EL MUNDO › EL GOBIERNO ESPAñOL ANUNCIó LA SUBA DEL IVA Y EL RECORTE AL SUBSIDIO AL DESEMPLEO, ENTRE OTRAS MEDIDAS

Rajoy anunció la madre de todos los ajustes

El líder conservador respondió a las condiciones de la troika: habrá incremento del impuesto al consumo del 18 al 21 por ciento y se achicarán las ayudas a las personas “dependientes”.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, anunció ayer un duro ajuste con impuestazo para recortar otros 65 mil millones de euros hasta 2014 como contrapartida a la ayuda financiera de la Unión Europea (UE). En respuesta, las principales centrales de trabajadores anunciaron una movilización general para el 19 de julio.

Entre las medidas más importantes que adoptará el Ejecutivo español figura una reducción de los subsidios de los desempleados, el incremento del IVA del 18 al 21 por ciento en actividades normales y del 8 al 10 por ciento el tipo reducido para hoteles, restaurantes y espectáculos, y otro recorte del sueldo de los empleados públicos. Todas recomendaciones de la troika de prestamistas internacionales, es decir, Bruselas, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). El jefe del Ejecutivo español describió un panorama sombrío e incluso empeoró las previsiones oficiales al afirmar que la economía española caerá cerca de un dos por ciento este año, cuando la estimación previa era del 1,7 por ciento y continuará en recesión en el 2013.

El drástico recorte de gasto, que tiene como objetivo cumplir con los compromisos de reducción del elevado déficit público del país, afecta a casi todas las partidas presupuestarias y sectores, a excepción de las rentas más altas. Según explicó el líder conservador, los desempleados con seguro seguirán cobrando durante dos años, pero a partir de los seis meses verán reducidas las ayudas del 60 por ciento al 50 por ciento de la base reguladora para “animarlos” a buscar empleo. También avanzó con un nuevo tijeretazo en las partidas ministeriales de 600 millones de euros para 2013, una reducción del número de concejales de los municipios en un 30 por ciento y un recorte del 20 por ciento en las subvenciones para partidos políticos, sindicatos y organizaciones empresariales. Anticipó que recortará las ayudas a las personas “dependientes” y adelantará la aplicación del retraso de la edad de jubilación a los 67 años.

“Sé que las medidas anunciadas no son agradables, pero son imprescindibles”, afirmó Rajoy ante el pleno del Congreso de los Diputados. El jefe de Estado acudió a explicar los resultados del reciente Consejo Europeo de Bruselas y las reuniones del Eurogrupo en las que se acordaron las condiciones del rescate a la banca española. “Soy el primero en hacer lo que no me gusta. Dije que bajaría los impuestos y los estoy subiendo. No estoy cambiando de criterio, cambiaron las circunstancias y tengo que adaptarme”, agregó Rajoy. “El seis por ciento que nos cuesta endeudarnos se paga con el esfuerzo de los ciudadanos”, dijo en referencia a la rentabilidad del bono a diez años, que mide el riesgo país.

Los recortes anunciados fueron un bálsamo para el riesgo país, que se relajó hasta los 530 puntos, 17 menos que el martes, mientas el Ibex-35, principal índice de la Bolsa de Madrid cerró con una subida del 1,17 por ciento. Sin embargo, el inédito paquete de medidas recibió el rechazo frontal de las grandes centrales obreras del país –Comisiones Obreras (CC.OO.) y Unión General de Trabajadores (UGT)– que anunciaron movilizaciones el 19 de julio. El secretario general de las CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, explicó que su organización se reunirá hoy con la UGT para delinear las características de esta movilización en respuesta a las medidas de recortes anunciadas por el Ejecutivo. “No hay ni una sola para que los ricos, que están en el origen de la crisis, paguen por lo que está sucediendo”, denunció sobre las medidas.

Los anuncios también recibieron el rechazo del principal partido de la oposición, el Partido Socialista (PSOE) cuyo líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, anticipó que no apoyará recortes que supongan más sacrificios para los ciudadanos. “Estamos más allá del rescate, las administraciones españolas están tuteladas en su conjunto y vigiladas intensamente en todo”, dijo. El dirigente socialista acusó a Rajoy de haber encontrado nuevos culpables de la crisis al cargar el grueso del ajuste en los funcionarios, desempleados y pensionistas. Al mismo tiempo, un grupo de empleados públicos e “indignados” se concentró a las puertas del Parlamento al grito de “Que no, que no, que no nos representan” y “Manos arriba, esto es un atraco”.

Rajoy ya aprobó este año dos planes de ajuste que ascendieron a unos 30 mil millones de euros y reformas profundas del mercado laboral y del sistema financiero. Las medidas, lejos de impulsar la recuperación económica, agravaron la recesión y elevaron el desempleo hasta niveles record en la Zona Euro. El gobierno de Rajoy pidió ayuda a Europa y negoció un rescate de hasta 100 mil millones de euros que fue presentado como un préstamo para la banca española sin condicionamientos en términos macroeconómicos, pese a que las ayudas llegarán a cambio de grandes sacrificios. Los socios de la Zona Euro aceptaron esta semana adelantar 30 mil millones de euros a España a cambio de las “recomendaciones” de Bruselas para que España cumpla con los objetivos de déficit que se convirtieron en obligaciones y que en caso de incumplimiento acarrean sanciones, según reveló ayer el propio Rajoy.

Compartir: 

Twitter
 

Rajoy ya aprobó este año dos planes de ajuste y reformas profundas del mercado laboral y del sistema financiero.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.