EL PAíS › LA DIRIGENCIA DE LA AMIA VETó A LA AGRUPACIóN DE FAMILIARES

Los familiares fuera del palco

Familiares y Amigos de las Víctimas de la AMIA fue excluida del acto en conmemoración del ataque a la mutual. El año pasado, Sergio Burstein, de esa agrupación, denunció a Macri por sostener a Fino Palacios y por el escándalo de las escuchas ilegales.

 Por Raúl Kollmann

Los familiares de las víctimas de la AMIA fueron excluidos –al menos por ahora– de la lista de oradores del acto aniversario del próximo miércoles 18 julio a las 9.50. La mutual judía convocó a una reunión de familiares en la que estuvieron presentes algunos independientes y algunos integrantes de la agrupación Familiares y Amigos de las Víctimas de la AMIA. En ese encuentro, se consensuó un discurso y se determinó que la oradora sería Olga Degtiar, de Familiares. Sin embargo, la AMIA –hoy dominada por la corriente ortodoxa– vetó a Degtiar con el argumento de que el acto será “sin familiares institucionalizados, porque no queremos conflictos”, según dijo el rabino ortodoxo Samuel Levin, líder espiritual de esa corriente.

Como ya es tradicional, el sector que más denunció las irregularidades en la investigación, Memoria Activa, no participará del acto central que se hace el 18 frente a Pasteur 633. Memoria Activa convocó para el día anterior, el martes 17 de julio, a las 18, y los oradores serán el escritor y dramaturgo uruguayo Mauricio Rosencof, dirigente tupamaro y compañero de cárcel de José “Pepe” Mujica; el periodista de Página/12 Mario Wainfeld y la familiar Diana Malamud, quien perdió en el atentado a su esposo, el arquitecto Andrés Malamud. Memoria Activa llevó el caso del atentado hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos donde el Estado argentino admitió su culpabilidad y hasta hoy se sigue tratando allí lo que Memoria considera incumplimientos del Gobierno y del Estado en los acuerdos firmados.

Respecto del acto central, que organizan la AMIA y la DAIA, los dirigentes comunitarios plantearon hace ya dos meses que no querían un discurso de los familiares como el de 2011. En aquella oportunidad, el orador fue Sergio Burstein, de Familiares, quien denunció a Mauricio Macri por sostener a Jorge “Fino” Palacios, procesado por encubrimiento y también por el escándalo de las escuchas ilegales de las que fue víctima, entre otros, el propio Burstein. Burstein también mencionó en ese discurso al rabino Sergio Bergman, quien no sólo se sumó a las filas del PRO sino que hoy es legislador de ese bloque. “Dijimos la verdad –afirma Burstein– y este año pretendieron censurarnos. Ellos me vetan porque dicen que yo soy afín al Gobierno, pero el fondo es que los dirigentes no quieren acusar a todos los que tuvieron que ver con los desvíos de la investigación. Hay cosas que me gustan de este gobierno y cosas que no me gustan. El fondo es que nos querían censurar.”

En diálogo con la Agencia Judía de Noticias, el rabino Levin fue explícito: “El acto será sin familiares institucionalizados. Tenemos que usarlo para bien de la comunidad y no salir a la guerra contra alguien. No queremos que usen ese día para cosas particulares”. Otros familiares que dialogaron con este diario contaron que la AMIA convocó a una reunión hace dos meses. Allí se consensuó un discurso y quedó como oradora Olga Degtiar. Incluso hubo un pedido de que se entregue el discurso a los dirigentes de AMIA para su revisión con siete días de anticipación, algo que los familiares no hicieron. Eso derivó en que Degtiar fue vetada por pertenecer a Familiares. En las últimas horas se especuló con la posibilidad de que hable Sofía Guterman, que perdió a su hija Andrea. En diálogo con este diario, Sofía negó que vaya a ser la oradora.

A una semana del acto, está confirmado que el presidente de la AMIA, Guillermo Borger, será el orador y que la consigna será “Recordar también es una necesidad básica. Alimentemos la memoria”. La frase está en sintonía con la convocatoria al chef Tomás Kalika, junto a quien se creó El Pan de la Memoria, un alimento hecho principalmente con ingredientes que ayudan a la memoria. “Bajo este concepto, la propuesta es instalar una nueva tradición: que todos los años se vuelva costumbre hacer, comer y compartir este pan durante la semana del 18 de julio. Es un pan de características dulces, con ingredientes naturales que ayudan a la memoria como el jengibre y las almendras”, explicó el director de Comunicación de la AMIA, Gabriel Sherman.

Si no hay un cambio de última hora, será el primer acto sin familiares entre los oradores. Lo más probable es que el tono sea light, un hecho llamativo si se tiene en cuenta que el juez Ariel Lijo ya elevó a juicio la causa por el encubrimiento, el desvío, en la investigación del atentado. Entre los imputados están el ex presidente Carlos Menem, el ex juez Juan José Galeano, el ex jefe de la Unidad Antiterrorista, Fino Palacios, y hasta el ex titular de la DAIA, Rubén Beraja, un hombre apreciado por la corriente ortodoxa. También se aproxima el juicio oral contra Carlos Telleldín como partícipe necesario del ataque. Todo indica que los discursos apuntarán mucho contra Irán y poco contra los acusados por encubrimiento.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

“Dijimos la verdad y este año pretendieron censurarnos”, aseguró Sergio Burstein, de Familiares.
Imagen: Pablo Dondero
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.