” tenían lugar de día o de noche. Los torturadores “experimentados” solían atarla cabeza abajo en un palo para después aplicarle cargas eléctricas, un método de tortura que “no deja rastro, sólo te mina”, según el propio testimonio de Rousseff.

“Estuve presa tres años. El estrés es feroz, inimaginable. Descubrí, por primera vez, que estaba sola. Encaré la muerte y la soledad. Me acuerdo del miedo cuando mi piel tembló. Hay un lado que nos marca el resto de la vida”, afirmó la hoy mandataria por el Partido de los Trabajadores. Rousseff dijo que las marcas de la tortura “forman parte” de ella misma y consideró que cambia a las personas para siempre.

La presidenta relató que en esos momentos críticos frecuentemente la amenazaban diciéndole que la iban a desfigurar golpeándola en el rostro y, en una ocasión, un diente se le “pudrió” por un puñetazo, que le fue arrancado en otra sesión de tortura. Tales violaciones a los derechos humanos fueron realizadas en el Destacamento de Operaciones de Informaciones-Centro de Operaciones de Defensa Interna (DOICODI) de San Pablo, el principal órgano de represión y tortura a opositores políticos, y también en una cárcel de Minas Gerais.

La mandataria puso en marcha este año una Comisión de la Verdad para investigar los crímenes de la dictadura, que se extendió desde el golpe de Estado de 1964 contra João Goulart hasta 1985. Los responsables por los crímenes de lesa humanidad están protegidos por la Ley de Amnistía sancionada por el propio régimen en 1979 y ratificada por la corte en 2010.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.